¿Cual es la fórmula mágica de Compromís?

Hace unos días estuve hablando con un concejal de Compromís que se planteaba las posibles diferencias de perspectiva electoral que se están creando en los diferentes colectivos locales bajo el mismo paraguas de marca. Esta marca común debería armonizar los resultados que sin embargo son siempre dispares. Para determinar pues cuales son los requisitos de franquicia para que la marca funcione convendría analizar cuales son los ingredientes que utiliza. De esta forma sabríamo cuál es el guión y la hoja de ruta para conseguir una homogeneidad de resultados o tendencias.

Entonces ¿En qué consiste la fórmula mágica de Compromís que consigue duplicar sus resultados en cuatro años?


  • La mejor interpretación de la realidad. Compromís es el colectivo ideológico que mejor ha interpretado la situación de crisis y se ha encontrado con los mejores recursos humanos para esa interpretación. Esa realidad caótica e incoherente ha implicado la repolitización de una parte antes dormida de la sociedad que Compromís ha sabido seducir con los métodos y estrategias conscientes o inconscientes, naturales o artificiales que trataré de describir. La repolitización implica una aproximación a un espacio nuevo donde se llega con ciertas expectativas de comportamiento. El resto de partidos parecen no entender o entender menos esa expectativa de comportamiento nuevo. Compromís lo ha entendido plenamente. 


  • Actores y actoras principales. Que no actrices. Compromís se ha encontrado con lo que nunca tuvo el Bloc: un liderazgo natural, asumido y expansivo. Con capacidad de seducción, espontaneidad y autoridad sin necesidad de maquinaria de partido. Mónica Oltra representa la parte más cuantitativamente débil de Compromís y sin embargo conduce y seduce a la mayor parte del electorado. Ese liderazgo exógeno es secundado por Mireia Mollà y con menor éxito por los representantes del Bloc que siguen con su perfil gris y neutro habitual con algún contagio de entusiasmo esporádico. La gestión de la macrocefalia es un problema semejante al anterior del Bloc de microcefalia: puede conducir a resultados desiguales pero la marca siempre tira de tendencia. 
  • Marca blanca. La novedad de marca es determinante cuando se establece un proceso de reposicionamiento. Compromís tiene cierto halo de novedad en cuanto a que no consta una trayectoria larga a la que asociar alguna decepción. Es por tanto una fuente de expectativas, de ilusiones, una marca de futuro. Es un marca sin manchas de pasado ya que las que tenía el Bloc se han conseguido diluir con bastante éxito. 
  • Coalición. La fórmula de convivencia y equilibrio de las propuestas más ecososicialistas e identitarias permite una bola de luz poliédrica que alcanza muchos sectores sociales. Todavía no se han registrado grietas públicas insalvables. 
  • Competidores desnortados. Especialmente el PSOE que no encuentra ningún espacio ideológico para no hundirse. Sin embargo, Izquierda Unida acude a sus recursos clásicos y obtiene buenas rentas lo que hace más meritorio el crecimiento de Compromís que podría llegar a sustituir al PSOE. El PP sigue concentrado en una actitud reactiva constante atrapado entre el electorado y Bruselas. No tiene tiempo de poner la maquinaria abrasiva sobre Compromís. 
  • Innovación y desarrollo. Compromís se atreve con la innovación ya no solo tecnológica -una batalla que tiene de sobras ganada en posicionamiento, activistas y actividad- sino también ideológica. La presencia de alternativas imaginativas (Economia del Bien Común) desde la convicción permite establecer una propuesta de futuro. Madurarla para que cuaje será todo un reto. 
  • Irreverencia, transgresión y frescura. El mundo estaba comprimido y Compromís presenta una propuesta desatada. Una propuesta de descompresión, una propuesta con cierto grado de salvajismo natural, sin domesticar, con capacidad para romper las cuerdas de lo políticamente correcto, de lo formal, de lo previsible. La frescura se basa en un compendio de honestidad y espontaneidad como mínimo aparente bajo una capa de convicción en opiniones, expresiones y actitudes. 
  • Participación y espejo. Compromís abre las puertas a la participación desde la sinergia y la complicidad. No se sitúa en ámbitos de monopolio de protagonismo y es capaz de cederlo a los agentes que lo promueven con el bien entendido que cada uno ocupa su espacio y que el espacio electoral e institucional es de Compromís. Admite la participación individual y colectiva, si bien esto es muy sencillo cuando se está en la oposición y lo único que se hace es opinar. Cualquier de sus simpatizantes obtiene un espejo a su medida. 
  • Mediatismo. Compromís ha sido de lo que mejor ha interpretado el lenguaje de cada medio dando imágenes a la tele, sonidos a la radio, titulares a la prensa e inmediatez a las redes sociales. 
  • Red de activistas y tela de araña organizativa. La apuesta de Compromís ha sido horizontalizar la relación política lo que ha incrementado la solvencia de sus activistas y su actividad. Además se ha encontrado con la base afiliativa del Bloc con alta formación y deseosa de actuar de follower de una fórmula de éxito. La profesionalización de los know how en comunicación y organización se ha notado muchísimo. 
  • Identitarismo y multilingüísmo. A pesar de estar al final este tema era determinante. La realidad se ha impuesto a su supuesto y las cuestiones identitarias forman parte del muestrario pero salen del escaparate. La gestión del multilingüísmo ha pasado a ser un vector natural de la coalición frente al monolingüismo resistencialista habitual en el valencianismo clásico. El canal distorsionaba el mensaje o al menos lo minimizaba. Ahora se instrumenta todo en base a posibilidad y utilidad. 

Soy consciente de la versión buenista ofrecida en este post. Bajo esa superficie sigue habiendo real politic, fontaneria, conspiraciones, luchas de poder, afanes de protagonismo... pero haciendo abstracción de esos denominadores comunes de cualquier grupo humano hispano-latino-mediterraneo surgen luces diferentes que guían nuevas actitudes. Y no olvido en ningún momento que todo lo escrito puede estropearse en unas horas. Oponerse es una cosa, opositar es otra y gobernar una totalmente diferente. Sin ser la panacea Compromís ofrece la alternativa más interesante del panorama político valenciano. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com