El syrizismo

La televisión afecta a las neuronas. La televisión atonta. Cualquier intento de acceder a una audiencia masiva pasa por degradar el mensaje al nivel más bajo posible de acuerdo con el público target. La videocracia por tanto degrada el mensaje político. Es la papilla del niño que no quiere comer política sólida. Se hace puré para que coma algo.



Una de las últimas simplificaciones de la videocracia es el asociacionismo de contagio. La estrategia de venta basada en el prescriptor de éxito. En publicidad lo vemos todos los días: un futbolista que vende un producto o un presentador que vende otro producto. Se supone que el gregarismo (efecto rebaño) hará que el consumidor compre el producto por pura imitación del líder. Es un recurso cutre pero efectivo.

En política la lucha de algunas opciones políticas por convertirse en syriza española roza los límites del patetismo. La apropiación del éxito griego, el derecho a tener la exclusiva para España del producto libra una carrera desigual. La apuesta de los medios es Podemos dado que les resulta más rentable porque la novedad de ambas cosas es fácil de relacionar. Izquierda Unida intenta meter la cabeza en la foto eximiendo legítimas semejanzas como ser una coalición y poner en el escaparate la marca izquierda. Compromís también ha intentando meterse en el selfie politico de Syriza.

¿Quién tiene más razón? Probablemente nadie. Syriza no es Podemos porque Syriza hace gala de su ideología y su marca de izquierdas mientras Podemos ni es una coalición ni dice ser de izquierdas. Syriza no es Izquierda Unida porque es la izquierda griega que ha superado al partido comunista griego mientras Izquierda Unida sigue con el partido comunista en metastasis. Syriza no es Compromís porque no hay componente identitario. Pero todo da igual porque alguien ha decidido que Syriza es la metáfora española de algo y ese es el mecanismo relevante. La imitación de una ola de cambio. Eso es un marco referencial, una estructura mental, un camino, un pasillo, un tobogán, un trampolín. No es el movimiento. Es el escenario. No es una respuesta. Es una pregunta. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com