La otra RSC: la Responsabilidad Sindical Corporativa

La Responsabilidad Social Corporativa ocupa según las épocas ya un espacio propio dentro de las empresas. Desde muchas esferas incluidas las sindicales se ha usado este método de persuasión para que las coporaciones abandonen ciertas tendencias egoístas y construyan un aura de nexo con su entorno local, humano y global. Cada empresa lo ha tomado de una manera. Algunas como un eje de su funcionamiento otras como un simple instrumento de propaganda.

Desde el punto de vista sindical la Responsabildad Social Corporativa es un buen instrumento de conciencianción en el primer mundo. En el caso que nos ocupa es un vector de relación que va desde el sindicato hacia la empresa para exigir un comportamiento responsable.
Pero existe el vector contrario, el nexo que une la empresa con el sindicato en dirección a la responsabilidad corporativa del sindicato. Evitando viejos y manidos estereotipos respecto al sindicalismo y su actitud ante la empresa en realidad ambas partes se necesitan. La empresa debe entender que funciona mejor con sindicatos que sin sindicatos (hay mucha bibliografia al respecto) y el sindicato debe entender que no existe sin la empresa. Por lo tanto se establece entre ambas partes una relación de colaboración confrontativa. Hacen de la contraposición de intereses una dialéctica superior que hace crecer al conjunto. Una sinergia evidente.

En este sentido hay que unir un factor nuevo. Si el sindicalismo no puede existir sin las empresas ¿hasta que punto es responsable de la marcha de la empresa? Y surgen multitud de preguntas en esa nueva ecología de la empresa ¿Qué nivel de participación se ofrece a los trabajadores en las cuestiones organizativas o comerciales? ¿Qué responsabilidad asumen los sindicatos al no denunciar desviaciones significativas de la actividad empresarial?¿Existe la culpa in vigilando de los sindicalistas? En definitiva estamos hablando del gran reto sindical del siglo XXI: el asalto a la capacidad organizativa de la empresa.

El paradigma dominante de rol sindical es el de vigilante de los derechos grupales de la plantilla asalariada. En la sociedad actual ese paradigma ha sido sobrepasado. Otros sectores requieren la atención del sindicalismo como los autónomos y también las nuevas fórmulas de contratación no laboral especialmente vinculados con las nuevas tecnologías. Y de otro lado también dentro de la empresa la teoría parece sobrepasada. El sindicalismo responsable y riguroso de hoy en día debe vigilar la empresa por cuestiones de índole ideológica y social. La reducción de normativa y órganos de vigilancia públicos es cada vez más importante y además como expliqué en Del Sí bwana al presidente desnudo dentro de la empresa la dialéctica crítica es casi imposible. Ese espacio debe ser asumido por el sindicalismo porque se está quedando vacío y es imprescindible.

Hace falta que el sindicalismo vigile y haga aportaciones al funcionamiento global de la empresa y no solamente a las cuestiones exclusivamente laborales. A eso llamo yo Responsabilidad Sindical  Corporativa. Las empresas de inicio se negarán aunque lo harán de forma poco inteligente ya que incluir con mecanismos de participación a los representantes de los trabajadores en espacios de decisión dentro de la empresa mejora las decisiones e involucra a los sindicatos en la marcha de la empresa. Después podemos debatir si esa elección debe ser directa (elección nominal y libre entre la plantilla o indirecta por designación sindical) pero esa participación puede ser muy positiva para las empresas, los trabajadores y su entorno. Sí, estoy hablando de una especie de "jefes" democráticamente elegidos dentro de la empresa.

Esta cuestión -por arrimar el ascua a mi sardina- es y ha sido crucial en banca. Los bancos quebrados en realidad eran cajas de ahorro donde existía participación de los trabajadores en los consejos de administración. Quebrar solamente ha quebrado un banco: el Banco de Valencia y es una experiencia que conozco de primera mano. Esas experiencias demuestran que el sindicalismo debe dar el primer paso y establecer mecanismos internos de vigilancia y andamiaje alternativo, es decir, opiniones alternativas sobre todas las cuestiones que atañen a la empresa. Esto es imprescindible en las cuestiones centrales de la actividad como decidir qué tipo de actividad se realiza y con que perímetro. En banca se ha demostrado que alguien debe auditar de manera permanente a la empresa. Y no me refiero a las cuentas, me refiero a los procesos. Cuando en una empresa bancaria se acumulan errores al final pagamos entre todos y eso es imperdonable.

Un deber sindical empieza a ser la Responsabilidad Sindical Corporativa. Comprobar como funcionan las decisiones estratégicas, la estructura de negocio, la estrategia comercial y de marqueting, la gestión del talento, la formación, la tecnología, el organigrama, los procesos de selección, los embudos organizativos, la dedicación horaria, el compromiso de la plantilla, la fijación de la misión empresarial, la generación de marca, la comunicación externa, la comunicación interna, el cultivo de la cultura empresarial porque cuando esto no se hace la empresa corre el riesgo de caer en una grave depresión que puede acabar en suicidio. Y eso en determinados sectores donde hay plantillas formadas y estructuradas es una verdadera lástima. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com