Yo vendí preferentes

Anoche estuve viendo El Objetivo. Llevo viendo programas de espectáculo informativo todo este tiempo sin intervenir. Y la verdad es que creo que faltan muchos matices y que son matices importantes.

Por ejemplo, nadie explica por qué nacen las preferentes. A mediados de los 90 se produce un cambio normativo que permite a las Cajas de Ahorro expandirse fuera de su territorio tradicional. Es entonces cuando empieza el juego de "yo quiero ser un banco de mayor". Las Cajas y los Bancos empiezan a dar crédito a diestro y siniestro. Pero las Cajas están en "desventaja" en esa locura crediticia por sus características jurídicas. Pronto la patronal de Cajas insiste en que necesitan capital para seguir siendo "competitivos" porque el capital en España ya no era suficiente. Necesitaban más capital para seguir dando crédito. Debe existir una cierta equivalencia entre lo que se tiene -a grandes rasgos- y lo que se presta. Así que acuden a los mercados internacionales -los camellos del crédito de la época- como un yonki crediticio. Para conseguir ese capital la patronal insiste en que hay que crear una especie de "acciones". Esas son las participaciones preferentes y la deuda subordinada. Son acciones porque son porciones de la entidad y cotizan pero no lo son porque no tienen  derechos políticos como por ejemplo estar presentes en el Consejo de Administración. Estaba claro que era el primer paso para bancarizar las Cajas como al final han conseguido. Bueno, bancarizarlas y matarlas a todas. Y ya de paso se han llevado un montón de ahorradores por delante.

Así que la patronal bancaria y el "sistema" en general  -Gobierno de Zapatero y Banco de España incluidos- exige que las Cajas emitan esos productos que consisten en tener una participación de la Caja sin que eso cotice más que en un mercado secundario interno de cada entidad. Así se alimentaba la burbuja inmobiliaria también.

Yo vendí preferentes. Y no se las vendí a cualquiera. Se las vendí a mis abuelos y a mi primo por ejemplo. A gente que quiero en el más amplio sentido de la palabra. La explicación del producto era tal cual la cuenta todo el mundo. Liquidez en 48 horas, penalización baja y alta rentabilidad. He de decir que yo he llegado a ir a la oficina una hora antes para poder teclear ordenes de compra de estos productos por la alta demanda que tenían. Pero hay dos períodos en toda esta historia. Uno más o menos bienintencionado y otro malintencionado. Y eso me parece determinante.

¿Qué era lo que nos ocultaban? A mi también. En realidad casi nada o casi todo. Nadie explicaba que eran porciones, trocitos de la Caja y que si la Caja se iba a pique eran los últimos en cobrar. Lo ponía pero nadie lo explicaba. Por eso las  llamadas estafas de preferentes se refieren a las entidades quebradas y no a las que siguen con vigor como la mía donde con más o menos apuros todo el mundo ha recuperado o recuperará su dinero.

Cuando empieza la crisis se produce un "ligero" cambio. Desde la CMNV -si no recuerdo mal- ordenan que los mercados secundarios ya no sean internos en cada Caja sino que sean globales. Es una explicación de trazo grueso pero para restultar comprensible. Y lógicamente el mercado empieza a ser transparente y cunde el pánico. Las órdenes ya no encuentran liquidez porque nadie quiere comprar uu producto tóxico y las ventas se producen con perdidas hasta que llega un día en directamente no hay ventas.

Esa es la explicación. ¿Los vendimos mal? Los vendimos con la información que teníamos. La que nos dieron nuestros "grandes e inmortales directivos". Eso es verdad hasta un cierto momento. Yo las vendí así. He tenido suerte porque mi entidad ha respondido. Pero a partir de un determinado momento las entidades y las direcciones de esas entidades sí que sabían que era un producto con riesgo elevado. Por eso había que firmar un documento de autorización (MIFID). Y aún así dieron orden de colocación a saco sin mirar pelo.

Eso fue una medida desesperada para salvar entidades que estaban condenadas. Intentaron sacar el dinero a la gente para flotar y hundieron a esos clientes. Y eso es despreciable por más que se escondan. Hay personajes muy importantes que sabían que eso era así y siguieron sacando a los antidisturbios directivos para machacar a los comerciales-empleados de las oficinas- con amenazas como "tu veras si vendes esto, te estas jugando el pan de tus hijos". Y los comerciales-empleados llamaban a todo el mundo para colocar ese dinero donde la entidad lo necesitaba. Sin más. Con mucho miedo y explicaciones falsas eso sí.

En fin, que aquí no hay santos pero sí que hay algunos demonios. Y esos, son inmortales, van saltando de consejo de administración en consejo de administración. Son invencibles. Se ayudan entre ellos. Son la casta dirigente. Mienten y se tapan sus mentiras. Nunca les pasa nada.

Pero lo confieso, yo vendí preferentes. Me fie de mi entidad y me salió bien. Otros no han podido decir lo mismo. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com