Jordania Día 2

Nos cuentan Jordania como quien cuenta cuentos mágicos. Da la sensación de ser la cuna del mundo porque todo lo que te cuentan lo has leido o te lo han contado. La historia y la Biblia se cruzan y entrecruzan constantemente en un juego de simbologías y ciencias.
Las murallas de Jericó no eran murallas. La Biblia es una gran obra literaria de explicación pedagógica. Quizá Jesucristo sea uno de los filosofos menos estudiados.
El guía nos cuenta que realmente hay gente que jura en Arameo. Pocos pero los hay. Nos cuenta que en realidad Dios es Ala, Jahve, que las religiones del libro beben todas del mismo rio.
Nos cuenta cómo metieron a los judíos en esta tierra. Por casualidad, nadie los quería en ninguna otra parte y pensaron que si había una tierra sin pueblo (Palestina) seria bueno para un pueblo sin tierra. En realidad solamente Inglaterra se sintió en disposición de ofrecer una parte de su imperio. Y así dejaron caer Israel en pleno proceso de amortización ideológica del exterminio nazi. Recuerdo unos cúantos exterminios (indios en América del Norte y del Sur o el de Staling en la URSS) con mucho menos marqueting. El mundo se siente culpable por los desmanes que mejor se han llevado al cine. Los otros no son tan presentes.
Las explicaciones de cada viaje hablan constantemente de guerras. La historia de la humanidad es una constante guerra por el dominio y el sometimiento. Era la manera de progresar económicamente la economia de guerra y la posterior explotación de los territorios invadidos. Todas la grandes civilizaciones han crecido sobre una mano de obra barata o gratuita. Incluso los actuales Estados Unidos deben su vertiginoso crecimiento a la esclavitud. Alejandro Magno o Hitler son conocidos por sus victorias atroces. Consiguieron ser inmortales justo antes de que alguien consiguiera matarlos.
La gente se hace fotos con el policia que nos sigue. En un viaje todo es peculiar, todo se convierte en un souvenir. No dejo de pensar en turistas ingleses haciéndose fotos con la Guardia Civil y me parece ridículo. Lo ridículo forma parte de cada viaje supongo.
Trato de captar el alma por escrito, el color con la cámara y el olor con el recuerdo de cada país que visito. Jordania huele a especias e incienso.
No atiendo todo el tiempo. Me molestan los viajes de Trivial. Me parece contradictorio el escaso interés por cualquier libro de historia en España y el excesivo interés a las explicaciones de un guía turístico. Atiendo a ratos. Cuando me apetece. Miro a todas partes, intentando escapar de la burbuja turística, controlando los pocos regalos de vida cotidiana de los lugares por los que pasamos.
Todos las civilizaciones cuentan con personajes eternos. Queremos ser inmortales aunque sea en el recuerdo. Desde las primeras construcciones fúnebres pensamos eso. Necesitamos crear otra vida porque ésta no nos parece suficiente. Suficientemente bonita o suficientemente larga. En todo caso no nos parece suficiente. Luchamos contra el tiempo. Y perdemos.
Hay un Caná falso donde no se celebraron las bodas. Todo se convierte en un gran parque temático. Incluso la Biblia.
Entiendo la expresión ignorancia enciclopédica. Ignoro lo que aparece en las enciclopedias. Me enseñaron a memorizar ahora intento aprender.
Suenan gaitas en un Teatro Romano. Solamente el turismo puede hacer eso coherente. El sonido es bueno. Montan una coreografia. Son el resultado de la ocupación inglesa. Ocupados orgullosos de una ocupación. Quizá piensen que les aportó algo. De donde yo vengo los ocupantes suelen ser invisibles. Nadie los ve.
Suena la llamada al rezo como sonaba el pito de las dos. Tiene una cadencia parecida. El guía nos sigue explicando que la relación entre los religioso y lo pagano. La astronomía parece el origen de todo. Siete días, doce meses, 24 horas. Las fiestas religiosas van con las fases de la luna. De ahí mi teoría Dios siempre fue la naturaleza. La falta de respeto ambiental es una rebelión contra Dios que los religiosos no han entendido.
En todas las épocas ha habido una lucha por mantener la desigualdad. La desigualdad conviene a quienes ocupan las partes alta de la sociedad. La derecha y la izquierda han existido siempre. Los conservadores luchan por mantener el estatus por más desigual e injusto que sea. La esencia de la izquierda es la transformación. Por eso me enfrento tanto a los conservadores de izquierda.
En cuanto pueden se encienden  un cigarro. Aquí se puede fumar en todas partes. No ha tenido ningún efecto pedagógico. No entienden que su humo nos mata a los demás, quizá unos segundos de vida pero nos mata. En un hotel, en un restaturante, en un pub, en una ruina histórica, les da igual. En España cumplen la norma pero no han entendido su finalidad. Está claro que son enfermos pero yo no voy contagiando mis enfermedades a los demás a propósito.
Surgen las primeras explicaciones incontenibles. El burka o el pañuelo, parecen en este país el fruto de una conviccción. Las hay que lo llevan y las hay que no. Es un país de mujeres bellas. Quizá algo bajitas de estatura pero bellas. Contrasta el pañuelo tradicional con la competición por las gafas de sol más fashion. Les gusta hacerse fotos con mújeres occidentales. Con nostros viaja una chica de ojos impactantes azules. Las niñas le piden hacerse foto con ella.
Sin embargo, somos atendidos siempre por hombres.
La gastronomia me resulta próxima y sencilla. Como bien en los lugares donde la gastronomia se basa en la proximidad. Me gusta la comida de la escasez.
El guía se empeña en que volvamos con algunas cosas claras, árabe o islámico, semita o judío. Nadie recordara nada. Al Qaeda será todo lo que lleve turbante.
Nos habla de un sistema electoral complejo que surge a la sombra de un reinado. Una pantomima más menos disimulada que la española. Es un sistema etnocrático dividido por segmentos étnicos o de género.
El sistema lingüístico es cada vez más dual. Me pregunto cuánto tiempo aguantaran los carácteres árabes ante la invasión del capital teniendo en cuenta que el 30% del PIB en Jordania viene del turismo.
No hay ferrocarril. El automóvil diesel está prohibido. Otro país basado en el petroleo de bajo coste. Ya veremos qué hacemos con estos paises cuando el petroleo se acabe y multiplique su precio. De momento el capitalismo les ofrece el coste de transporte más barato, lo que unido a mano de obra barata les permite ser lo que quieran ser. Ficticiamente porque el planeta sufre pero la economia es una ficción y el dinero otra.
Me gusta examinar el papel ideológico de los guías. El nuestro es muy monárquico Jordano. La única explicación que encuentro es que les ha preservado de la situación de todos sus vecinos, el conflicto constante. En el fondo es la misma idea del Juancarlismo: su papel en la transición y en el 23F nos preservo de un conflicto abierto. No somos tan diferentes. Habla de la primavera árabe con un tono parecido al de los perroflautas en España. Los conservadores son así. Les da miedo cualquier cambio. De hecho habla de Al Jazzera como alentadora de ese proceso de primaveras. Lo mismo que dice Intereconomia de los medios de izquierda. Conocía la otra parte de Al Jazzeera, la del contrapoder Yanki. Los extremos se tocan. Los conservadores árabes también critican Al Jazzeera.
El mundo ha venido al mundo a divertirse. Por eso los mitos y las leyendas siempre se recuerdan más que los análisis profundos. Son más divertidos.
Salimos a tomar una copa. Aquí bailan los hombres. No veo mujeres que salgan por la noche. Suena el nuevo himno mundial. El Gagnam Style. Un día fue la Macarena. Estamos en un bar metido en una caverna.


copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com