Votar en La Caixa #26N


El miércoles hay elecciones sindicales en La Caixa. Cuando llega ese momento siempre  hay mucho ruido. Tanto ruido que es difícil escuchar los susurros del eco de un trabajo continuo.

Empecé en esto con 29 años en plena efervescencia bancaria. Se abrían sucursales por todas partes y casi todo el mundo ascendía de puesto rápidamente. No me arrepiento. Hice lo único que podía hacer. Aceptarme como soy. Idealista e ideológico. Es verdad. Me pueden los principios y la conciencia. Me marcan una linea que seguir. A veces me tengo que tragar sapos y culebras pero nunca apago las luces largas de hacía donde quiero ir.

Ser sindicalista en banca es sumergirte en un montón de contradicciones. Es un sector donde el dinero es la matería prima y eso lo mancha todo. La mayor parte de los bancarios entienden las relaciones surgidas en su entorno profesional como relaciones de servicio. Otras veces de simple amistad. Es dificil meter pegamento colectivo ideológico en esos huecos. Además la empresa pone mucho empeño en individualizar y separar los intereses individuales metiéndote en cajitas y tarjetas de visita diferentes. En ese entorno demasiadas veces la personalización cliente-amigo-servicio y el "como está lo mío" son las campanas que suenan en la plaza cada día. Es un música de fondo. Parece que no está pero suena constantemente.

Ya llevo doce años de sindicalista. Mucho tiempo intentando meter pensamiento crítico y algo de rebeldía en cada oficina. Intentando superar el "es un chico majo" por el "cree en lo mismo que yo". Intentando saltar el "yo soy muy amigo de... " para sentir un "esta gente se lo toma en serio". Es dificil. Y cada vez lo es más.

Cuando empecé construí un rol de sindicalista. El sindicalista en el que yo creo. Y con todas mis contradicciones y mis vaivenes personales creo que sigo haciéndolo. Ofrezco sinceridad, constancia, rigor, análisis, seriedad, explicación, información y sensibilidad. No sé si es suficiente. A veces creo que ganan las sonrisas, las anécdotas, los cotilleos, el trapicheo, la cadena de favores, las falsas promesas o el confort del escuchante profesional que luego se va a casa y no hace nada con lo escuchado. Tampoco sé lo que ofrecen los demás. Sé que intento hacer el trabajo que yo exigiría de un sindicalista de banca. Que lo cuestione todo desde la sensatez. Que informe de todo desde la transparencia. Y que sea discreto desde la confianza.

El adversario es muy fuerte. El lado oscuro te dice que es tu padre para confundirte. Sus esbirros se disfrazan de lo que sea, incluso de amiguismo sindical.

Pero yo juego en un equipo que todavía sueña todo los días. Milito en CC.OO. Cuando juntamos toda nuestra ilusión deslumbramos. Sentimos lo que hacemos y sentimos lo que decimos. Incluso cuando nos equivocamos lo hacemos con el alma en la mano. Me disculpo si en algún momento el camino me ha hecho perder tacto. A veces uno pierde sensibilidad para poder gestionar la rabia. Entré en este equipo porque me gustó su pensamiento y su pasión por lo que hacemos. Representar a los compañeros y compañeras no deja de ser una carga de responsabilidad con toques de cierto honor. Suena a poesía ideológica pero suena así porque el día a día resquebraja la épica de lo cotidiano. Porque todo lo evidente acaba por ser invisible. Después de cada intento electoral es lo único que me consuela. Mirar una cifra y sentir que hay gente que cree en mi, en nosotros o en lo que representamos. Me da igual.

No vendo sonrisas. Es verdad. Regalo intensidad, entusiasmo, lucha y una sacudida de firmeza. Regalo todo lo que soy, todo lo que pienso, todo lo que hago y todo lo que escribo. Todo a lo que me atrevo. Reclamo idealismos y algo de justicia. No estoy de moda ni lo estaré porque los principios en los que creo son eternos.

El miércoles votas siglas, ideas y personas. Ninguna de esas tres cosas por su cuenta vale la pena. Solamente las tres cambian el mundo cuando van juntas. Yo creo en las tres. Por eso sigo en pie a pesar de todo el barro. El miércoles votas en La Caixa. Piénsalo. Vota CC.OO.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com