Lobos, el cortometraje

Tras ver el cortometraje Lobos (https://www.youtube.com/watch?v=M8zv5IkcFz8) y en mi doble condición de guionista aficionado y empleado de banca me gustaría hacer algunos comentarios.

A mis compañer@s de banca les invitaré a la calma y les diré que un cortometraje es ficción. El lenguaje cinematográficos tiene sus normas. Es un cortometraje lo que exige mantener la atención del espectador durante 20 minutos básicamente en Internet. Eso es muy difícil. Recuerdo la frase de Cecil B. Demille que decía que una buena película es la que empieza con un terremoto y después va subiendo en intensidad. Por tanto, hay que entender algunas licencias cinematográficas como la personificación de todos los argumentos (en banca es una presión del organigrama de diferentes personajes), y la excesiva carga dramática en el juego heroe-villano así como la exageración de la maldad de proximidad. Es ficción. Las elipsis (desapariciones de tiempo) -por ejemplo.- son un juego cinematográfico de primer orden. En realidad una de esas reuniones dura más de tres horas.
Por lo que he leído es un grupo teatral que hace cortos lo que explica la preponderancia de la voz y su proyección durante el corto y también explica el casting. En ninguna reunión de directivos hay gente con un piercing por ejemplo y en el corto hay una. La forma de vestir y de comportarse, peinados, barbas etc.. rompen el estandar que yo conozco.

A los que no trabajan en banca les diré que las cosas no son así. En banca poca gente dice esos tacos en reuniones formales. No hay un único personaje tan malvado que tenga ideas propias de tal magnitud. Son varios personajes los que construyen un mensaje. No se alecciona de manera directa, racional y textual. Es todo más sutil. Mucho más mental e indirecto. Nadie te insulta con tacos manidos. Lo hacen de una manera muy especial e incluso perfumada.
En ese sentido recuerdo lo que me contó un compañero un día ante una huelga general. Mi compañero tenía pensado hacer esa huelga y no asistir al trabajo. Entonces el jefe lo cogió y se lo llevó al bar y le dijo algo como: la verdad es que te entiendo, entiendo tus motivos, yo mismo también estoy de acuerdo con hacer huelga pero me preocupa que un chico con una proyección tan brillante como la tuya estropee una carrera profesional por un día. Así son las cosas en banca. No hay insultos, no suele haber gritos, todo es discreto pero impactante.
También es importante remarcar figuras retóricas que ayudan a giros dramáticos como la supuesta firma de u na cláusula de secreto. Esto no se firma antes de ninguna reunión. Simplemente forma parte del comportamiento general. Todo el mundo reserva determinadas cosas de su quehacer profesional que no se deben revelar. Y eso es lógico.
Y finalmente, lo más importante quizá es que los Lobos no suelen estar en las reuniones comerciales de las direcciones de oficina. En ese escalón todavía queda algo de humanidad. Los Lobos viven en el piso de arriba aunque quizá la metáfora de Lobos tampoco sea la acertada. Se trata más de Hienas porque lo hacen todo con la mejor de las sonrisas. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com