Atrévete Marc, atrévete

El mes de Mayo parece tener algo especial. El Mayo más famoso de la historia pero también cuando conseguí mi primer trabajo serio. Esta semana ha nacido Marc, el hijo de Aurora y Eusebio, mis amigos. Y además se cumplen cuatro años desde que canté por primera vez en público. Y todo tiene relación. 
Me sigo insistiendo en cómo es posible que tanto tiempo hablando ustedes y yo no nos hayamos contado nuestras pasiones. Esta semana la música ha sido para mi como rezar para un creyente, he estrenado el pinganillo ese que llevan los cantantes y les hace parecer más cantantes, y escuchaba mi voz clara y hacia adentro. Cantar relaja porque es jugar a algo que te gusta mucho. 

No sé si les he contado alguna vez que estoy en un grupo de música. Se llama Upper Class y por cierto, tocamos esta noche en el Personal en el Puerto. Hacemos versiones de grupos de los que van a los festivales de verano. Y tras dejar de jugar al fútbol es lo más bonito que he conseguido hacer, lo más divertido. Las dos cosas tienen en común que se manejan por instinto. En el campo y en el escenario no da tiempo a pensar mucho. La música no para. Si te equivocas sigue, tus compañeros te echaran una mano. 
No sabría explicarles como acabé cantando de la misma manera que no sabría explicarles como acabé haciendo radioblogs. Bueno quizá sí, acabé cantando porque alguien especial, mi pareja entonces, Sandra, me dijo que "me atreviera". 

Quizá ustedes no se crean que realmente yo era una persona muy tímida. Hay muchos testigos así que... Pues para un chico que se ponía rojo por casi todo fue todo un reto hablar en público con naturalidad. Pero cantar en público con naturalidad es lo más. Y lo hice porque me atreví y alguien me animó a que me atreviera. Para que vean lo importante que es tener alguien cerca que te potencie y no te limite pero también lo importante que es no autolimitarse con etiquetas. Me atreví, tenía mucho miedo, miedo de cien mil cosas, pero mis compañeros con paciencia y yo con perseverancia saltamos el miedo. Y un mes de Mayo de hace cuatro años subí por primera vez a un escenario y canté durante una hora y media. Encogido, abrumado, pendiente de entrar en el momento que tocaba, leyendo algunas letras pero subí y acabé el concierto. 
Vivimos una época de miedos constantes que construyen altas vallas electrificadas que nos paralizan. El mejor consejo que le puedo dar a ese recién nacido es el consejo de Mayo del 68, el consejo de ese primer trabajo, que se atreva y que trabaje duro para atreverse. Que busque bajo los adoquines la arena de la playa. En esta época alguien intentará confundirte para que no sigas tu vocación o tu pasión, alguien te dirá que no es momento de montar un negocio, o no es momento de cambiar de trabajo. Escucha los latidos de tu corazón cuando haces algo que realmente te apasiona, escucha el eco de lo inevitable, la música de la felicidad. Atrévete y lucha por lo que crees, salta. La vida es lo que lo que te atreves a hacer mientras estas vivo. 
Atrévete Marc, atrévete. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com