¿Por qué no pasa nada? Pero sí pasa en Burgos

¿Por qué no pasa nada? ¿Por qué los españoles aguantan todo lo que les echen? ¿Por qué no hay una explosión social? Sin pretender convertirme en sociólogo creo que en Burgos hay algunas claves.

  • La gente se vincula más con causas concretas que abstractas. Egipto, Turquía o Burgos, el inicio siempre es un impacto vinculado a un problema concreto fácil de entender y de explicar. Tan evidente como visible, tangible, entendible. Algo concreto que genera  un cambio de panorama, visualizado y visualizable. Un parque que desaparece, un bulevard. Sin embargo, la macroeconomía no resulta atractiva para la rebelión. Es farragosa y dificil de entender. Los derechos futuros incluso los derechos presentes parecen no tener cuerpo, son gaseosos. 
  • Tal y como desmostró el 15M hay una crisis de liderazgo en la desobediencia. Los liderazgos habituales (sindicales y políticos) han perdido legitimación. Y esto no se debe a ninguna campaña orquestada de desprestigio. Es una crisis en toda regla. La gente busca espejos donde reconocerse realmente y ya no se encorseta fácilmente en marcas. Sin liderazgos organizados solamente existen rebeliones de pequeño espacio y corto recorrido. La guerra de guerrillas es llamativa pero corta. 
  • La estigmatización violenta ya no funciona. Estamos empezando a hacer un recorrido de consideración de un cierto grado de violencia de baja intensidad como derecho a la legítima defensa. En términos comparativos la violencia ejercida por los gamberros políticos en Burgos representaba ocho millones de euros mientras que la de los gamberros callejeros poco más de unos miles. 
  • Al mismo tiempo para visibilizar tu causa hay que dosificar la alarma. No pasa nada por el nivel de impactos comunicativos que recibimos que atontan la percepción y el entendimiento. Cuando esos impactos son crecientes (algo arde) nuestra percepción y entendimiento se ponen en marcha. La gestión adecuada del nivel de alarma empieza a ser tristemente determinante. 
  • Las rebeliones funcionan en oleadas. La frecuencia de las oleadas es cada vez más cercana. Como la proximidad del rayo y el trueno que anuncian que la tormenta está cada vez más cerca. 
  • Todo arde con la chispa adecuada especialmente si está muy seco y se tira combustible. La situación social es tensa aunque sorda. La tensión puede explotar por cualquier motivo por nimio que sea. Un barrio degradado, antiguo y con altos índices de paro que se pretende desnaturalizar. Vestir con un abrigo de visón a quien no tiene ni ropa interior. 
  • Ya existen éxitos de resistencia. El caso de la huelga de basura de Madrid es una muestra de camino exitoso donde se superan las prácticas tóxicas habituales del poder (son unos pocos, no tienen razón, son violentos, molestan a los ciudadanos). Cuando se superan estos obstáculos con permanencia, unidad y explicación las cosas suceden. Burgos es el tercer peldaño de resistencia exitosa. El primero fue la plataforma de la hipoteca con sus escraches que sirvieron para visibilizar su causa justa. 

Creo que son suficientes claves para advertir a la clase dirigente de la clase dirigida está harta. La situación social en España es muy tensa y explotará por el motivo menos sospechado. Y la derecha espera controlar esto con represión violenta judicial y policial. Pues eso... que vayan ampliando las cárceles. 


copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com