La nueva campaña de Bankia es una provocación

Bankia ha lanzado una nueva campaña publicitaria cuyo eje es el esfuerzo. Para ello usa diversas metáforas visuales de esfuerzo continuado como el ahora llamado running. Esta campaña es una verdadera provocación para todos los que trabajamos en banca. 


Hace tiempo que se exigió un "esfuerzo extraordinario" a los trabajadores de banca para "salvar la situación y las entidades". Ese esfuerzo extraordinario se ha saldado con una pérdida de empleo de más de 70.000 puestos de trabajo. Un ERE invisible del que somos damnificados doblemente porque nos despiden y porque la sociedad nos salpica con las malas praxis de nuestras entidades.

Hoy en día en las entidades bancarias casi nadie trabaja las horas legales. Cada día se hacen miles de horas ilegales que evitan la creación de puestos de trabajo y que roban cotizaciones a la seguridad social. En otros artículos he explicado cómo consiguen eso sin pagar ni un euro en horas extraordinarias. Básicamente las plantillas de banca están enfermando de puro miedo o puro secuestro por chantaje emocional con frases como "en esta campaña os jugáis el pan de vuestros hijos". 

Así pues, hace mucho tiempo que las plantillas de banca están trabajando por encima de sus posibilidades. Hay mucha gente atendiendo al público con diazepan en el cajón, con lexatin en el bolso. Es gente que está asesorando sobre tu dinero y que duerme mal por las noches de puro miedo a la siguiente llamada por no llegar a los retos-objetivos que nos ponen. 

En ese contexto Bankia ha impuesto unilateralmente y de manera ilegal una jornada partida a su plantilla. Sin negociar y por las bravas. Por sus huevos. En el convenio del sector Bankia (sí, la que hemos pagado usted y yo) quiere que se cambien todas las normas sobre horarios. Más allá de la discusión sobre si sería bueno o no tener bancos abiertos por la tarde ellos quieren otra cosa. Ellos -la gente de los pisos altos- quieren simplemente que vivamos para el banco, que no hagamos otra cosa en todo el día, que dejemos a nuestras parejas, que dejemos de hacer deporte, que dejemos a nuestros hijos y que solamente nos dediquemos a trabajar. Y eso ya está pasando. 

Enchufo la tele y veo un anuncio de Bankia en el que aparece un señor subiendo escaleras, casi exhausto. Al llegar al final mira hacia arriba y una voz en off le dice que solamente conoce una manera de salir adelante "seguir trabajando". Es de noche y se ven las luces de una planta de una oficina (cual leyenda urbana del generalísimo Franco) encendidas. Mienten. Son las luces de las oficinas de abajo las que están encendidas. A pesar de los despidos o precisamente por eso. Los directivos de banca han enfermado de pura adicción al trabajo. De pura avaricia. De pura ambición o de simple supervivencia desorientada socialmente. Están locos. Se les ha ido la pinza. Los directivos de banca de este país forman parte de una casta bancaria a la que nunca le pasa nada a pesar de sus continuos errores. Han ido a por el dinero de la gente. Y ahora van a por nuestras vidas. A por las vidas de los que trabajamos en las oficinas. 

Si crees que esto no va contigo estás muy equivocad@. Quizá tú no trabajes en banca pero esa gente es la que maneja tu dinero. Y la próxima crisis financiera puede ser mucho peor. Trabajando en banca quedarán pocos, estarán agotados y harán con ellos lo que quieran. Y tú pagarás el próximo rescate. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com