Crisis de liderazgo

Tenemos un problema muy serio como colectivo humano. La democracia se ha comido a la meritocracia. Tenemos una crisis de dirección terrible. El 15M tuvo muchas grietas pero algunos grandes aciertos. El lema espontáneo "no nos representan" es cierto. Y ya no porque no ostenten la "representatividad democrática" sino porque no consiguen "espejizarnos". Nuestra realidad va demasiado por delante de nuestros líderes. La fractura digital es ya una fractura social. Hay un abismo generacional. Esto no es una cuestión política. En las empresas los altos directivos cada vez cobran más pero piensan y aciertan menos. Esto se puede observar cada día en la prensa. Hemos encaramado en puestos de dirección social en sentido amplio a personas incapaces de interpretar la nueva realidad y ahora luchan por pertrecharse y eternizarse en la comodidad de su inercia. En la izquierda social esto es especialmente sensible. Gran parte de la apatía social se debe a que quienes deberían encender la mecha viven aislados en despachos. Tienen demasiado trabajo manteniendo su  propio trabajo. En la derecha social la novedad es que han pasado de conservadores a retrógrados.
Hemos elegido mal nuestros lideres económicos y sociales porque dejamos la meritocracia y el talento y pusimos por delante el dinero y la dedicación. Darwinismo inverso. Hemos puesto al frente de la manada a los más incapaces. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com