Las fotos de Feijoo

La aparición de unas fotos de hace veinte años donde aparece el actual presidente de la Xunta con un narcotraficante que cumple actualmente condena ha generado debate en nuestra tertuliocracia.
El primer debate es periodístico. Saber si es relevante para la opinión pública conocer cuales son los amigos de nuestros dirigentes. Evidentemente el caso es muy atractivo porque bordea todos los límites por la distancia temporal especialmente. En el debate de superficie me parece relevante saber con quién se relacionan los políticos. Creo que es un trabajo periodístico desvelar la realidad oculta. En el debate medio creo que no debe dimitir alguien exclusivamente por tener "malas compañías".
Pero el que me interesa es el debate de fondo. Nos hemos acostumbrado ya a centrar el debate tertuliocrático en torno a la exigencia de dimisión. Y ya existe un acuerdo más o menos amplio de tertulias de todo tipo que cifra ese momento en la "imputación" habiendo discusiones respecto a la "apertura del juicio oral". Me resulta irrelevante. La confusión entre política y justicia es absurda. Un político debe dimitir mucho antes de cometer un delito. En el momento en que comete una "falta de ética o un comportamiento ejemplarizante negativo". Así funciona en nuestro alrededor más inmediato y así debería funcionar así si no fuéramos un país de piratas. Y la exigencia ciudadana en forma de voto debería ser el juicio oral definitivo. Lástima que no sea así en este país que prefiere votar canallas.
Por eso el día que Camps empezó a cumplir su condena política me resultó indiferente que le declararan "no culpable". Yo le oí como hablaba por teléfono y lo que decía. Así que me interesaba más su marcha a casa que su entrada en la cárcel.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com