Tantas cosas


Hace solamente un rato que te miro y ya te admiro. Hace media hora que me gustaría verme reflejado en tus ojos. Ahora mismo mi felicidad está atada a tu sonrisa. Llevo todo este tiempo columpiándome en tus pestañas mientras una brisa de aire fresco me da en la cara. Llevo un siglo intentando construir un crucigrama de cuatro letras que empiece con hola. Una poesía que no te asuste. Una adivinanza que no te haga pensar. Un cuento sin princesas. Tengo un atasco de besos en la garganta a la espera de un semáforo en verde. He ido y he vuelto mil veces hasta donde estás. He trazado un plan meticuloso para improvisar, un mapa sin ruta definida, un itinerario sin indicaciones.

Todo este tiempo que llevo mirándote estaba buscando una excusa para alejarme. Una razón para perderte. Una coartada para engañarme. La sangre me golpea en el corazón. Es vértigo. Miedo a quedarme pegado al suelo. Miedo a no ser capaz de saltar. A estrellarme. A ser invisible. A no existir. A volar solamente a ras de suelo. A quedarme en blanco. A perder la noción del tiempo. A que me des la espalda. A romper una primera impresión.

Ya me he aprendido de memoria tus gestos. He dibujado con un compás la geometría de tu cuerpo. He trazado un ángulo recto con tu hombro. Esta noche me quedaría a dormir en tu ombligo. Me quedaría a vivir en tu mente. Te enviaría postales del extranjero, te invitaría a desayunar diamantes, a luchar por Kamtchatka, a cantar desde un rincón exquisito, a sentarnos donde solíamos gritar.

Sigues ahí. Dame una pista. Un hilo del que estirar. Dime que vaya sin decirme nada. Tira de mi. Tengo miedo de tener miedo. No te vayas todavía. No te vayas. Necesito impulso para poder saltar. Me compraré un trampolín. Me compraré un trapecio para seducirte. Me haré funambulista. Pero déjame un hueco en tu almohada. Déjame soñar a tu lado aunque no duerma contigo. Déjame estar cerca. Oler tu perfume. Rozar tu cintura para darte dos besos. Dime tu nombre aunque yo te haya puesto ya cientos de ellos. No digas nada pero déjame escucharte.

¿Ya te vas? Lástima, tenía tantas cosas que contarte. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com