Parque Jurásico

El PSOE ha optado por la historia y por la mirada al pasado. La victoria de Puig era previsible en un partido viciado de tantas tuberías oxidadas. El PSOE no está preparado para un discurso como el de Gaspar. No es país para cambios este país nuestro. Se prefiere demasiado habitualmente lo malo conocido. El PSPV afronta ahora unos meses de nada nuevo, una larga agonía hasta una campaña desilusionante y luego intentar gestionar su suelo electoral para repartir algunas pocas parcelas de poder entre los sedientos y escasos favorecidos. 
El choque generacional cae del lado de los que quieren jubilarse en política, la generación de la transición del PSOE que se resiste a dejar el timón y que en tierras valencianas ha ido de desastre en desastre hasta el desastre final. Gaspar era una oportunidad de pelear por arañar algún voto al huracán Compromís. Ahora el PSPV viaja en  una eterna duda identitaria. No sabe qué es ni donde va. No tiene mensaje entre un PP descuartizado e imputado y una izquierda luchadora, imaginativa y movilizada. El PSPV se queda sin mensaje. Les será dificil hasta encontrar un eslogan. Tendrán que tirar del desván de esloganes enlatados que ha usado Puig en su campaña de primarias con fórmulas políticas de primero de marqueting. Se quedan sin espacio electoral, sin alimento, como los dinosaurios. Intentarán construir su parque jurásico particular en una isla de poder pequeñita. 
El panorama ahora está abierto para saber quien será la segunda fuerza política. Asumido tenemos que por ridículo que parezca los votantes que fichan de la derecha caerán todos del mismo lado. La primera batalla por un gobierno bipartito o tripartito ilusionante se ha perdido. Todos los demás lo tienen un poquito más fácil. El PSOE sigue vacío de ideas. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com