El sindicalismo de los cojones

Podría haber escrito las ventas de los cojones, la falla de los cojones o especialmente el fútbol de los cojones. Los dos últimos años que jugué al fútbol combiné practicarlo con estudiarlo para sacarme el título de entrenador de fútbol base. Tenía varias asignaturas: táctica y estrategia, preparación física, reglamento, historia del fútbol, psicología deportiva. Yo jugaba en una categoría regional así que era frecuente que en el descanso alguien dijera la famosa frase: hay que echarle más cojones. Yo en aquella época ya tenía mi criterio de cómo debe llevarse un equipo de fútbol y desde luego no se relacionaba con los cojones.
La teoría de los "cojones" viene a decir que si echas empeño, tesón, sacrificio, esfuerzo o simplemente pasión todo saldrá bien. Es falsa. Es mentira. Eso no es así. Para que un grupo de personas (una organización) triunfe deben establecer un montón de detalles que se acaben por automatizar y funcionen. Hay que trabajar la cohesión, la participación, la implicación, el compromiso. Hay que diseñar claramente la misión, fijar medios disponibles, formar a la gente, asignar el talento y los liderazgos, hay que comunicar bien externamente, hay que comunicar bien internamente, hay que fortalecer la marca, manejar las incoherencias, observar a los rivales, determinar un estilo, asignar unos valores preponderantes, encontrar a las mejores personas, remunerar emocionalmente a todo el grupo, señalar los vectores de relación, potenciar los canales formales de relación, cuidar las discrepancias, planificar a largo plazo, improvisar a corto plazo... y un largo etcétera.

Pensar que se puede tener éxito con los cojones es una fórmula muy masculina y muy anticuada. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com