Tupper-work, horarios y banca


El horario sigue siendo considerado una joya de la corona en banca a pesar de que es sistemáticamente violado. Es pura inercia mental.

España tiene un problema de horarios. Vivimos con horarios gestados en la sociedad desarrollista de los sesenta. En aquella época el horario de ocho a tres facilitaba el pluriempleo. Dejaba la tarde libre para otro trabajo. En banca era una praxis frecuente. Trabajar en el banco por la mañana y en otra cosa alguna tarde.

Aquellos tiempos han pasado y ahora ya nos basta con el monoempleo. Pero ha quedado un poso presentista. España sigue siendo el país del presentismo. Hacer muchas horas está bien visto. Cualquier teoría económica diría que es más eficiente quien hace las tareas más rápido. En banca no. En banca lo que "mola" es echarle muchas horas incluso cuando la eficacia no lo requiere. Es fruto de una obsesión empresarial, la de que la empresa se convierta en el principio y final de tu vida. Y fruto de un desajuste absoluto entre tareas asignadas y medios y tiempo disponible. De ahí obtiene la plusvalía la entidad.

En todo caso el presentismo ha ido adaptándose. Creo que es fundamental la feminización del sector para entender como la prolongación de jornada ha ido cambiando desde la versión masculina "me voy a comer y luego vuelvo un rato" a la versión femenina "como cualquier cosa y sigo para irme antes". Son dos versiones de un mismo fenómeno: hacer más horas de las que tocan.

La última moda es el Tupper-work. Y no es que sea una moda a seguir, es más bien una necesidad a resolver. Se come en el puesto de trabajo la comida que se trae de casa. Se come en diez minutos y se sigue trabajando. Esto se acerca bastante a la media europea que no hace una comida frugal al mediodía sino algo ligero. En ese choque estamos. Entre unos jefes hombres que siguen a la antigua usanza con una comida larga y un retorno y unas oficinas feminizadas que van a destajo para intentar tener algo de vida por la tarde.
Sea como sea ninguna de las dos versiones es solución alguna pero al menos ya vislumbra tendencias.

En breve la joya de la corona será cuestionada. Ahora que todo es "banca" y no hay sector de ahorro, ahora que la crisis es coartada para todo lo volverán a intentar. Y lo volverán a intentar a la española. Con un horario extensivo desdoblado hasta altas horas de la noche. De ocho a ocho. Que así les rima.

Somos europeos para casi todo ya menos para los horarios y las comidas. Ahí seguimos instalados en un hispanismo sesentero. El horario matinal ya solamente queda para algunos funcionarios y los de banca. Es el úlitmo reducto. España debe afrontar un armonización de horarios escolares, laborales y comerciales que deje de dividir el día por el mediodía. En comunicación se estudia que España es el único pais del mundo con dos prime-time. Uno es a la hora de la siesta. Es dificil cambiar esa estructura mental pero alguna cesión habrá que hacer si queremos seguir teniendo algo de vida personal, familiar y de ocio.

Eso sí, las entidades deben asumir costes. Y no me refiero a costes económicos que también. Pero ese no es el jardín de hoy. Sino costes corporativos en los horarios. Habrá que empezar a cuestionar el horario de manejo de efectivo que viene también de los sesenta cuando se necesitaba una hora para cuadrar y media hora para abrir. Si se quiere dedicar tiempo a otras actividades de más valor habrá que constreñir el horario de caja. Y habrá que replantear el horario de atención al público que quizá pueda ampliarse hasta las tres menos cuarto. Pero las entidades prefieren cargar todo sobre la espalda de las plantillas.

En un país teórico el acuerdo social sería fácil: horario de nueve a cinco coincidiendo con horario escolar. Y una hora para comer. Con pacto establecido de luces apagadas a las cinco y media. Y un pacto no escrito de considerar ineficaz y tonto al que se quede más allá de las seis. El problema vendrá cuando sea el jefe el tonto y los demás quieran ser igual de jefes o igual de tontos.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com