El caloret i la dignitat

Todo podría ser una triste metáfora del destino. Las fallas ya tienen marca. Nuestra relaxed cup of cafe con leche in Plaza Mayor es el caloret faller. Un diá nos despertaremos y nos daremos cuenta de que solamente fue una pesadilla. Todo esto no es más que una falla que arderá algún día y se convertirá en ceniza.

Sobre los valencianos hay tópicos como sobre los andaluces o los catalanes. Llevo desde muy joven intentando demostrar que hay otros valencianos. Para mi es importante proyectar una imagen valenciana seria, rigurosa, comprometida y arraigada. Quiero ir por el mundo diciendo que soy valenciano y que eso suponga un cierto orgullo.

Ya no se trata de destrozar una lengua. Ya no se trata de faltarle al respeto al valenciano. Ya no se trata de reírse. Es que se rien de nosotros en la cara y a la espalda. Se trata del final de una época caracterizada por ser el hazmereír de toda España sino de todo el mundo. Se trata de volver a tener un ninot de president. Se trata de que Valencia ahora es la tierra de la luz, de las flores y la corrupción. Cada vez que surge un escándalo de caraduras y golfos tiene un gobernante valenciano metido en el ajo o una trama valenciana. Primero fue el que quería comprar cien gramos de caviar porque no lo vendían. Junto a él estaba el amiguito del alma que acabó persiguiendo gente por la calle. Otras se iban de fiesta de pijamas con su presupuesto municipal. El de las gafas oscuras se reía de los juzgados durante décadas y se meaba en las sedes de Izquierda Unida. El papá pitufo que tiene un hermano que le coge el teléfono a los periodistas y se niega a contestar preguntas pero se divertía intentando comprar téstigos y haciendo caja con la fé religiosa.

Tenemos estadios a medio acabar. Tenemos hemisférics rotos. Tenemos circuitos de Fórmula 1 que hemos pagado a precio de oro. Somos los únicos que no tienen televisión autonómica. Todos los desfalcos pasaban por Valencia o cercanías. No querían poner en el mapa y nos han puesto en el mapa. En el mapa de la vergüenza. Siento vergüenza de ser valenciano ahora mismo. Esta misma semana otra vez. Lo han conseguido. Han conseguido que pasemos vergüenza. Porque esos están ahí porque los votamos.

Cuando estaba viendo la intervención de Rita Barberá no pude dejar de pensar que quizá esto no es más que una falla metáforica de la borrachera del crédito, la bravuconeria del atrevimiento, la chuleria de la supremacía, la ignorancia sublimada. Todo arderá.

En las próximas elecciones autonómicas yo solamente les pido una cosa. Tienen opciones ideológicas útiles suficientes para cumplir mi deseo. El próximo gobierno autonómico lo va a tener muy complicado. Nos han robado mucho dinero. Pero por favor, que no nos roben más la dignidad. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com