Panorama para votar. Las claves de la precampaña en Sagunt.

El escaparate ya está diseñado e iluminado. Los consumidores/votantes ya pueden pasar a observar la mercancía. Llega la época en la que cada partido se rebautiza e intenta ofrecer lo mejor de sí mismo condensado en un sprint final que tiene más de escenificación que de utilidad. 



La disgregación. Sagunt se enfrenta a unas elecciones muy complicadas. El abanico de posibilidades se extrema en una ciudad que ya tenía una diversidad enorme y llena de matices. Los votantes de la eterna ciudad dual ahora tendrán que decidir con dos ejes más. Si antes decidían en clave izquierda-derecha, Sagunto-Puerto, valencianismo-españolismo ahora se añaden los ejes novedad-antigüedad y arriba-abajo o esquema revanchista que dibuja Podemos. En Sagunt se riza el rizo y se aglutinarán hasta ocho posibles candidaturas municipales. Los paneles no serán suficiente para tanta candidatura.

El bagaje. El esquema de partidos de Sagunt se puede dividir en dos tipos de partido: los que presentan bagaje de actuación y los que no. Empezando por los que no, son una verdadera incógnita. Conocer la dimensión de la "guillotina" de Podemos es difícil. El Puerto siempre ha sido un espacio conflictual -más que conflictivo- con lo que Podemos puede anclar con fuerza. Ciudadanos y UPyD son dos incógnitas absolutas que no me atrevo a valorar.
De los que se presentan con bagaje hay que distinguir. El PP se presenta con un balance de gestión saludable en tanto que ha conseguido superar toda la legislatura sin que planeara la amenaza de dejar el gobierno y sin que el municipio haya vivido una situación de bloqueo. En la oposición el PSOE tiene un desastre de tal magnitud que queda fuera de cualquier análisis. Compromís ha liderado el enfrentamiento  mientras Esquerra Unida seguía en su cómodo papel de partido-testimonio. Segregación Porteña se ha quedado a mitad de camino de todas partes sin apostar por nada y perdiendo en casi todo.

El planteamiento de la batalla. Cada partido hace sus movimientos estratégicos incluso cuando la estrategia es inconsciente (que suele ser en la mayoría de casos). El PP intenta afrontar con la mayor cohesión la tempestad de vergüenza y la primera ausencia de su líder (Alfredo Castelló) en muchos años. Los conservadores intentaran aferrarse al trabajo diario, la gestión y la sobriedad de la gestión local. Ahora falta valorar las salpicaduras de las chispas del tsunami de corrupción que navega en la espina dorsal del partido.
El PSOE se presenta en el caos más absoluto y con un candidato walking dead que resurge de las entrañas de la reconversión industrial.
Compromís ha hecho una lista "tradicional" ya que repiten sus dos primeros componentes y también es tradición hacer algún guiño al Puerto poniendo alguna pica en flandes entre los primeros puestos. De todos los monstruos políticos del ayuntamiento el candidato de Compromís es el único que sobrevive y se va a su cuarta legislatura. El problema de Compromís será que sigue oliendo a Bloc. En Sagunt la cooperativa política no ha cuajado como en otras latitudes y la candidatura acaba por ser una continuidad del BLOC. En ese sentido la onda expansiva del efecto Oltra no llega con tanta fuerza.
La apuesta de Esquerra Unida es la que aparece más nítida ya que sorprende la media de edad de los cuatro primeros puestos y el paso adelante de Guillermo Sampedro que no se había arremangado hasta ahora en la política municipal. La apuesta es coherente con el giro de candidatura que encabeza Alberto Garzón desde luego. Ahora falta saber la densidad política de sus componentes. Las encuestas no pintan bien para Esquerra Unida que ha visto en el monstruo de Podemos un parásito demasiado vigoroso aunque su bastión del Puerto de Sagunto siempre ha sido leal.

UPyD y Podemos presentan candidatos con el precinto todavía puesto y candidaturas de gente ajena a la política local hasta ahora. UPyD ha hecho un trabajo de pateo de calle durante toda la legislatura y su candidato es muy activo en redes sociales pero eso no garantiza votos en las locales.
Podemos bebe de las fuentes del 15M y municipalmente no han participado prácticamente. No obstante es un partido imprevisible que es capaz de tener porcentajes de intención de voto altos incluso donde no tienen ni siquiera estructura de partido o candidato. La marca se sitúa muy por encima de las personas.
Esquerra Republicana quizá presente su habitual candidatura testimonial y puede que Ciudadanos también lo haga. La incógnita de estos partidos es saber cuántos votos van a restar en los flujos con partidos del mismo segmento ideológico.

La conclusión es que es más difícil que nunca elegir a quién votar en las elecciones municipales de Sagunt. Las elecciones con más ejes de análisis, con más candidaturas que nunca y con menos notoriedad de las candidaturas. Eso no es bueno ni malo. Simplemente es complejo. Se admiten porras.




copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com