Huelga general: A mis compañer@s de Caixabank

La mirada de la gente se gira hacia nosotros. No sé si lo has notado pero decir que trabajas en un banco ya no es algo bonito. Trabajar en el banco es cada vez más feo y por días es horrible, cuando nos obligan a hacer cosas en contra de nuestra conciencia.  
Es cierto que tenemos una situación afortunada. No privilegiada como se empeñan en decir algunos jefes. Yo no tengo ningún privilegio. Solamente tengo un trabajo. Una cosa que la Constitución dice que es un derecho básico. Eso sí.. el camino de la vida me ha llevado a trabajar en una empresa sólida y social. Y precisamente para que esa empresa siga siendo sólida y social haré huelga el miércoles. Mi/nuestra situación es buena y todavía tenemos fuerza. Pero la gente nos mira y nos pregunta por qué no hacemos nada. Por qué nos quedamos mirando tantas veces. En el sector financiero ha quedado claro que los profesionales individualmente  tenemos una función de una dimensión social profunda: la de respetar y conjugar lo colectivo, lo cívico, con los intereses de nuestras empresas. Y debemos defender nuestros derechos no solamente laborales sino incluso de dignidad o nuestros derechos comerciales que también los tenemos.  
La huelga del miércoles tiene elementos nuevos porque la situación es cada vez peor. Se hace conjuntamente en el sur de Europa en contra de las política que nos impone Bruselas y Alemania que nos pueden llevar al segundo mundo. La huelga del miércoles además es ciudadana porque la situación nos afecta a todos, no solamente a los trabajadores asalariados. Somos trabajadores pero también somos clientes. Si los autónomos y pequeños empresarios creen que no va con ellos la cosa están muy equivocados. Cada vez se cierran más negocios. Además la  huelga viene convocada por un sinfin de entidades de todo tipo. Los sindicatos han recogido ese esfuerzo y han convocado formalmente.
Y sin embargo hay dos castas que mantienen sus privilegios. De algunas de ellas forman parte quiénes nos exigen tanto “esfuerzo y compromiso”. La desigualdad en España se ha ido a límites de los ochenta. Los ricos son más ricos y los pobres más pobres. Y la casta política no se entera de que la gente está sufriendo.
La semana pasada una clienta se suicidó en Barakaldo antes de que se produjera el deshaucio por parte de Caixabank. Esa misma semana nos quemaron una sucursal ex Banca Cívica y actual Caixabank. Y esta misma mañana ha amanecido una sucursal de Murcia con pintadas en rojo de "asesinos".

La gente nos mira. La sociedad nos exige que hagamos algo... 
Y el miércoles es el mejor momento para hacerlo.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com