El peor candidato posible


Una de las razones de mi alejamiento de la política activa fue la agenda temática. Cuando estás dentro de un partido tu agenda -los temas sobre los que piensas y opinas- es muy limitada. Los límites de esa agenda vienen determinados por el espacio (política local), por la ideología (izquierda, derecha, nacionalismo) y por el electorado. Hoy me gustaría ocuparme de este tercer límite.

El electorado limita. Uno de los problemas de la democracia es la votación y las decisiones del electorado. El propio sistema es perverso y está pervertido. Para persuadir a un electorado amplio de que te vote hay que simplificar el mensaje a tal nivel que sea para todos los públicos. Y eso en temas complejos acaba convertido en engaño o en populismo. Es más, para conseguir que la gente te vote nunca puedes ir a contracorriente. Puedes nadar de lado pero nunca contracorriente. Por ejemplo, puedes hablar de capitalismo de casino como crítica o de urbanismo salvaje como límite, puedes hablar de la Casta para desplazar el núcleo de poder pero no puedes decir "el crecimiento del PIB es inviable e ilógico" porque nadie te seguirá. Todo el mundo concibe el progreso como una línea creciente del PIB. Así todo los políticos siguen hablando de más turismo, más industria, más de todo.. a pesar de que está demostrado que es inviable científicamente. Y por último el electorado te limita en el tono y en el análisis porque nadie quiere escuchar agoreros o previsores de desgracias. El presentismo es la nota predominante de la politica. El largo plazo murió hace tiempo. En política el pasado se olvida y el futuro se obvia. Y todo eso es responsabilidad de un electorado poco formado, olvidadizo y optimista patológico. Por eso yo dije un día que hubiera sido el peor candidato posible. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com