Manual de supervivencia para torpes sociales

Soy de una generación cuyos padres tuvieron muy difícil acceder a la universidad. Se sentían en deuda con nosotros y quisieron darnos la máxima formación que pudieron. Entre mis congéneres fue frecuente el consejo de "estudia mucho y tendrás éxito". Es un resumen banalizado pero la idea era esa. Así pues, se ponderó la inteligencia "académica" por encima de cualquier variable. Cada uno lo hizo a su manera. Yo creo que lo hice del todo. Viví con cierta obsesión por las notas y por ser de los mejores de clase. Me resultaba fácil así que era cómodo vivir pensando que esa inteligencia sería suficiente. 
Nada más entrar al mercado laboral me dí cuenta de que no. En el entorno bancario lo determinante no es un inteligencia académica -jamás me preguntaron ni valoraron mis notas- sino otro tipo de inteligencias o habilidades que yo no tenía. Años después en los diferentes colectivos a los que fui perteneciendo confirmé que simplemente era un "torpe social". No había cultivado ni la inteligencia social ni la inteligencia emocional. Con los años he detectado que hay un grupo de gente de "alta inteligencia social" en los diferentes colectivos y que a pesar de su falta de talento, creatividad, imaginación, conocimientos y habilidades consiguen llegar a cimas de éxito social relevantes (obviamente habría que determinar el concepto de éxito social). Para ello se barajan diversos aspectos de inteligencia emocional con la inteligencia social pero hoy me gustaría recopilar todos el catálogo de torpezas sociales que he cometido y sigo cometiendo en mi vida. Yo ya difícilmente cambiaré algunas conductas -básicamente porque no me da la gana-  pero quizá otros "torpes sociales" les pueda servir para sobrevivir o catapultarse en los momentos esenciales. Es  un catálogo recogido en los diversos grupos a los que he pertenecido, algunos son actitudes mías y otras son actitudes detectadas en los demás, especialmente en los que han conseguido ser "exitosos" y han llegado a "jefes". 
Son una especie de mandamientos de supervivencia en colectivos humanos para sobrevivir al darwinismo social. Están un poco sesgados por la pertenencia a una determinada época -la actual- y todo está cambiando mucho pero de momento sirven para casi todo tipo de grupos/organizaciones: 

  • No crees un problema a un superior donde no lo había. Esto incluye no anticipar problemas que sucederán en el futuro. La mente planificadora no está de moda. Ahora se lleva el "cuando llegue ya lo afrontaremos". Hemos pasado de la planificación estratégica a la improvisación estratégica. Si tu ves algo que los demás no ven, cállate. No visibilices problemas que para los demás son inexistentes. Tus problemas son tuyos, no los colectivices. Tampoco colectivices por tanto las soluciones. Pretender expandir soluciones incluye expandir problemas. Puede que el resto nunca se haya planteado esta cuestión. No les obligues a ello. No colectivices iniciativas individuales, ni las compartas sin son exitosas. Son un valor añadido que tienes, patrimonialízalo. 
  • Asume tu rol. Desde que entras en un grupo asumes un rol. Tú lo sabes y los demás también. Quizá estés en un cajón estereotipado. Es irrelevante. Asume tu rol y cúmplelo. No te salgas. No hagas aportaciones que nadie te pida. No aportes ideas que nadie espera. Compórtate como se espera de ti cumpliendo el principio de satisfacción básica: haz bien lo que se te pida. Y ten cuente siempre que lo que pide un superior jerárquico es prioritario a tus prioridades. Nadie te paga ni espera de ti que pienses sino que ejecutes los pensamientos del grupo canalizados por la jerarquía. 
  • Haz lo de siempre. Los innovadores sufren. Sufren porque pretenden forzar cambios aunque sea de mejora. Los humanos son cómodos, no les gusta el cambio y menos repentino e ideado por un agente externo (tú). Los jefes odian la creatividad ascendente. No propongas y especialmente no transgredas ni rompas la rutina o la inercia. 
  • No generes estrés decisional. No hagas tomar decisiones a alguién que no pensaba tomarlas. Mucha gente exitosa socialmente es partidaria del "nunca pasa nada". El secreto del éxito social está en vivir en el instante preciso en que todo sucede. Si mañana se hace todo lo contrario que hoy es una cuestión de adaptación. Recuerda que la memoria de los grupos se asemeja a la de los peces tropicales, cada tres segundos olvidan todo. Si hay que tomar decisiones sitúate a mitad de camino entre el más rápido en tomarlas y el más lento. Esto te permitirá participar de los beneficios del segundo óptimo
  • Respeta la jerárquía siempre. No te saltes ningún paso. No hagas preguntas difíciles ni rebatas a un superior en público. En privado puedes hacer preguntas difíciles ya que la capacidad de respuesta del superior alimentara su ego pero no rebatas tampoco en privado las ideas de un superior. Te separara mentalmente de la manada como alguien con quien debe consumir demasiada energía. No te autopromociones. La invisibilidad es un valor sólido. Si destacas generas un nivel de rechazo que puede impedir tu éxito. Si te quedas rezagado el superior cuestionara tu capacidad. Vive siempre en el centro de la campana de Gauss
  • Mira a tu alrededor. Mide bien los tiempos. No digas cosas inconvenientes en momentos inoportunos. La vida del torpe social se compone de errores no forzados, cuantos menos errores no forzados más éxito. Mide bien los pesos sociales. Comprueba los pesos sociales y los vectores de relación y los ritmos de los personajes que integran tu grupo. Sitúate en el lugar del francotirador donde nadie te vea y tengas a todo el mundo a tiro. 
  • No proyectes pensamiento. No todo el mundo piensa como tú. De hecho hay mucha gente que prefiere no pensar y le molesta tener que hacerlo. Poca gente a lo largo de la historia se ha dedicado a pensar y sin embargo mucha gente le gusta divertirse hasta morir. Tus pensamientos son tuyos, aprender a deternerlos y silenciarlos. 
  • Canaliza la energía sobrante. Si tienes energía canalizada hacia espacios estériles destrúyela. Si no puedes destruirla canaliza hacia espacios fértiles invisibles. Escribe, lee, graba, haz teatro, baila, pilates... Pero no empujes con tu energía a un grupo hacia a una velocidad superior a la que es capaz de llevar. 
  • Corporativiza. Es probablemente lo más importante. Recuerda que formas parte de un grupo que lucha por sobrevivir como tal. Externaliza la culpa. No generes autocrítica. Elabora teorías de la conspiración externa. Actúa de guardia pretoriana de la marca. No admitas errores ni grietas. Cierra filas. Robotiza el argumentario de la cultura de grupo. 
  • Sonríe. Nunca pasa nada. Todo va bien. No seas negativo. No te quejes. Sonríe. Todo va bien. Siempre va bien. No podría ir mejor. Sonríe. 

Recuerda que si eres un torpe social como yo siguiendo estos consejos puedes llegar a sobrevivir en diversos grupos sociales. Eso sí, si el colectivo quiere sobrevivir como tal debería pedir a todos sus componentes que incumplieran todas estas normas. Pero bueno.... ya me estoy saltando una norma del grupo que hemos formado tú que lees y yo que escribo... igual te he planteado una cuestión que no tenías al empezar. Lo siento. :-) 




copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com