MMI: El aburrimiento

No hace mucho que me preguntaron si alguna vez algo no me aburre. Soy muy crítico con la enorme mediocridad creativa. La cultural industrial, la que se fabrica en serie, me aburre y solamente la artesanía y un cierto grado de locura o de magia me rescatan del aburrimiento. La diversión previsible también me aburre. Siempre parecen las mismas películas, los mismos chistes disfrazados, la misma canción. Todo es bastante repetitivo. Las noches devienen clónicas. Me muestro bastante crítico con la mediocridad innovadora ideológica. Con aquellos que repiten consignas. Crítico con lo repetitivo. Analítico hasta la saciedad. Casi todo resulta previsible.  Desconfío de la pereza mental humana. En determinadas cuestiones soy capaz de advertir y manejar cien claves al mismo tiempo. En otras sin embargo soy un incapaz. Mi capacidad de aburrimiento es genética. Y enorme. Desde pequeño huyo del aburrimiento. Es lo que más hago. Y esa huida es la que me lleva por la vida. Odio aburrirme y cuando algo o alguien me aburre me voy. Mi diversión además no tiene nada que ver con la diversión de la gente. Mi diversión es la búsqueda de lo sublime, de lo sútil. Me aburre lo obvio, lo consciente y lo visible. Y me divierte lo invisible, lo mágico y lo ilógico. Me aburro yo mismo y me resulto insoportable. Y eso me hace transformarme en otra persona. Cambio cuando me aburro de ser quien soy.
No hace mucho me preguntaron si algo me conmueve y qué sucede entonces. La respuesta es que floto. Floto en el lugar en el que eso ocurre. Entro en trance. Disfruto. El corazón me late muy intensamente pero yo apenas lo noto porque me he salido de mi mismo. Esa sensación de que mi alma no está atrapada en mi cuerpo sino que deambula por la sala. Dejo de pensar y siento. Escucho. Mis ojos circulan inquietos por todo el paisaje de la pantalla. Dejo de oírme. Mis pensamientos se aceleran y procesan toda la información que pueden. La atrapan. Intentan retenerla. No me gusta que se escape nada a mi memoria.
Lo que más me conmueve es la belleza. Y curiosamente la belleza artificialmente creada. La belleza que es capaz de crear una persona con su imaginación, con sus palabras, con su actitud vital, con sus cualidades. Cuando algo así de bello sucede. Ya no me aburro.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com