Banca Social- Precarios y patrones de Riesgo


Lo más frecuente en el simplista mundo liberal es abordar los salarios como un coste laboral estricto en una economía de laboratorio. Sin embargo los salarios son la capacidad de consumo de los trabajadores también. No solamente somos trabajadores de nuestras empresas sino también clientes de otras. Así pues, la obsesiva contención salarial y precarización laboral afecta a nuestro perfil de clientes.

El precariado al que nos conminan los apóstoles del liberalismo tiene una fractura generacional y de clase. Las generaciones por debajo de 35 años dificilmente van a tener un contrato indefinido el resto de su vida. Sin duda el mercado de trabajo se adaptará y las empresas tendrán que hacer algo para retener el talento. En todo caso lo más probable es que se agudice la desigualdad en el mundo laboral, es decir, que haya una minoría muy bien pagada y con buenas remuneraciones para ser retenida mientras amplias masas de capas populares de la población con menos valor añadido van a tener que sobrevivir en un mar de temporalidad constante. Quitando toda la parafernalia las sucesivas reformas laborales conducen una gran masa de gente con contratos temporales y salarios "contenidos". Los gurús de la banca que han defendido esta posición ya pueden estar contentos pero ahora van a tener que afrontar un problema. Un 70% de la población española no va a poder acceder a bienes de consumo duraderos con los patrones de riesgo actuales. Cuando una de estas personas precarias entre a una oficina ¿cuál será el criterio de riesgo para conceder un préstamo hipotecario? Con un contrato temporal es dificil justificar una operación a veinte años. La fractura social entre propietarios y no propietarios se agudizará condenando al alquiler perpetuo. Esta teoría del desarraigo empresarial y financiero también tiene consecuencias familiares ya que esta temporalidad hasta ahora se suplía con avalistas. Sin embargo, los avalistas solventes irán decayendo con peores pensiones o simplemente muriendo por pura lógica y la "flexibilidad" y "movilidad" harán que las redes asistenciales se vayan diluyendo con lo que la próxima crisis agudizará el desamparo.
En todo caso, cuál va a ser el modelo de negocio bancario. ¿Abrir una nueva exclusión financiera respecto a los bienes de consumo duraderos como la vivienda o incluso los automóviles? ¿Cómo afectará eso al resto de la economía? ¿Por qué alguien puede pensar que creando más pobreza en el consumo interno se creará más riqueza en un mismo ámbito territorial? Fácil, se detraen recursos de las personas para llevarlos a las empresas transnacionales. Esos seres replicantes de Blade Runner que se están adueñando de todo mientras nosotros miramos como pasa el tren. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com