La manzana mordida

A Eva nunca le gustó el paraíso. La manzana poco tuvo que ver en toda esta historia. Nunca le gustó dormir a la intemperie bajo las estrellas. Prefería dormir bajo techo. Por eso mordió la manzana; para precipitar los acontecimientos pero no quiso ni siquiera probar su sabor. Adán no estaba de acuerdo pero poco importó.

Eva estaba decidida a renunciar al paraíso para vivir una vida terrenal. Lo banal le pareció más real que lo sagrado. La tentación siguió viviendo arriba para siempre. Fueron expulsados de sus sueños. Quién deja de perseguir sus sueños pierde el derecho a soñar.

Desde entonces ambos son felices de segunda categoría. Adán ha abierto una tienda de secretos de segunda mano. Compra pequeños secretos, los arregla y los vende por más dinero. Así se gana la vida. Es feliz en el mundo ordinario pero todavía recuerda aquellos tiempos del paraíso cuando el sol regaba con rayos de ternura su piel. Cuando todavía Eva le quería.

Eva también es feliz. Aplastada por la lógica pero es lo que siempre quiso ser. Compró decisiones en el mercado secundario y le dan una renta pequeña pero segura. Ahora es funcionaria de prisiones en el módulo de los filántropos. Allí viven encerrados todos los condenados por generosidad. Vive  una vida sensata y cabal donde cada día sucede algo parecido a un futuro perfecto de subjuntivo. Su marido es alérgico a las manzanas desde que descubrió un gusano en una de ellas.

Dios asiste al espectáculo sentado sobre una piedra. Está triste porque le costó mucho que se conocieran y se enamoraran. Una lágrima se desliza por su mejilla. La lágrima refleja como una película que se desvanece lo que pudo ser una vida extraordinaria y se quedó en simplemente una vida. Adán llama de vez en cuando para preguntar si ha vuelto. Escucha sus propios mensajes en un contestador automático. Y ya no sabe si tiene un recuerdo o el recuerdo de un recuerdo.

Eva hace años que no desea nada para no conseguirlo. De vez en cuando se escapa y se abraza a una gran manzana. Una manzana mordida. Una manzana incompleta. Como su vida.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com