El ataúd rojo


El momento de tu despedida es el relevo de la rebeldía.
Tu alma bajará del cielo de los soñadores para acampar en una plaza pública.
Tus cenizas son parte de una hoguera que sigue ardiendo.

Lucharemos por ti las mejores primaveras de cada año.
Lanzaremos por ti claveles revolucionarios.
Nos subiremos a lomos de un caballo para cambiar las normas de este tablero.
Romperemos las cadenas de los peones de negras

Soplaremos hasta sacudir las conciencias de quienes viven arrodillados
Salvaremos la memoria de estrellas fugaces que envían luz de esperanza

Tu mejor lápida será una pancarta llena de ideas pero sin siglas.
El recuerdo de un viaje infinito de pequeñas causas

Somos una escuela de aprendices de la ternura
maestros del diálogo
alumnos del pensamiento

Quemaremos los relojes del tirano
para robar su tiempo y seguir viviendo
Desharemos los nudos invisibles del siguiente momento
Y dejaremos de ser esclavos del dinero

Te sigo viendo
caminando en una marcha de la dignidad eterna
Gritando en silencio
Atrapado a veces pero nunca escondido

Te veo inmóvil aunque nunca estarás quieto
Te veo con los ojos cerrados
pero la mirada firme en un mundo más justo

Te despido en un féretro oscuro
cerrado como un pensamiento neutro

Pero yo sé que por dentro
ya lo habrás teñido de rojo.






copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com