Mi basura política

Creo que necesito algunas aclaraciones sobre el tema de lo que ocurre con mi basura y cómo se gestiona porque me cuesta entenderlo.
Me cuesta entender por qué se paga lo mismo de basura en una casa donde se vive todo el año que en un apartamento donde se pasan solamente dos meses. También me cuesta entender por qué pago lo mismo yo que vivo solo que una familia de cuatro personas que habitan una vivienda como la mía y fabrican cuatro o cinco veces más basura. Podrían instaurar un sistema de pago en función de la basura que cada uno produce. El sistema podría ser en principio voluntario. Yo me presento voluntario para llevar mi basura donde me digan, que me la pesen, que me den bolsas con un código que me identifique y que incluso vigilen el contenedor de al lado de mi casa para comprobar que no saco basura en negro al contenedor de los demás. Lo prometo que me presento voluntario.
Otra de las cosas que no acabo de entender es por qué me cobran por reciclar mi propia basura. Llámenme ingenuo pero pensaba que al reciclar materiales le estaba facilitando una materia prima gratuita y de calidad a alguna empresa que tuviera a bien usarlos para fabricar otro producto acabado. Pensaba que ahí había una ganancia suficiente para que el reciclaje se autopagara. No tiene ninguna gracia que yo tenga que pagar el reciclaje de un producto para que acabe como materia prima preparada y gratuita de alguna empresa que se lucre con ello. Es más, me acaba de llegar un artículo en el que se hace un seguimiento del reciclaje de la basura y más o menos viene a decir que puede acabar en casi cualquier parte.
Uno de esos sitios donde puede acabar mi basura es en una planta incineradora o bien en una empresa que dedicándose a la fabricación de cemento ha encontrado en la basura una nueva fuente de negocio. Es decir, que mi basura puede volver a abalanzarse sobre mi a través de mis pulmones si la queman aquí cerquita.
Así que pago lo mismo que una persona que hace diez veces más basura que yo, me cobran por un reciclaje lo haga o no lo haga, eso da igual, y además como punto culminante me acabo tragando mi propia basura.
Pues menuda basura de política de basuras. Mi voluntad y sana intención siempre ha sido la de minimizar mi basura, la de reutilizar al máximo lo que compro y la de reciclar lo que sobra. Pero han de reconocer que cuando uno no entiende nada le cuesta más hacerlo y cuando la lealtad institucional es la misma con quien cumple que con quien incumple la motivación es muy inferior por un mínimo sentido de justicia. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com