El nuevo modelo bancario que sorprende a los clientes

Últimamente mantengo muchas conversaciones sobre mi sector con clientes-ciudadanos-vecinos sorprendidos por el cambio de modelo bancario. Me cuesta mantenerlas porque por mi trabajo vivo unos meses por delante de lo que llega a la calle y tengo que retroceder mentalmente a algo que ya advertí y anticipé e incluso contra lo que me manifesté-concentré-escribí. Mi trabajo me permite poner las luces largas y ver qué consecuencias tienen las decisiones que tomamos en el presente. Tengo suerte.
Ahora la gente se entera de en qué consiste el nuevo modelo bancario. El banco -no así las desaparecidas cajas de ahorro- es una empresa con ánimo de lucro. Lo recuerdo por si a alguien se le han olvidado los conceptos básicos. La subida de comisiones y los nuevos roles bancarios han llegado para quedarse. El sistema anterior de generación de beneficios basado en captar dinero y prestarlo volverá a ser el eje de la actividad quizá algún día pero para entonces lo goloso de las comisiones de servicio se quedará. Y quizá hasta ese sea un modelo más equilibrado y menos pernicioso socialmente porque permitirá que los beneficios no se centren en la concesión de crédito.
Sea como sea el modelo ya está generando polémica en la calle. Señores y señoras clientes, han llegado tarde. La exclusión financiera era un concepto que ustedes leían lejano. Ahora lo tendrán en sus familias y pueblos. Si usted vive en un pueblo pequeño lo más probable es que su oferta bancaria se reduzca a cero o como mucho una o dos entidades. Usted quedará excluido de la "competencia" financiera y tendrá que tragar con todo o moverse (si puede claro porque quizá por edad ya no pueda). Si usted vive en un barrio le pasará algo parecido. Si estaba acostumbrada a ir al banco de la esquina quizá la esquina se quede sin banco y tenga que moverse un poco más (si puede claro).
Si usted por edad, habilidad o situación (problemas de vista por ejemplo) no se maneja con los medios electrónicos (cajero o internet) usted lo tendrá cada vez más difícil. El darwinismo financiero es así. Le aconsejo que si usted padece de tecnofobia (odia la tecnologia moderna o no se aclara con ella) vaya ahorrando dinero para que cuando entre en la sucursal alguien se dedique a hacerle mucho la pelota, como decían en Pretty Woman.
Si usted tiene "cuatro cosillas", su pensión, su pequeña nómina y sus cuatro o cinco recibos sepa usted que es un cliente poco rentable y trataran de coserle a comisiones para exprimir las posibilidades de beneficio. También tiene la posibilidad de contratar la enorme variedad de productos que se le ofrecerán a partir de ahora en el banco como vajillas, tecnología, motos, seguros de todo tipo...
Si usted estaba acostumbrad@ a tratar con ese chic@ tan amable del banco sepa usted que quizá ese chic@ tan amable esté pronto a 300 km de distancia porque un ERE haya hecho que acabe allí. Si usted estaba acostumbrad@ a tratar con ese director que es "del poble de tota la vida" sepa usted que pronto lo jubilaran-despedirán o lo trasladaran porque los consideran ya "poco productivos". Acostúmbrese a tratar cada vez con uno o una o mejor acostúmbrese a tratar con el cajero.
Seguramente se habrá dado cuenta de que se van cerrando locales de bancos en su ciudad. Donde había un banco tal ahora hay un local cerrado. Eso significa que las entidades están desapareciendo y las que quedan quieren tener menos oficinas con más empleados dentro ¿Y eso a usted le influye? Pues todavía solamente un poco, pero en el medio plazo quedará constituido un oligopolio financiero que seguramente no tendrá precios pactados pero se parecerán mucho unos de otros. Y eso le llevará a otra exclusión financiera. Si usted tiene dinerillo ahorrado, una nómina digna y dinero para pagar una cuenta que rondará los 60 euros al año y dinero para pagar todos los servicios que se le ofrecen no tendrá ningún problema. Será un magnífico cliente. Usted será atendido cordialmente y recibirá un mejor servicio si cabe porque gran parte de los "otros" clientes van a ser expulsados de la banca y quedaran sin cobertura financiera. Con ese tiempo que "robaban" los clientes expulsados usted hará menos colas y tendrá una atención exquisita. Ahora bien, si usted es de los que va siempre justito, que necesita favores, que no ahorra porque no puede, que no vive sino sobrevive, prepárese para sufrir bancariamente porque o bien no le atenderán o bien se cebaran con su situación.
Y llegará un día -a no muy tardar- en que para ir al banco usted tendrá que llamar antes y concertar una cita. Le darán cita cuando puedan -en cuanto puedan- y le atenderán en una mesa. Eso sí, si detectan que usted es o será un cliente rentable.

Moraleja. Todo está en evolución y cambio. No es éste un artículo nostálgico ni inmovilista. Había cosas que era imprescindible cambiar en la atención al público. Pero igual se están pasando tres calles. En todo caso, antes había un modelo social que hacía competencia bancaria de carácter social. Y no me refiero a dar donativos a los negritos de África. Me refiero a que una parte de los beneficios no se conseguían por hacer frente y ofrecer servicio a este tipo de "clientela social", por tener empleados trabajando cerca de su casa, por tener empleados "demasiado mayores"· y por tener sucursales abiertas en sitios poco rentables. Eran las Cajas de Ahorro. Fueron a por ellas -a por todas- porque les atribuían miles de vicios y defectos. Pero les engañaron a ustedes -clientes-ciudadanos-vecinos- porque esos defectos no eran del modelo sino de algunos de los integrantes del modelo. Y aprovecharon que ustedes se pusieron de espaldas para dar la puñalada definitiva: un modelo exclusivamente bancario y sin cajas de ahorro.

Y ahora ya veremos como arreglamos esto.. seguiremos informando.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com