El karma bancario

Cada cultura empresarial se basa en unos valores establecidos y compartidos. Estos valores se pueden establecer de manera deliberada y consciente o también de forma inconsciente. La cuestión es que siempre existe una cultura empresarial.  La cultura empresarial es el karma de la empresa que expide un perfume, un olor, un sabor, una sensación, un magnetismo. Es algo intangible pero perceptible. Es una energía que despide cada empresa en su forma de trabajar. 
Las esponjas de ese perfume que genera el karma bancario son las plantillas. Y los aerosoles que lanzan las esencias son los directivos. Es así más o menos como se genera el karma bancario. Se van acumulando vidas anteriores y se genera un aura energética que se transmite a la clientela y que puede derivar en el éxito o el fracaso. 
La energía no se crea ni se destruye, únicamente se transforma. Cualquier humano tiene tendencia a pensar que su antagonista usa las mismas estructuras mentales que él mismo. Uno recibe casi siempre lo que da. Las plantillas de banca también. 

Si una plantilla de banca vive sometida al miedo en mitad de un laberinto directivo olerá a miedo y su estructura mental será la dominación donde una parte ejerce todo su poder sobre otra. Y así tratará a la clientela. 
Si una plantilla vive sometida por su entramado directivo al estrés continuo su karma se basará en lo inmediato, la urgencia y la imprudencia, la supervivencia y la rutina ya que el estrés secuestra toda la energía para conservar los órganos vitales. Y así tratará a la clientela. 
Si una plantilla de banca vive en disociación cognitiva permanente entre el mensaje oficial y la realidad entenderá que el cinismo y la invisibilidad son las estructura mentales más apropiadas. Y así tratará a la clientela. 

Pero cuando un cliente entra en una sucursal, espera ser iluminado pero nota que falta algo de luz (miedo), espera ser escuchado nota que le escuchan desde la ausencia (estrés) y espera ser acogido pero nota una cierta frialdad (cinismo de supervivencia). Y entonces es cuando una empresa tiene un problema. Porque muchos clientes pierden vista pero pocos se quedan sin gusto y olfato. Y detectan el karma nada más entrar. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com