Empresas psicópatas

En el lenguaje de la izquierda se usa frecuentemente la figura metafórica de la tercera persona del plural (un ellos), también se suele usar últimamente el concepto "los mercados". En otras épocas han sido otros conceptos. La cuestión es decidir quien realmente hace que las cosas sean como son, quién es la mano que mece la cuna. Siempre he huido de teorías conspiratorias, es decir, no creo que ningún colectivo humano se ponga de acuerdo para fastidiar a los demás, básicamente porque no creo que ningún colectivo humano sea capaz de ponerse de acuerdo. Por decirlo, claro, ese "los mercados" para mi no eran personas aunque estuviera compuesto de personas.

Las películas y los libros futuristas marcan proyecciones que con el paso de los años podemos comprobar. En Un Mundo Feliz de Huxley las personas se diluyen en el placer general y eterno de manera que puedan divertirse hasta morir. Se produce una dimisión en bloque de los asuntos colectivos de carácter voluntario y gozoso. El consumismo como religión te podría dar alguna pista sobre esto hoy en día.  En 1984 Orwell estaba preocupado por un estado demasiado intervencionista y controlador como el comunista. La Cía, Google y Facebook tendrán algo que decir al respecto. En Matrix se mezclan ya las dos ideas un estado controlador y una sensación ficticia de placer constante.
Pero la idea principal me surgió de Blade Runner. En Blade Runner la especie humana tiene miedo de que los replicantes, con apariencia humana, se apoderen de todo.
En todos los casos hay una apariencia humana y un poder central. ¿Pero qué pasaría si quienes lo controlan todo no tuvieran apariencia humana?
Si alguién ha visto el documental La Corporación se dará cuenta de que existen personas que no son personas. Son las personas jurídicas. Le otorgamos personalidad a alguien que no la tiene. Y con eso constituimos unos nuevos entes con personalidad. Y esa personalidad ha devenido psicopática.
Muchas de las empresas multinacionales presentan claros perfiles de psicopatía. Dentro de estas empresas cada trabajador deviene una célula que se comporta de acuerdo con la finalidad y el ADN de esa empresa. No es que los "directivos" se vuelvan locos, es que esa locura, es la única manera de sobrevivir para "la empresa". La "locura" es su normalidad interna. La empresa tenderá a su supervivencia aunque su supervivencia comporte daños irreparables a las personas que trabajan en ella y a la sociedad y el entorno que las acoge. Su ADN es el ADN del escorpión que pidió al cocodrilo que le ayudara a cruzar el río. A mitad de río el escorpión picó al cocodrilo y ambos se hundieron porque "era su naturaleza". La misma que hace que el toro embista aunque sepa que va a morir. Les sugiero que vean el documental y comprobarán como estas empresas carecen de empatía, son irresponsables exógenos, depredadores, no sienten culpabilidad y no respetan las normas de convivencia. Son empresas psicópatas.

En la Ilustración se preocuparon mucho de defender a la ciudadanía del omnipotente Estado que se quería crear. Pero ¿Quién nos protege de las grandes empresas multinacionales?¿Y si fueran empresas psicópatas?  

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com