Gobernar desde el convento

Una de las cosas que convengo con Wyoming es que el nacionalcatolicismo nunca se fue. De nuevo reponen en La 2 el programa de la transición de Victoria Prego. No hay más que mirar las imágenes para ver los millones de españoles que acudieron al funeral de estado que se le hizo al dictador fascista. La vuelven a reponer para recordarnos a todos que siguen estando y que pueden volver a tutelarnos. El nacionalcatolicismo en España forma parte del discurso dominante. Con la misógina reforma de la Ley del Aborto nos convertiremos de nuevo en los Torquemadas de Europa, los inquisidores que dominan con su fundamentalismo católico una sociedad que fracasa en lo social.
Pero gobernar desde el convento es mucho más. Es también hacerlo desde su acepción más refranera. Ellos ya saben que son un gobierno provisional. Incluso algunos ya lanzan a la oposición frases del tipo "ustedes que pronto gobernaran". Ellos saben que son un gobierno ilegítimo que ha mentido para llegar a las urnas. Ellos ya saben que son un gobierno injusto que gobierna desde el absolutismo mayoritario para una parte minoritaria de la sociedad. Ellos ya saben que son un gobierno surgido de fondos irregulares. Ellos ya saben que les queda muy poco en el convento y han decidido cagarse dentro y hacer todo lo que siempre han querido. La coartada de la crisis les sirve para todo. Y lo más absurdo políticamente es que saben que todas esas normas durarán lo que dure su provisionalidad. Ningún otro partido les sigue en esta dictadura democrática con lo que cualquier otro gobierno derogará todas estas normas.
Pronto hay elecciones europeas y se podrá comprobar cual es el nivel de hartazgo y de legitimidad del Gobierno. Pero no se preocupen, se cagaran dentro pero se quedaran hasta el final. Y después se cogerán la puerta giratoria y a trabajar en alguna empresa afín. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com