Pensar es gratis aunque cueste un poco

Las situaciones de crisis económica abierta nos generan preocupación e incertidumbre. Sin embargo, también son una excelente fuente de oportunidades. A nivel personal nos ofrecen la oportunidad de transitar por caminos que nuestra zona de confort nunca nos dejaría recorrer. A nivel colectivo nos permite parar y pensar. Me comentaban el otro día que en las reuniones del Plan de Inmigración hay un gran espíritu de colaboración entre todas las entidades incluso las institucionales. No es extraño, todos saben que la escasez de recursos debe dar lugar a la aparición de la imaginación como mejor y más importante fuente de recursos. Nuestros recursos no son solamente económicos, la imaginación es la más importante fuente de conocimiento.

La crisis inmobiliaria permite afrontar una planificación sensata de nuestra ciudad. Precisamente ahora que nadie quiere construir somos libres para construir una ciudad pensada. Así, por ejemplo, tenemos la oportunidad de pensar cuales son las zonas que pensamos que deberían protegerse y que actualmente no están amenazadas. Debería haber una buena ola de reflexión y protección ambiental. También tenemos la oportunidad de dar una opción de transporte público individual más barata como la bicicleta ante el final del modelo basado en la gasolina. Yo no sé si ustedes han hecho cálculos pero a mi por ciudad 10 km me cuestan bastante más de un euro, así que creo que muchos vecinos escogeríamos esa opción para transitar por el pueblo. Valencia es una prueba cercana. Tenemos la oportunidad de decidir, por ejemplo, cuál es el modelo de crecimiento económico que queremos si nos alejamos de la ansiedad y la desesperación. Con una actitud activa del primer comercial de nuestra ciudad, un alcalde proactivo, podríamos intentar situarnos más allá del modelo de costes salariales y potenciar nuestras mayores fortalezas, la presencia de mano de obra formada y versatil, acostumbrada a la gran compañía y con una fuerza sindical acostumbrada al diálogo. Podríamos intentar optar por otro tipo de Parc Sagunt. Podríamos repensar desde la autonomía de pensamiento como acoplamos toda la fachada marítima. Es una oportunidad que estamos perdiendo. No tengo los conocimientos necesarios para una planificación de esa magnitud pero sé que hay elementos y elementas en el Ayuntamiento con capacidad suficiente para hacerlo. Así quizá el arco que empieza más allá de Ciudad Mar podría albergar la parte más centrada en el turismo de hotel, cercana a la marca turística Canet que tiene un cierto renombre, mientras la zona del puerto comercial podría intentar buscar actividades más cercanas a la logística. Tenemos que ver también qué hacemos con los alrededores de la Nau i la zona de Puerto Ocio situada maravillosamente y sin uso. Y finalmente, tenemos la oportunidad de ver qué hacemos con la Gerencia.
Este tema, el de la Gerencia, debería ser el buque insignia del proyecto que queremos para esta ciudad, optando por la generación de talento, buscando una marca de ciudad mejor que la que tenemos, iluminando un camino. Creo que como mínimo hay que reabrir el debate de la Gerencia desde dos premisas. La primera es que ya es pública y eso es un éxito ciudadano. La segunda es que ahora no nos podemos quedar parados. Hay que darle uso sabiendo que dependemos de nosotros mismos para decidir y para pensar.
Lo bueno que tiene una crisis es que te obliga a forzar la creatividad y te permite calma para pensar en algunos aspectos. En otros no... seguirá predominando la ansiedad.
Pero pensar es gratis aunque cueste un poco.

Pasen un buen fin de semana.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com