Legislar y mentir

El fenómeno migratorio se ha dado la vuelta. Es curioso ver como el discurso más popular discurre entre nuestros hijos van a otros países a labrarse un futuro mientras los que vienen aquí vienen a quitarnos el trabajo. Diferencias de formación hay. Es evidente. Pero moverse a otro país es siempre una cuestión de necesidad y de expectativas. Te mueves de un país y por necesidad y vas a otro concreto por expectativas.
Durante años hubo un continuo debate sobre la laxitud o dureza de la legislación sobre inmigración. Legislar ese fenómeno con la intensidad que fuera era mentir. Mentir porque la gente se mueve para sobrevivir y va a los lugares donde piensa que es más fácil prosperar. El famoso "efecto llamada" eran sueldos elevados en sectores de baja cualificación, el efecto llamada era ganar mucho dinero en la construcción. Y ahora con legislación dura o blanca ya no viene nadie porque aquí no hay nada que ofrecer.
También recordaran los amplios debates sobre la necesidad de agua para los valencianos. Se escogió a los agricultores como rehenes de una estrategia más amplia. Hacía falta más agua para sembrar de campos de golf esta tierra y todas las industrias que atraídas por esa prosperidad iban a venir. Legislaban y mentían porque ahora con regulaciones laxas o rígidas no hay actividad económica que sustente esa necesidad. Querían crear leyes que propiciaron los beneficios (obras públicas y obra privada) de sus amiguetes.
Legislan y mienten. Crean ficciones donde hay realidades y crean realidades donde hay ficciones. Mienten. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com