Papeles Sindicales- El nuevo Podemos sindical


Hace unas semanas que la ola mediática que acompaña a Podemos sugirió la posibilidad de amparar un nuevo sindicato vinculado al partido. No es nada nuevo que los partidos a la izquierda adquieran un brazo sindical. Las resistencias de la izquierda conservadora atrincherada en Izquierda Unida y PSOE y sus ramificaciones CC.OO y UGT ya se han desatado.

Lo cierto es que en ningún caso yo soy partidario de los sindicatos de partido ni con vínculos visibles. Pero eso sería una lectura muy corta del fenómeno Podemos que explota a la superficie con el movimiento 15M. Podemos es un fenómeno ideológico más que político. Tiene traducción electoral pero es más un frente conceptual y generacional. Ese fenómeno amplio también llegará al mundo sindical. Es muy probable que lo haga de manera fraccionada. Las diferentes mareas ciudadanas han demostrado que la parcialidad y el fraccionamiento no son un obstáculo para el éxito ya que exprimen al máximo el principio de concentración estratègica y dominio del know-how ideológico. Eso limita mucho el mensaje del sindicalismo tradicional sobre la imperiosa necesidad de la mirada global, amplia y cenital que persiste pero puede ser celular y en red en lugar de jerarquizada y central.

La marea de Podemos subirá hasta la playa sindical de manera inexorable por muchas razones. El sindicalismo mayoritario participa de la Cultura de la Transición, esa marca rígida a izquierda y derecha que marca el qué, el cómo y el por qué de casi todo en España. También participa de los valores centrales del Régimen del 78 del que se benefició de manera merecida pero ahora toca revisar. El sindicalismo mayoritario es todavía analógico, se ha ancianizado de pensamiento, obra y comunicación. Esa falta de actualización de la versión Sindicato XP ha dejado ya a demasiada gente fuera. El sistema de relaciones laborales se ha diversificado más allá del asalarismo hacia un montón de nuevas posibilidades. El sindicalismo no ha sabido entrar en ninguna de las profesiones 2.0 y en parte de las 1.01 con lo que ha dejado a una enorme cantidad de gente amparada por los convenios pero devinculada identitariamente. Es la historia del paraguas invisible. Nadie sabe que llueve hasta que no lo quitas.

La nueva marea Podemos implica un pensamiento lateral, horizontal y nuevo. Por eso es sorprendente y magmático e incluso contradictorio, porque está en construcción. O es que ya nadie recuerda la transición y su laboratorio de siglas e ideas? ¿Negamos el derecho a la creatividad ideológica?

Mientras tanto el sindicalismo tradicional se obsesiona con su supervivencia. Eso obliga a construir cualquier alternativa de forma outdoor. Dentro resulta tremendamente dificil porque cualquier grieta se convierte en vía de agua para propios y ajenos. Cualquier crítica es traición y cualquier revisión es utópica. La única manera de cambiar la interacción es cambiar el paradigma. La única manera de cambiar el guión es que los espectadores suban al escenario. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com