Los inmortales y la rentabilidad

Acabo de leer una noticia en la que un alto cargo de mi entidad aduce dos dificultades básicas para gestionar la rentabilidad bancaria de hoy en día. Se trata del exceso de capacidad bancaria en la red y de la "falta de demanda de crédito solvente". 



Cualquier gestor debe asumir lo que se llama la política de hechos consumados, es decir, se encuentran con  una situación dada que es la que deben gestionar y no pueden hacer cambios hacia el pasado. En cualquier caso una organización eficiente es la que es capaz de hilvanar y construir un eje básico (cultura empresarial) que haga que esos directivos se manejen en el funambulismo siempre con red pero con la cuerda en la misma dirección. Cuando una entidad va dando bandazos, al final se resiente su rentabilidad y su eficiencia. 

Convendría pues, analizar los dos extremos de las "dificultades" que señala el directivo de altos vuelos. Allá por los años 90 la doctrina imperante en las cajas de ahorro era la expansión geográfica unida a la teoría del punto de venta. La teoría del punto de venta se basaba en la famosa "capilaridad". Con ella se defendía el mayor valor de las cajas: su arraigo en el entorno del que formaban parte y su conocimiento de la base de clientes, su interacción y su cultura propias. Toda la estrategia era coherente. Muchas oficinas con pocos empleados que conocían muy bien su mercado. Estar cerca del cliente era muy relevante. Además la teoría del punto de venta incluía la atención global de manera que cualquier empleado pudiera ofrecer, asesorar y contratar cualquier producto con cualquier cliente. Era una organización horizontal que depositaba la confianza en la oficina y evitaba embudos decisionales. El sistema tenía sus debilidades y amenazas que se materializaron después, pero en esencia esa era la teoría de moda en los "círculos directivos". 

Para llevar a cabo esa estrategia se adquirieron un determinado tipo de inmuebles por decisión de los directivos de la época (a partir de ahora "los inmortales" porque nunca mueren profesionalmente aunque pasan a mejor vida). Se trataba de locales pequeños pensados para tres o cuatro empleados donde todos tenían mesa salvo el director que tenía despacho. 

Esa fue la estrategia diseñada y estoy seguro de que figura en algunos de los inconclusos (porque el entorno es siempre hostil y voluble) planes estratégicos que se fabrican cada cierto tiempo. Y esa es la red de oficinas con la que contamos actualmente salvadas las inesperadas adquisiciones por incorporación de otros edificios de otras entidades que "atenúan" el modelo. 

Lo que viene a decir el actual alto directivo de mi entidad es que esa estrategia no solamente no resulta útil sino que es un rémora para la entidad porque ahora existe "demasiada" capacidad instalada. Lejos quedan aquellas insinuaciones a directores de que buscaran locales para cubrir una oficina por cada diez mil habitantes, luego cada siete mil, luego cada cinco mil. Aquellas también fueron decisiones de altos directivos. 

Y ¿donde están esos altos directivos ahora? ¿Dónde están los inmortales? Pues algunos de ellos gozan de una extraordinaria jubilación gracias a los acuerdos sindicales que a ellos tanto les molestaban. Pero otra parte de ellos simplemente siguen en el staff directivo sin más. Siguen ahí, valorados y tomando decisiones porque una vez cruzas la barrera hacía el corporativismo directivo nunca más vuelves a bajar al mundo de los mortales. 

Ahora la estrategia pasa por cerrar oficinas. Una posibilidad sería cerrar oficinas y mantener plantilla. Eso abrigaría muchas oficinas ya que no es lo mismo atender tres oficinas con cinco empleados que una oficina con cinco empleados. Las ayudas no son las mismas, ni las sustituciones, ni la formación del equipo ni la posibilidad de especializarse. Esa sería la alternativa menos mala. La otra -la que quieren los inmortales- es cerrar oficinas y deshacerse de plantilla. De manera que ocurrirá lo mismo que ha sucedido en toda la crisis: privatizamos ganancias (bonus) pero socializamos pérdidas (plantilla). 

Pero atendamos ahora la segunda de las "dificultades". Se trata de la falta de demanda de crédito solvente. La patronal bancaria ha sido una de las firmes defensoras del actual modelo de precarización olvidando que todos los trabajadores además somos clientes. Me explico. La demanda de crédito puede ser institucional/empresarial o particular. Ambas dependen del modelo socieconómico ya que un banco simplemente actúa cobrando a las partes intervinientes por mediar en el crédito y los medios de pago. Ese es básicamente el negocio. 

El modelo español sigue apostando por los sectores intensivos en mano de obra ya que su innovación y diseño todavía nunca han sido apuestas claras de los gobiernos. Eso quiere decir que dependen mucho de los costes laborales de su mano de obra. Y ahí entramos en la demanda de crédito solvente. El crédito por definición es una apuesta de futuro que se toma con decisiones del pasado. ¿Qué empresa puede acceder ahora a crédito solvente? Existen dos tipos de empresas: las supervivientes al drenaje de la crisis que podrán acceder poco a poco al crédito y las de nueva creación que no tienen historial sobre el que tomar las decisiones (ay la banca pública si existiera). En cuanto a los particulares casi el 100% de los contratos que se crean son eventuales con lo que no existe la posibilidad de proyectar ningún comportamiento financiero futuro. Lo que quiero decir es que los bancos se verán obligados a cambiar sus patrones de riesgo y su manera de analizarlo porque habrán cavado su propia trampa. No hay demanda de crédito solvente porque sus propios criterios lo impiden. Dejando aparte que poco les importó a los bancos que la demanda no fuera solvente en los años de la década prodigiosa. 

En definitiva, los inmortales nunca se equivocan porque nadie les contradice -como en el cuento del Rey Desnudo- y porque siempre parten de profecías autocumplidas, es decir, si apuesto por un modelo ese será el único modelo de éxito porque haré todo lo posible en la organización para que funcione. Algo así está pasando hoy en día en mi entidad. Pero ese es otro cuento. Y todavía no se han visto las perdices. 

Os dejo el enlace de la noticia: http://www.eleconomista.es/banca-finanzas/noticias/6728111/05/15/CaixaBank-ve-en-dimension-de-la-red-bancaria-la-principal-amenaza-para-el-sector.html#Kku81XjytV7SlKUM

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com