Sociedad de irresponsabilidad ilimitada

Puede que la fuente de todos los males del capitalismo haya sido dar personalidad a algo que no es una persona. A principios del siglo XX se empezó a otorgar personalidad jurídica a un ente abstracto. Se trataba de facilitar el emprendimiento empresarial. Así nacieron las sociedades anónimas y las sociedades de responsabilidad limitada. Unos entes con personalidad que no son personas.
Les simplifico. Si usted es una persona y se equivoca con un negocio que va a su nombre entrará en un listado de morosos que hará que cualquier banco o empresa de servicios le niegue el crédito casi el resto de su vida. Sin embargo, si usted constituye una sociedad limitada y no le va bien no se preocupe; al día siguiente puede constituir otra y seguir funcionando. Así nace la irresponsabilidad ilimitada como primera patología de las empresas. Usted puede ser un horrible gestor y mañana seguir gestionando. No hay un listado de malos gestores. Siempre puede llamarlo "mala suerte".

En estos días andan los exdirectivos de Bankia preocupados porque van a ser juzgados por una gran estafa. En el fondo, ellos aducirán que su responsabilidad se limitaba a la gestión. Trocear la responsabilidad hasta que nadie sea responsable de nada aunque todos lo son de todo.
Cada día cualquier atento observador puede descubrir en sus empresas uno de estos bichos. Dóciles psicópatas directivos que anteponen la vida de las personalidades jurídicas a la vida de las personas. Sociopatas del dinero que usan como coartada el bien de la empresa. Lo peor no es que existan y que pululen a sus anchas por las grandes empresas de este país. Lo peor es que se tapan entre ellos. Porque le podría pasar a alguno de sus cualquiera. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com