Jordania Día 4

Me acabo de dar cuenta que nos acompaña permanentemente un policia turístico. No sé si es habitual es cosa de los viajes de empresa. No he notado inseguridad en ninguna parte. También es cierto que no nos han llevado más allá del escaparate de la tienda.
El guía habla de la teoría de Jordanos primero para la sanidad. Aquí la sanidad es universal para los ciudadanos jordanos pero habla de que no se le puede facilitar a los inmigrantes. Si lo que quería era demostrar que no somos tan diferentes esta vez lo ha conseguido. Esta semana ha muerto un senegales que fue atendido de tubercolosis en Mallorca pero no siguió el tratamiento (por coste?). La gente muere sin atención sanitaria y lo peor pueden contraer enfermedades y contagiarlas a quienes sí que tenemos sanidad universal. El efecto llamada no es la sanidad sino el trabajo. Si hay trabajo y manera de sobrevivir la gente acude. La sanidad es un aliciente pero no un motivo.
Durante la ocupación turca la enseñanza se prohibió. En aquella época el acceso a la formación era el acceso al conocimiento. Hoy en día no. Además necesitamos el acceso a la información. Transparencia. Probablemente sea el mayor cambio que produce Internet. Ya tengo formación ahora quiero comprobar que no me mienten. Porque yo sé que me mienten.
Mahmud relata un cuento para dormirnos en el viaje. Sus historias configuran un hilo narrativo constante donde se mezclan opiniones, verdades, mitos... Nos cuenta las mentiras sobre Palestina que inventa el aparato mediático yanki. Nos cuenta historias de sus dirigentes que se enriquecen - el alcalde de Amman- con sobornos o "regalos". Quizá aquí no sean trajes. El capitalismo parte de la idea de que el hombre es un lobo para el hombre. Pero ya no nos dirigen lobos. Ahora nos dirigen hienas. Se rien en nuestra cara y esperan nuestros despojos.
Viajar auténticamente es como hacer el amor con el país que visitas, penetrar dentro de su cuerpo hasta notar su abrazo con la piernas. Nosotros hacemos una caricia, un beso. Te quedas con ganas de más.
Aquí la tradición es un negocio. Como en todas partes. Oigo una conversación sobre primeras veces. Alguién explica que ya ha subido en camello y que como experiencia ya tiene suficiente. Me recuerda mi pequeña obsesión con las primeras veces. Como las portadas de los libros las primeras veces son una invitación al resto de veces. Yo no he subido en camello. No tiene sentido mientras no resulte algo natural. Subir a  un camello como subir al Dragon Khan no tiene sentido. En todo caso, me viene a la mente lo infantil de casi todo. La mayor parte de la excursión sube en camello de la misma manera que subiría a la noria de Londres. Es lúdico, puede que divertido. Yo sigo buscando mis fotos originales, me escondo y dibujo. También como los niños.
Veo a las parejas haciéndose fotos con el paisaje de fondo. Creo que afean el paisaje. El paisaje es bonito si ocupa el todo. La mezcla humana tiene sentido metida en el paisaje. O se fotografia gente o se fotografia paisaje o gente que tiene relación con el paisaje. El choque sin vínculo entre nosotros y el paisaje no me parece digno de una fotografía. Ya veremos qué hago si el día que tenga pareja "ella" me pide que le haga fotos ante un paisaje.
Miro a las parejas haciéndose fotos en pleno esplendor en la arena y me pregunto si la misma foto tendrá sentido el año que viene y cuántas parejas habrán roto para el próximo viaje y partiran las fotos por la mitad. Aunque ahora ya no se pueda. Quizá ahora se pixele.
El mayor problema de Jordania es conseguir agua. Les sobra petroleo pero no tienen agua. Lo que devuelve a Maslow al centro del debate. El problema del agua será el problema central en el futuro. No tendremos agua para todos. Aunque para entonces yo ya no tendré sed. Los humanos somos gente extraña. Caminamos hacia el precipicio empujandonos unos a otros. Nadie quiere parar.
Hay una pareja que me llama la atención. Ella es guapa pero además es bastante pija. Siempre que los veo él le está haciendo fotos a ella. Se sabe cuando una pareja es desequilibrada por las fotos. Ella sale mirando a cámara. Él sale mirándola a ella o besándola. Creo que es una princesa sin espejo que ha encontrado un espejo. Disfruta posando. Se gusta. Y a él le gusta que le regale dejar mirarla. Quizá se haya convertido en un genio de la lámpara. Cada vez que ella lo frota él le concede cualquier deseo.
Viajo insertado entre comerciales y me doy cuenta de la composición de su ADN. Son optimistas. Piensan que mañana todo saldrá bien. Yo tengo tendencias pesimistas. Creo que mañana puede salir mal. Lo ideal sería ser optisimista. No saber realmente lo que puede pasar mañana.
Hemos venido a hacer la travesía del desierto. Voy en un 4x4 de pie, siento el aire en la cara. Miro a Carlos. También él se siente como un niño en la feria. Solo que tenemos 40 años y estamos haciendo el viaje de fin de carrera que nunca pudimos. Seguimos la travesía del desierto. Nos llevan a la tienda prometida: el oasis del souvenir.
Comemos en unas jaimas en mitad del desierto. El viaje es irrepetible.


copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com