Pau i les flors de Neus


Que sí. Que soy un pesao. Que me hago mayor. Que veo poesía donde solamente hay rutina Que parezco un escultor de nostalgia, un arquitecto de estrellas, un funambulista imposible, que soy un loco de las casualidades, un inventor de estereotipos, un cartero de correos electrónicos. Que sí. Que ya lo sé.

Empecé a escribir el Radioblog hace cinco años. Parece que fue ayer. En esos años mi vida ha dado vueltas. Bajo los radioblogs están mis amores, mis desengaños, mis frustraciones, mis ilusiones. Estaban escondidos entre esas lineas. En los radioblogs se dibuja la épica de lo cotidiano. El sabor de los pasteles de la boda que nunca tuve. Los corazones dibujados en un banco con un compás. Estaban ahí debajo. Bajo una montaña de metáforas y reflexiones. Estaban ahí escondidas mis lágrimas, mis sonrisas, mis deseos, mis olvidos. Cada semana me he tenido que enfrentar conmigo mismo y desnudarme para mostrar el mundo. Pero fue mi compromiso cuando pensé en lo que podía ser un radioblog. Es poner algo de un mismo. Cocinar con el agua de tus propias lágrimas.

Y todo sigue así. El Domingo tuvimos la tradicional paella familiar de todos los valencianos. Allí estuvimos hablando sobre las elecciones europeas mientras Pau jugaba con mi primer Geyperman. El Geyperman del tío.
Una de las cosas sobre las que más he meditado es sobre la paternidad. La responsabilidad que supone traer alguien al mundo. Pau fue el primero en darme una perspectiva realista del tema. Más allá del azúcar de lo bonito que es un bebé y la experiencia de vivirlo. La pareja debe estar muy sólida. Tener un hijo requiere un esfuerzo. Pero no solamente eso. Pau tiene que enfrentarse con un mundo complejo. Con un futuro incierto.
La parte más bonita de tanto proceso de reflexión es que intento siempre traducir la complejidad a la ternura. Para que Pau y todos los demás recordáramos el momento en el que vino al mundo le regalé una Caja del Tiempo. Una Caja del Tiempo es una caja donde se meten cosas que te retrotraen. Tiene algo de fetichista. Le compré varios periódicos y revistas que quizá no llegue a conocer en papel. Los titulares hablaban de la dimisión de Camps. Fue  un momento importante. Se acababa una época de golferío y despilfarro. Pau ha vivido tres huelgas generales y unas cuantas manifestaciones y tiene tres años.

La magia sigue. Me queda poco. Aguanten. Otro domingo fuimos a comer a la playa. Una parte de esa comida era intentar hacer unas fotos no cursis del embarazo de mi hermana metiendo a Pau como protagonista. No es fácil hacerle fotos a un niño tan inquieto. Pero me llevé la cámara de video. Y en un momento decidió salir corriendo a por una flor para dársela a su madre. Y yo capté el momento. El momento en que Pau le regalaba una flor a su hermana. A Neus. Era una flor roja. Se la metió por el pantalón justo en la tripa.

Entonces me di cuenta de que Neus se había puesto dispuesta para salir justo cuando su bisabuela se puso en posición de morir. Que Neus trae flores rojas. Y que justo antes de nacer su Caja del Tiempo tendrá la primera oportunidad de ganar el futuro. Nació mientras abdicaba Juan Carlos I. Su Caja del Tiempo está por escribir. Però la meua xiqueta serà l'ama del corral i del carrer. Dueña de su futuro. Estoy seguro de que ella un día la dejarán votar. Ya seguimos luchando para que Neus sea ya republicana.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com