Las inteligentes tertulias de Intereconomia

Si analizamos el fenómeno de Intereconomia y Canal 13 se puede ver claramente que la estrategia de la ultraderecha española sigue los pasos del Tea Party americano. La aparición de opiniones abiertas y directas en la televisión crea estatus. El estatus significa que la opinión cobra legitimidad. Todavía hay mucha gente que cree que lo que sale en la tele es verdad o tiene importancia a pesar de que la tele no hace más que dar muestras de trivialidad y entretenimiento constantes. Por tanto, una opinión que sale en la tele es una opinión que yo podré decir abiertamente en una situación social porque sale en la tele, es pública, y se supone que la sostiene un conjunto amplio de personas. La ultraderecha española ha entendido perfectamente esa idea de manera que legitiman y retroalimentan opiniones que antes quedaban fuera de la agenda por pura espiral de silencio. Algunas opiniones no entraban dentro de los medios convencionales y si nadie las decía en la tele nadie las consideraba dignas de defender en conversaciones cotidianas o en la acción política. Por ejemplo, la defensa del franquismo.

Si creas estatus (opinión gozosa) y rompes las espiral de silencio (la expreso con orgullo) está dilatando el perímetro de la opinión pública. Opiniones que antes no se comunicaban de manera horizontal (entre ciudadanos) ahora se comentan abiertamente por el hecho de haber salido en la tele. Si dilatas el perímetro de la opinión pública consigues desplazar el centro hacia la derecha.

Las dos cadenas de ultraderecha usan el mismo sistema. No están interesadas en ofrecer nada más allá de tertulias porque la ratio esfuerzo-beneficio es enorme. La tertulia es el café de la televisión. El producto con más margen de beneficio. Tres cámaras fijas, un realizador, un presentados y seis invitados. Lo más sencillo del mundo.
Lo que sí están haciendo de una manera tremendamente inteligente es la gestión de los marcos mentales en términos de Lakoff. Una de las primeras cosas que debe hacer un ideólogo es crear una agenda de temas que tratar. Lo más inteligente es acudir a las encuestas del CIS, comprobar qué temas preocupan más y tratarlos con una marcada tendencia moral de padre autoritario que es la moral primigénia de la derecha. Si la ultraderecha española no ha triunfado hasta hoy es porque no ha sabido escoger los temas y se ha marginalizado en la periferia del CIS. Las dos cadenas de ultraderecha han roto esa espiral y tratan los temas que preocupan pero desde la perspectiva propia. Si la encuesta del CIS dice que a los españoles les preocupa la corrupción no puedes evitar la corrupción. Ahora bien, es muy inteligente poner la corrupción de la UGT en todo momento y lugar. Además controlas perfectamente el juego de acción-reacción. Nadie sabe las audiencias de cada programa. Uno solamente sabe que enchufa la tele y allí están un día tras otro y que eso debe significar que hay gente que lo ve. El especatador de izquierdas entra en el juego de las provocaciones. Por ejemplo, la mayor parte de los sindicalistas de este país se pasan el día a la defensiva lo que gasta muchísima energía.
Con esta estrategia no seria de extrañar que diversas fuerzas políticas se impregnen de los valores de la ultraderecha pensando que aún así mantienen la centralidad. No hay nada mejor que crear un radical a tu lado para parecer centrado.
La reciente denuncia del Consell Audiovisual de Catalunya podría significar que la sociedad está empezando a darse cuenta de la importancia de ese machaque diario de opiniones llenas de tópicos y con tono beligerante y violento. Al principio todo el mundo las considero fuera de órbita pero están consiguiendo entrar en ella. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com