Los viejos lugares comunes

Cuando el profesor Robles recibe la noticia de que se tiene que jubilar nada presagiaba el concepto de obsolescencia programada para las mentes humana. Su llegada a España fue un salto en trampolín hacia la moderna realidad líquida. Su hijo se había convertido en su espacio antitético. Se había convertido en un títere del dinero.

La butaca de un cine fue en una determinada época uno de esos lugares comunes que todavía vinculaban a las personas. Ahora se habla de nativos digitales pero hubo una época en que hubo nativos catódicos. El cine ha languidecido como lugar común, espacio compartido emocional y lazo que une a gentes en generaciones marcadas por películas. Aquellos adolescentes de los ochenta fuimos los primeros en crecer bajo la colonización cultural del sistema mundo capitalista norteamericano con la llegada masiva de sitcoms y cine de nueva factura internacional.

Aún así el cine se resiste a abandonar la hoguera de las conversaciones. Una muestra evidente de ello son los resurgimientos, las reediciones o incluso los aniversarios que configura una mística, mítica y métrica compartida.

Hace unos días se reestrenaba Blade Runner y sus naves ardiendo más allá de Orión. Su acción transcurre en 2019 donde un planeta en declive es la coartada para la eterna lucha entre lo humano y sus replicantes. La divinidad y la rebelión del sacrilegio del otorgamiento de la vida. Blade Runner es un lugar común para muchos de los poetas de bandas sonoras, una estrofa donde quedarte a dormir, un discurso para sentarte a las puertas de Tannhäuser.

Este año se cumple el 25 aniversario de Pretty Woman -sí, ya son 25- la película que demostró que las narraciones cambian de personajes pero no de historias. La cenicienta con botas que nunca besaba junto a un Grey más prudente de una época bañada en tonos más pastel.

No quiero dejarme un último lugar común de cuando el cine Oma reunía a todos los niños de un pueblo incrustado en una fábrica. Hace un par de meses todavía era posible ver en pantalla grande la última versión de Cinema Paradiso. Supongo que el pobre profesor Robles no podría evitar derramar una lágrima al ver quemar aquel cine italiano y saber que su hijo no es más que la metáfora de cualquier lugar común de antaño. También del cine. Entre tantas lágrimas en la lluvía, todavía queda espacio para un cuento de hadas en el que te marchas tras 99 días esperando a tu amada. Ya nadie espera tanto.

Apuñaladme con mis cuchillos

El sábado por la noche un grupo de amigos salió de fiesta por Madrid. La cosa se lió un poco y uno de ellos acabó metido en una pelea donde le dieron seis puñaladas. Dos de ellas eran punzantes en el torax. El chico iba tan borracho que decidió no ir a ningún hospital ni curarse las heridas y seguir de fiesta. Pero sus amigos acabaron por llamar a una ambulancia ante la sangre que le brotaba. Mientras iba en la ambulancia todavía le dio tiempo a decirle a las enfermeras algún comentario sobre ellas, sus hijas y la belleza conjunta de todas ellas.

El domingo por la noche había elecciones en Andalucía. A pesar de las acreditadas sospechas de una trama de corrupción institucionalizada y conducida por personas pertenecientes a un partido político y en todo caso conscientes de ciertas golferías y poca vergüenza política de este partido político -cuyas siglas ahora mismo son irrelevantes- consiguió repetir resultado electoral.

Camps, Costa, Cotino, Fabra, Castedo también fueron votados en un caso evidente de prevaricación electoral que debería invalidar unas elecciones.

Recuerdo perfectamente mis vacaciones en México allá por el final del siglo pasado. Recuerdo que me dijeron que tuviera cuidado con los policías porque te detenían y te exigían que les pagarás para dejarte marchar o te llevaban detenido. Recuerdo ver la tele de allí y los periódicos y pensar en la corrupción como un fenómeno de otros países.

Fue Roosvelt quien se refirió por primera vez a Tacho Somoza de aquella manera tan realística de "es un hijo de puta pero es nuestro hijo de puta". Los estudios científicos ya empiezan a demostrar que la ideología afecta al pensamiento de manera que nos lleva a perdonar a los nuestros. Cerramos los ojos y nos tapamos las nariz cuando son los nuestros los que hacen fechorías y se llevan la pasta a casa. Bueno, todos no, pero parece que una mayoría sí.

No puedo ocultar mi decepción ante quienes siguen confiando en estructuras de partido que no son dignas de confianza porque la han malgastado.

Me queda el triste consuelo de que los valencianos fuimos los primeros en inventar el método. Nos pusimos hasta el culo de grandes eventos. Borrachos de ladrillo. Fuimos los primeros en elegir que nos apuñalen con nuestros propios cuchillos.

Volved a hacerlo. No os cortéis. Apuñaladme con mis propios cuchillos. Soy valenciano. No me daré ni cuenta. Simplemente seguiré de fiesta.

Corporocracia

Ni Huxley ni Orwell pudieron adivinar quienes serian los seres invisibles que dominarían el mundo. Tampoco Blade Runner acertó con los replicantes. Todos pensaban en la dominación del hombre por el hombre o de la máquina al hombre. Error.
Cuando se decidió dar vida a esos seres inanimados en los que las personas se diluyen y se convierten en partes de un todo nadie podía pensar que serían las empresas las que dominarían el mundo. Lejos queda aquel ideal marxista de la lucha de clases y por tanto entre personas. Ahora se trata de las empresas/corporaciones contra las personas.
Y esa lucha se libra aquí lejos en Grecia. No podía ser otro lugar el elegido para defender la democracia. Grecia intenta hoy defender la dignidad de las empresas frente a las corporaciones escondidas tras la Troika, disfrazadas de organismos con la careta de alguna democracia indirecta. Grecia defiende hoy una economía para las personas frente a los que quieren una economía contra las personas. Los gangsters del mercado apuntan con la pistola de la deuda.
Pero levanten la vista y miren más allá. Ahora mismo una empresa puede estar cambiando sus contadores, pueden estar subiéndose el calibre, pueden estar subiéndoles la tarifa, pueden estar haciendo negocio con un bien de todos como es el agua sin que ninguna administración pueda rechistar.
El frankenstein de Mary Shelley no está hecho de órganos humanos sino de acciones. Un círculo perfecto. Puede que sea su propio plan de pensiones el que más daño hace a su país. A usted mismo. 

Panorama para votar. Las claves de la precampaña en Sagunt.

El escaparate ya está diseñado e iluminado. Los consumidores/votantes ya pueden pasar a observar la mercancía. Llega la época en la que cada partido se rebautiza e intenta ofrecer lo mejor de sí mismo condensado en un sprint final que tiene más de escenificación que de utilidad. 



La disgregación. Sagunt se enfrenta a unas elecciones muy complicadas. El abanico de posibilidades se extrema en una ciudad que ya tenía una diversidad enorme y llena de matices. Los votantes de la eterna ciudad dual ahora tendrán que decidir con dos ejes más. Si antes decidían en clave izquierda-derecha, Sagunto-Puerto, valencianismo-españolismo ahora se añaden los ejes novedad-antigüedad y arriba-abajo o esquema revanchista que dibuja Podemos. En Sagunt se riza el rizo y se aglutinarán hasta ocho posibles candidaturas municipales. Los paneles no serán suficiente para tanta candidatura.

El bagaje. El esquema de partidos de Sagunt se puede dividir en dos tipos de partido: los que presentan bagaje de actuación y los que no. Empezando por los que no, son una verdadera incógnita. Conocer la dimensión de la "guillotina" de Podemos es difícil. El Puerto siempre ha sido un espacio conflictual -más que conflictivo- con lo que Podemos puede anclar con fuerza. Ciudadanos y UPyD son dos incógnitas absolutas que no me atrevo a valorar.
De los que se presentan con bagaje hay que distinguir. El PP se presenta con un balance de gestión saludable en tanto que ha conseguido superar toda la legislatura sin que planeara la amenaza de dejar el gobierno y sin que el municipio haya vivido una situación de bloqueo. En la oposición el PSOE tiene un desastre de tal magnitud que queda fuera de cualquier análisis. Compromís ha liderado el enfrentamiento  mientras Esquerra Unida seguía en su cómodo papel de partido-testimonio. Segregación Porteña se ha quedado a mitad de camino de todas partes sin apostar por nada y perdiendo en casi todo.

El planteamiento de la batalla. Cada partido hace sus movimientos estratégicos incluso cuando la estrategia es inconsciente (que suele ser en la mayoría de casos). El PP intenta afrontar con la mayor cohesión la tempestad de vergüenza y la primera ausencia de su líder (Alfredo Castelló) en muchos años. Los conservadores intentaran aferrarse al trabajo diario, la gestión y la sobriedad de la gestión local. Ahora falta valorar las salpicaduras de las chispas del tsunami de corrupción que navega en la espina dorsal del partido.
El PSOE se presenta en el caos más absoluto y con un candidato walking dead que resurge de las entrañas de la reconversión industrial.
Compromís ha hecho una lista "tradicional" ya que repiten sus dos primeros componentes y también es tradición hacer algún guiño al Puerto poniendo alguna pica en flandes entre los primeros puestos. De todos los monstruos políticos del ayuntamiento el candidato de Compromís es el único que sobrevive y se va a su cuarta legislatura. El problema de Compromís será que sigue oliendo a Bloc. En Sagunt la cooperativa política no ha cuajado como en otras latitudes y la candidatura acaba por ser una continuidad del BLOC. En ese sentido la onda expansiva del efecto Oltra no llega con tanta fuerza.
La apuesta de Esquerra Unida es la que aparece más nítida ya que sorprende la media de edad de los cuatro primeros puestos y el paso adelante de Guillermo Sampedro que no se había arremangado hasta ahora en la política municipal. La apuesta es coherente con el giro de candidatura que encabeza Alberto Garzón desde luego. Ahora falta saber la densidad política de sus componentes. Las encuestas no pintan bien para Esquerra Unida que ha visto en el monstruo de Podemos un parásito demasiado vigoroso aunque su bastión del Puerto de Sagunto siempre ha sido leal.

UPyD y Podemos presentan candidatos con el precinto todavía puesto y candidaturas de gente ajena a la política local hasta ahora. UPyD ha hecho un trabajo de pateo de calle durante toda la legislatura y su candidato es muy activo en redes sociales pero eso no garantiza votos en las locales.
Podemos bebe de las fuentes del 15M y municipalmente no han participado prácticamente. No obstante es un partido imprevisible que es capaz de tener porcentajes de intención de voto altos incluso donde no tienen ni siquiera estructura de partido o candidato. La marca se sitúa muy por encima de las personas.
Esquerra Republicana quizá presente su habitual candidatura testimonial y puede que Ciudadanos también lo haga. La incógnita de estos partidos es saber cuántos votos van a restar en los flujos con partidos del mismo segmento ideológico.

La conclusión es que es más difícil que nunca elegir a quién votar en las elecciones municipales de Sagunt. Las elecciones con más ejes de análisis, con más candidaturas que nunca y con menos notoriedad de las candidaturas. Eso no es bueno ni malo. Simplemente es complejo. Se admiten porras.




¿Por qué en Sagunto no "ganemos"?


El panorama ya está bastante despejado para las municipales de Mayo en el complejo municipio de Sagunt. Más allá de las valoraciones hacia las candidaturas y los candidatos creo que es el momento de hacer una primera valoración respecto a las estrategias de interacción. 

El resultado de las elecciones de Mayo parece estar configurándose como una especie de factura de los últimos cuatro años. Votar con el retrovisor no parece buena idea. La falta de movilización en la calle parece ser el síntoma claro de que la gente quiere sacar la guillotina del voto para que empiecen a rodar cabezas con lo que cualquier elección se convertirá en general. En ese contexto el bipartidismo lo tiene peor que nunca en Sagunt y pueden tener un resultado histórico e histérico.
Esa mirada hacia atrás no es buena consejera a la hora de votar. Ante ese yacimiento de votantes apátridas que buscaran una nueva opción que supere el PP-PSOE se han dado diferentes respuestas en otros municipios semejantes a Sagunto. En Gandía se han unido Compromís, Esquerra Unida y Esquerra Republicana (Podemos queda fuera) para formar Més Gandía y en Torrent Guanyem Torrent intenta un movimiento parecido.

Sin embargo, Sagunt siempre es la excepción en cuanto a la interacción de partidos. Evidentemente siempre se puede ofrecer a los ciudadanos una diversidad de opciones y que sean ellos quienes decidan, pero no es menos cierto que los ejercicios de pactabilidad previos a las elecciones ya suponen un buen precedente respecto a lo que nos espera. De hecho suponen un gran precedente pedagógico. Y quizá sea un buen momento para la pedagogía democrática.

No se trata solamente de Sagunt, si las fuerzas aspirantes a gobernar no son capaces de reducir su distancia la gobernabilidad de las instituciones corre peligro. Y ese peligro es mucho mayor cuando se trata del primer experimento de gobierno multipartido de la democracia en muchas autonomías y municipios. Un fracaso de gobiernos inicialmente progresistas-izquierdas-abajo será una losa dificil de levantar en entornos extracrisis. La ingobernabilidad es -con mucho- el mayor foco al que deberían poner luz los aspirantes dando por sentada la dispersión del voto.
En Sagunto ya estamos acostumbrados a una cierta dispersión pero siempre en torno a dos ejes de grandes partidos. Una dispersión atomizada y simétrica puede dar lugar a un problemón si los aspirantes no empiezan a dar muestras de tener algo de pegamento en el programa.

Por eso es relevante que en Sagunt ni se mencione un Guanyem o un Més Sagunt o un lo que sea que implique una cierta cohesión. El PSOE no está para muchos trotes pero Esquerra Unida, Compromís, Esquerra Republicana i Podem Morvedre no han dado ni un solo paso dando por sentadas sus diferencias históricas. Y no sé si los electores tenemos que dar por sentadas esas diferencias también el día después de las elecciones. Más allá del programa, ya interesa saber quienes pueden ofrecer garantías de gestión, porque dinero hay poco, la mayor parte comprometido y además nadie puede convocar elecciones anticipadas. 

MBC Fest era un fracaso anunciado

Finalmente el MBC Fest se traslada a Feria Valencia. La organización se ha descolgado con un comunicado en el que alude a un "desacuerdo" con los propietarios de los terrenos. Lo siento pero no cuela.
Se trata de una iniciativa privada nueva para hacer un festival de música indie en el Puerto de Sagunto. A la presentación (éxito) se adhirió el equipo de gobierno del PP.



Nadie dijo nada respecto a las incógnitas que se presentaban en el horizonte. Las fechas contraprograman otro festival al sur de Valencia al que acude un publico target parecido. Son fechas en las que el clima es muy variable ya que cambian de un año a otro. Los organizadores se presentaban sin bagaje alguno en la zona aunque puedan tener conocimientos musicales, es decir, sin dominio del know how concreto especialmente de logística. Recordemos los fracasos estrepitosos de organización de las primeras ediciones de festivales como el Arenal Sound y el San San. Ofrecían un producto que ha ido variando en el tiempo. Primero un festival indie español con toques extranjeros y finalmente un festival indie de reclamo disperso. La disponibilidad de plazas de residencia cerca del festival y el transporte. El Puerto de Sagunto no está bien comunicado por ferrocarril o metro y no dispone de suficientes plazas hoteleras cercanas a pie del festival. En estas fechas el diseño de la iconografía del festival ha sido bueno aunque los carteles eran de perfil bajo.
A esas incógnitas ahora se nos une la negociación del lugar que debería haber sido lo primero en cerrarse.
En este tiempo han hecho uso de la imagen de Sagunto en muchos anuncios de diverso calado, por tanto, afectan a la marca de la ciudad que ya sufrió un festival frascasado que acabó en Burriana.

Las primeras reacciones políticas y sociales que he podido leer giran sobre el eje de exigir responsabilidades políticas al equipo de gobierno (PP) por no resolver los posibles problemas que dicen tener los organizadores. Aluden a los puestos de trabajo creados que son tan efímeros como el festival. Lo siento, pero tampoco cuela. El pacto con el propietario de los terrenos es lo primero que debe estar cerrado. Sin eso no se hace nada más. Es ridículo pensar otra cosa. De otro lado la permanente presunción de negligencia que pesa sobre los gestores públicos y la permanente presunción de inteligencia sobre los gestores privados es injusta. Insisto en las dudas que generaba este festival más allá del problema actual. Una cosa es cierta, si el PP se unió al éxito de la organización ahora debe asumir también las salpicaduras del fracaso.

Pero más allá de la crítica partidista (ustedes lo hacen mal y nosotros bien) ahora hay varias cosas que acometer. La primera es defender los intereses de la cantidad de vecinos del municipio que tenían entrada y ahora quieren la devolución del dinero ante una modificación tan sustancial como ir a Feria Valencia. La segunda es restituir la imagen de Sagunto y no dejar que se vuelva a usar con tanta facilidad por iniciativas privadas, es decir, exigir responsabilidades a los organizadores de su mala organización.

Más allá de la música y el cabreo hay una cuestión conceptual. La iniciativa privada no siempre es santa, pura, casta y exitosa. Sagunto debería abandonar su exposición escaparatista permanente de mendicidad del desempleo mediante una gestión proactiva de sus fortalezas y oportunidades. La política no empieza ni acaba en las instituciones ni en los partidos. Está en los conciertos, en los recreos, en las fiestas... en cualquier parte. 

La nueva banca líquida

La teoría de las sociedades líquidas del profesor Bauman es perfectamente aplicable a la banca. La desaparición de vínculos sólidos no podía dejar de afectar al sector más capitalista, a la sangre del capitalismo, el dinero.

Efectivamente quienes trabajamos en banca notamos como se van desmoronando uno a uno todos los vínculos que habíamos mantenido hasta principios de siglo. Algunos desaparecen y otros se desgastas o adelgazan hasta convertirse en pequeños hilos fáciles de romper.
Es un fenómeno invisible -como casi todos- pero perfectamente identificable cuando se conoce el proceso bancario de los últimos años. Se esconde bajo capas de bancarización de las cajas o bajo ese lema estúpido de "esto es lo que hay" como si fuera la única de la realidades posibles, pero el proceso avanza sin parar como "la nada" en La Historia Interminable.

La nueva banca líquida se caracteriza por hacer lijar o fulminar todos los vínculos de la función de un banco dentro de su sociedad:


  1. Vínculo entre entidad y sociedad. La territorialización nacional/regional bancaria implicaba un cierta responsabilidad social/moral respecto a una sociedad. Un banco es una institución económica que debe resultar útil y funcional a la sociedad a la que sirve. De otra manera tendríamos bancos psicópatas preocupados solamente por su supervivencia individual. El sistema bancario español tenía un vínculo fuerte con su sociedad a través de dos vías: la obra social de las cajas y la propia inclusión financiera de esas entidades. Con la bancarización extrema de las cajas ese vínculo ha desaparecido o ha caído en la anorexia: nunca se ve lo suficientemente delgado. 
  2. Vínculo entre entidad y territorio. Fue el primero en desaparecer a finales de los noventa con la expansión internacional del Santander y BBVA y la expansión nacional de las múltiples Cajas de Ahorro. Primero se fragmentó y finalmente directamente ha desaparecido o ha dejado solamente algunos rastros. 
  3. Vínculo entre cliente y entidad. Es una fractura más reciente. Las entidades durante la crisis han renunciado a la visión de cliente (ofrecer los productos adecuados al perfil del cliente) para entrar en un vorágine de visión de producto (ofrecer los productos que más necesita el banco). Fue lo que ocurrió con diferentes productos que se vendieron como la manera de sobrevivir de cada entidad. La caída de la confianza en las entidades bancarias es ahora el primer problema para su gestión y rentabilidad. La mancha de desconfianza será dificil de borrar pero pone luz a la ruptura de un vínculo que existía: la gente se fiaba de su banco. Además el cliente ha aprendido ya una especie de "promiscuidad comercial" derivada del aprendizaje de las compañías de móvil y ADSL en el que "cambiar es siempre positivo" en una especie de subasta permanente de captación donde la fidelización pasa a un segundo plano. 
  4. Vínculo entre cliente y empleado. Era un clásico de la banca que no practicaban las Cajas de Ahorro. Con la bancarización extrema actual todas las entidades han eliminado el vínculo entre cliente y empleado. Se forja una rotación laboral casi constante que no permite fijar lazos. También se individualiza, segmenta y especializa la banca con una constante rotación funcional con venta de expectativas (promoción) que impide crear vínculos duraderos con los clientes. 
  5. Vínculo entre empleados. La individualización de condiciones laborales y la retribución variable fomentan la fractura de lazos de identificación entre las plantillas. Se individualizan los objetivos, los resultados pero también las condiciones laborales y la tipologia de clientes. De esta manera también se rompen los vínculos entre las plantillas que pasan a ser frágiles y atomizados. 
  6. Vinculo reputacional. Las entidades han perdido el vínculo reputacional de confianza pero en el camino también han erosionado el de la profesión bancaria. La masiva venta proactiva de productos parafinancieros como vajillas, ordenadores, televisores, seguros.... con aparente urgencia y desesperación junto a la desnaturalización de la canalización del crédito como función esencial vulneran cualquier principio reputacional para un profesional de banca. Trabajar en un banco ya no es lo que era. 

La nueva banca líquida no es más que la traducción profesional de una sociedad líquida sin arraigo, sin nudos, sin vínculos y sin ataduras. Una camisa de fuerza para cuerdos. 



Nuevos caminos del sindicalismo en banca

El sindicalismo debe estar en permanente evolución para controlar los instrumentos de superioridad de la empresa. El derecho laboral surge para proteger a la parte más débil (la asalariada) frente a la parte más fuerte (el capital).


Desde el principio del sindicalismo la superación de los límites impuestos por la empresa es el reto de futuro. Las empresas construyen continuamente nuevos espacios privativos donde ejercer su poder absoluto sin control. Por eso en estos momentos de crisis conceptual es importante encontrar nuevos caminos que permitan explorar nuevos yacimientos de influencia vetados a día de hoy dentro de las empresas para proteger al colectivo de trabajadores.
El sindicalismo en banca actualmente se basa en tres ejes. El primero es la hoja sindical (impresa o enviada a través del mail) con un esquema muy semejante y concreto. El segundo es la visita al centro de trabajo que va según estilos. El tercero es la interlocución y la negociación. Cuando surge alguna situación extrema es cuando reaparecen la asamblea presencial y la movilización que se suele concreta en una concentración más o menos numerosa.
El futuro del sindicalismo en banca pasa por sobrepasar estos límites y adentrarse en el territorio vedado actual de la "capacidad organizativa" de la empresa. Y no será suficiente estar presente en los órganos de dirección que te acaban por engullir en su funcionamiento. La novedad será que la vertiente individual será imprescindible. El delegado sindical de banca ya no dispone solamente de instrumentos colectivos sino también individuales para hacer su trabajo. En definitiva, será necesario estar presentes en todos los peldaños de la escalera con nuevas estrategias como:


  • Intrusión virtual. Todas las empresas de banca tienen plataformas virtuales de socialización y captación de inteligencia colectiva. Es preciso estar presente en la fabricación y mantenimiento de blogs profesionales internos, redes sociales internas, intrusión en procesos participativos (preguntas al presidente), intrusión en tormentas de ideas...  
  • Intrusión en reuniones. El sindicalismo debe acudir a más reuniones de manera directa. En las reuniones de banca es donde se gesta la cultura empresarial subliminal, la atmósfera del momento. Es imprescindible captar la temperatura en ese preciso instante y además controlar a los intervinientes. El desborde actual procede de esas reuniones de zona o de segmento. Hay que pedir estar incluso cuando uno no pertenece al segmento (directores, banca personal, empresas... ). Otro instrumento sería la contraprogramación de algunas reuniones con asambleas informativas de manera que cualquier persona pueda acreditar su presencia en la asamblea y excusar su presencia en una reunión fuera de horario. 
  • Ciberactivismo. Ya existe un ciberactivismo de consigna colectiva bastante admitido y protegido. Sin embargo, existen diferentes sentencias que valoran de manera muy diferente vertir opiniones sobre la empresa fuera del ámbito de la empresa desde la perspectiva individual. Está claro que cuando la finalidad es exclusivamente el desprestigio la respuesta es evidente, sin embargo, cuando simplemente se cuestiona la estrategia o la manera de hacer las cosas y afrontar situaciones en un determinado banco la protección del delegado sindical debería ser superior y sobre todo debería ser afirmada y exigida desde el ámbito sindical. Es el mismo mecanismo que la inamovilidad del centro de trabajo como exclusión de represalías. Ahora mismo existe cierta tolerancia hacia las opiniones públicas vertidas desde el sindicato como colectivo pero ¿qué ocurriría si se vertieran a título individual en un blog externo? 
  • Revincular la banca. La pérdida de vínculos caracteriza el nuevo mundo líquido. La izquierda social debe trabajar por reinstaurar los vínculos perdidos. La banca de hoy en día ha roto dos vínculos básicos: con el cliente y con el entorno (barrio-ciudad-región-país-planeta). Reconstruir los vínculos es devolver la función social a la banca como institución económica. El dinero no es neutro y la banca tiene mucho que decir. Toda banca debería ser ética y esa es una lucha también sindical.   
  • Reideologizar el centro de trabajo. Es imprescindible la pedagogía. Los movimientos sociales emergentes han dado lugar a partidos políticos emergentes y pronto surgirán los sindicatos emergentes. Esto permitirá una reideologización del conflicto que surge en el centro de trabajo. La pedagogía se abandonó hace tiempo lo que ha dado lugar a varias generaciones de analfabetos ideológicos que no dominan los conceptos básicos de conquista social. Esa pedagogía pasa por una renovación absoluta del lenguaje y los lenguajes narrativos para construir un nuevo relato sindical. 
  • Explorar la ficción. Uno de los problemas sindicales tradicionales que también se da en banca en encontrar protagonistas. El miedo cruza las relaciones laborales y nadie quiere dar la cara. Eso genera una dificultad en dos mecanismos básicos: la identificación y la sensibilización. La mejor manera de salvar estas dificultades es explorar la realidad ficcionada, es decir, reproducir esquemas de realidad desde la ficción mediante cortometrajes, web series o incluso cartas testimonio. 
  • Desafíar los límites de la prolongación de jornada. Hasta ahora la instrucción básica del sindicalismo en banca era el cumplimiento del horario de manera estricta. Las empresas han desbordado esa posibilidad con una carga de trabajo superior de manera que es imposible cumplir con las tareas asignadas en el tiempo disponible. En ese caso el desafío sindical podría consistir en hacer exactamente lo contrario, hacer horas extraordinarias y cobrarlas.  
  • Asambleas asíncronas. El presentismo y la dispersión dificultan enormemente la celebración de asambleas presenciales. Sin embargo, la tecnología permite ya la celebración (incluso desde el móvil) de asambleas asíncronas. Podemos ya ha trabajado con plataformas donde se votan las propuestas que pueden ser vistas por todo el mundo. Se puede adornar con videos explicativos e informativos. 
  • Movilizaciones comerciales. Los bancos centran su estrategia actual en las campañas comerciales. Existe la posibilidad de pedir la no comercialización de un determinado producto o la negativa a reportar resultados. La dificultad es la de siempre: en un sector como la banca no existe cultura de movilización pero en los últimos tiempos ya ha habido situaciones límites donde con un poco de imaginación más allá de la huelga/manifestación podría haberse experimentado. 
  • Intrusión reputativa. Es un terreno extremadamente complejo y que de nuevo se centraría en situaciones límite. La reputación social corporativa es un elemento central en las empresas de servicios. La reputación es la marca que genera valor añadido y permite obtener más margen de beneficio. Esa reputación es un intangible que depende de muchos factores. Actualmente la mayor parte de esos factores están al alcance de cualquiera (ejemplo forocoches-chikichiki) y no solo de los medios de comunicación. Trabajar los perímetros de esa reputación es una forma más de tensión negociadora (el ERE de CocaCola es una muestra de ello). 



Todas las iniciativas son arriesgadas puesto que suponen un desafío a la empresa. Pero así se ha escrito la historia del sindicalismo. No hay avance sin retroceso del otro. 

[El Interbancario] La excelencia consiste en usar mucho el Excel

Por fin queda aclarado el misterio de la excelencia. De tanto repetir el concepto para todo como si fuera el estribillo de una canción pop las plantillas de banca se preguntaban exactamente a qué se referían con el concepto “excelencia”. Desde el Interbancario podemos asegurar que la excelencia en términos de banca es usar mucho el Excel dado que los directivos que más se les llena la boca son los que más lo usan para pedir reportes a las oficinas.

[El Interbancario] Una casa de juegos acepta apuestas por los nuevos jefes de zona

La constante rumorología en los bancos no ha pasado desapercibida para las casas apuestas. Desde este mes de Enero una de las principales casas de apuestas británicas permite apostar por cual va a ser tu próximo jefe de zona. La continuidad se paga 2 a 1 mientras acertar un jefe de zona nuevo que no lo anteriormente llega al diez a uno.

[El interbancario] La Agenda de Ventas permitirá incluir los "momentos All Bran"

Como novedad para esta primavera en la Feria de Innovación Bancaria (FIB) se ha presentado una Agenda de Ventas que ya incluye la posibilidad de incluir los momentos All Bran de cada uno. Las oficinas habrán de coordinarse para usar el lavabo y no desatender la actividad comercial. Cada uno habrá de comprometerse a no cagar más de una vez al día en el momento señalado en la agenda y a no mear más de dos veces y hacerlo en momentos “valle”. De esta manera se espera aumentar la productividad en un 5% en el sector. No obstante, la patronal bancaria ya ha comunicado a los sindicatos la inclusión de la Cláusula “venir cagado de casa” en el próximo Convenio Colectivo. 

[El Interbancario] Entra una rata en una oficina pero no la echan por si baja el índice de calidad

Durante la mañana del jueves pasado se coló una rata en una conocida oficina del centro de Valencia. Cuando uno de los empleados se dirigía escoba en mano a expulsarla de la sucursal la Directora salió a toda velocidad de su despacho para evitar tal intención. Según explicó posteriormente “las encuestas de calidad nos dan malos resultados y no nos podemos permitir el lujo de bajar ni un punto más”. La rata salió por decisión propia minutos después satisfecha con la gestión realizada.

[El interbancario ] El Gestor de Marrones como figura emergente en banca

Algunas entidades ya apuestan fuerte por la nueva figura. 

El Gestor de Marrones en banca podría ser una de las profesiones con más futuro en banca. Se calcula que según el número de marrones de cada oficina se podrían necesitar entre uno y dos gestores.
El Gestor de Marrones se encargaría de todos los marrones que vayan apareciendo descargando así a sus compañeros para poder hacer más tarea comercial. Así por ejemplo será el encargado de contestar el teléfono o abrir la valija que son fuentes frecuentes de marrones directos y sobrevenidos. Entre sus funciones estará también cambiar el calendario y encontrar a la persona que se encarga de cada tema en el organigrama de la empresa. Las quejas de los clientes ocuparían la mayor parte del tiempo.
De hecho la primera promoción del Master en Marrones Bancarios está a punto de finalizar sus estudios y podrán incorporarse en breve a las entidades. 

Esto no es lo que hay


Supongo que también habrás tenido la curiosidad de saber qué es lo que votan alguna de tus amistades, familiares o colegas de trabajo. No es fácil pero existe un método que sin ser infalible es más bien efectivo. Se trata de la frase "esto es lo que hay". Es una frase que entraña un conservadurismo extremo. Ya puedes asegurar que esa gente es conservadora (neoliberal PP o socioliberal PSOE) cuando oigas es fatídica frase ante una clara injusticia: "Ya... bueno... pero esto es lo que hay".
No es verdad. Esto no es lo que hay. A veces esto es lo que quieren que haya. A veces es lo que dicen que hay. A veces es lo que no hay. Lo que falta. Los beneficiarios de esa frase son los beneficiados por ella, los que quieren que nada cambie.
El acto de rebeldía más grande que existe es hacer algo nuevo. Hacer algo nuevo significa hacer algo que nadie ha hecho pero también algo que nadie hace ahora mismo. A veces es no hacer algo que hace todo el mundo. A veces es hacer algo que nadie está haciendo. A veces es hacer lo que hace todo el mundo pero de otra manera. A veces es atreverse a decir sí cuando todo el mundo a tu alrededor dice no. A veces es decir no cuando todo el mundo se rinde ante la autoridad del sí.
La próxima vez que alguien diga delante de ti "esto es lo que hay" dile que no, que uno es dueño de su destino y de su felicidad. Que no se trata de hacer grandes gestas, ni de pasar a la historia pero sí de escribirla, de ser el protagonista de tu pequeña y propia historia. Que gente pequeña haciendo cosas pequeñas en pequeños lugares produce grandes cambios.
Esto no es lo que hay. Ni lo que habrá. Si tu quieres.

Fallas esenciales, esencia de fallas

La sombra de la ignorancia del caloret faller no puede tapar lo que todavía significan esas fiestas para un valenciano que defiende con dignidad sus raíces. Las fallas son sobretodo una bienvenida a la primavera donde se deja atrás el frío y se busca el nuevo calor del sol representado por el fuego de la falla. En eso al menos acertó la ignorante y enfervorizada alcaldesa de Valencia para vergüenza de unos pocos y cachondeo generalizado.



No me considero especialmente fallero. Probablemente porque como casi todo lo que he vivido con intensidad en mi vida ha acabado por defraudarme. Pero las fallas se han vivido con intensidad en mi casa. Con mucha intensidad. Las fallas aún hoy, con toda su banalidad y su superficialidad social aparente, con sus incongruencias derivadas de la masificada popularidad de la fiesta, sobreponiéndose a lo que cualquier diversión humana incluye -comer y beber- siguen teniendo un punto sagrado para mi.

Hay personas que todavía saben que las fallas es probablemente la única oportunidad anual de recuperar la calle para pasear tranquilamente. Las fallas son una fiesta de calle, una fiesta externa, un espacio compartido, un glorificación de lo público. Mientras la televisión nos intenta esconder en nuestras casas enseñándonos un mundo hóstil frente a la calma de estar viendo la tele, las fallas nos enseñan lo mejor de la calle, la decoración, la música, comer en la calle, pasear por la calle, por el mismo asfalto. Indudablemente eso genera inconvenientes que se deben racionalizar pero no olvidemos la importancia de ese hecho en una época sometida al imperio de lo individual, privado y automovolísitco. Las fallas para un adolescente suponen quizá la primera vez que sales solo, sin tus padres, la primera vez que quizá bebas alcohol, quizá tu primera amor. Ahora que para todos nuestros niños un lugar público es un centro comercial, las fallas nos reencuentran con la verdad.

Hay personas que todavía viven la fiesta de forma genuína y auténtica. Muchas personas viven las fallas desde la pasión. Son personas que saben que más allá de lo espectacular de un ninot debe haber una armonía, un equilibrio. Son personas que saben que la falla debe quemar bien. La falla debe saber morir de una manera concreta. Son personas que saben que una mascletá debe tener ritmo. Personas que leen los carteles con la crítica y que esperan que tengan sentido incluso ortográfico. Son personas que saben que desfilar no es andar. Que la cortesía con otra falla incluye un respeto. Que el alcohol ronda la fiesta pero no forma parte de ella. Que las gafas de sol no deberían ocultar un cansancio vivido con devoción. Personas que saben que detrás de un llibret hay ilusión, constancia y a veces incluso hay imaginación y conocimiento. Personas que saben el estribillo de Paquito el Chocolatero. Personas que saben elegir una senyera.

Lo cierto es que más allá de toda esta dignificación de la caloreta del foc faller lo más profundo de las fallas es que resulta inexplicable. Los valencianos quizá nos caractericemos esencialmente por eso. Por hacer cosas inexplicables. Como quemar belleza para convertirla en belleza ardiendo, en bella ceniza. Por convertir explosiones en sinfonías del ruido que suena en los altavoces de tu propia alma. Eso es inexplicable. Como tantas otras cosas.... que hay tan pocas personas que sean capaces de entender siendo inexplicables. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com