Las fábricas de miedo

Esta semana una inspectora de hacienda denegó un recurso de la empresa Cemex contra una sanción millonaria de la Agencia Tributaria. Inmediatamente fue destituida. Así se fabrica el miedo.

La situación de los parados es trágica pero la situación de los que todavía trabajamos es terrorífica. En las empresas se usa el miedo cada día como coartada perfecta para constantes crímenes laborales. El miedo se mueve de manera invisible por los centros de trabajo. Se fabrica con silencios y con ausencias. La moda de las palabras y los gestos se acabó. Han encontrado el sistema perfecto.

La brigada político empresarial de la derecha ha encontrado el aliado perfecto en el miedo. Los traficantes de miedo aparecen de debajo de las piedras. Pero ¿Cómo se fabrica el miedo?

El miedo en Canal 9 como en cualquier parte se fabricó reprimiendo a los no adeptos y premiando a los adeptos. Creando una guardia pretoriana de "los nuestros" y un harén de enchufados que hacía que quienes todavía creían en el proyecto inicial de Canal 9 se fueran arrinconando. Mientras tanto, los del paisaje, los que nunca hacen nada pero aprenden mirando, veían cómo quien destacaba o alzaba la voz era aplastado. Así crecieron en ese centro de trabajo y así sucede en la mayoría de empresas grandes. En las pequeñas es todavía peor porque el miedo bajo el disfraz de crisis sirve para todo. Una mirada sirve para decirte que o pasas por el aro o el aro desaparece.

Hay miedo en todas partes. En los sindicatos hay miedo a desaparecer. Y nos tenemos que ocupar tanto de la supervivencia que cualquier novedad, cualquier innovación queda congelada por el miedo a equivocarse, a meter la pata, a dar pie al batallón azul mediático para destrozar las trincheras y colarse por todas partes.

Hay miedo en cada centro de trabajo porque ves que un día tu compañera y vecina de ese supermercado de confianza se va a la calle y nadie dice nada. Un día te conducen a la cámara de gas de los despidos y los demás simplemente esperan que esto se acabe y no les toque a ellos.

Hay miedo entre mis compañeros de banca que ven como hay sillas vacías donde antes había compañeros despedidos o llevados a kilómetros de distancia. Los jefes saben bien como aprovechar eso obligando a hacer horas negras fuera de horario. Trabajar más para ganar menos. Ya lo dijo el filósofo Díaz Ferran.

Hay miedo en la política, con un bipartidismo hundido que se defiende a base de construir encuestas que mienten. La mentira es una gran aliada del miedo. Es su mejor amiga.

Pero siempre hay gente que rompe el miedo. Y que cree que más vale pedir perdón que pedir permiso. Hay gente que cree que el miedo no lleva a ninguna parte ni a quien lo impone ni a quien lo soporta. Esta semana Jordi Évole recibía el Ondas al mejor programa por su denuncia de la ocultación del accidente de metro en Valencia. Y ahí se resume todo, intentaron llevar el silencio y taparlo, intentaron comprar voluntades, mintieron.
Hay que perder el miedo o seguiremos perdiéndolo todo y solamente nos quedará el miedo. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com