Cartelería electoral y marqueting básico en Sagunto. Elecciones 2015.

Mi post habitual de cada contienda electoral tiene un efecto añadido. Se trata de intentar demostrar que el marqueting tiene ideología y no es una ninguna ciencia neutra. Existe pues un marqueting adecuado para la izquierda-abajo-periferia y un marqueting adecuado para la derecha-arriba-centro.

No pretendo hacer un análisis exhaustivo sino solamente de los aspectos más destacados de los principales partidos intentando demostrar mi hipotesis de que la ideología y el subconsciente de grupo afecta a la manera de comunicar ideológicamente. Empecemos.

Partido Popular. El PP es con diferencia el que mejor entiende a su electorado. Sabe que la simplicidad y el clasicismo son los factores imperantes del electorado conservador. Así que usa un azul sobre blanco que facilita la lectura, con gran esponjamiento visual. Usa el flujo natural de lectura (diagonal de izquierda a derecha) para situar el texto y la foto. Después -tras un estudio de valores deduzco- introduce tres verbos (trabajar, hacer, crecer) seguidos de un punto y aparte para fijar el concepto. Son los tres verbos que más valora la gente de derechas. El candidato siempre sonríe levemente. El sublema parece optativo según soporte y lugar. Los carteles de candidato conviven con carteles de marca sencillos y directo. Vota PP azul sobre blanco.
Lo más curioso ideológicamente del PP es como se han volcado en las redes sociales. La foto de grupo que han usado es en las escaleras del Centro Cívico. Esta foto es toda una metáfora visual de la ideológica. Solamente hay que observar la manera de vestir. Después la colocación jerarquizante (jerarquía) y las lineas perfectamente marcadas (disciplina) que son los valores imperantes de la derecha de toda la vida.


Partido Socialista. PSOE también usa métodos clásicos de rojo sobre blanco en la misma linea que el PP (partidos de la casta). También busca el esponjamiento visual pero el candidato aparece más nítido. Eso sí, el photoshop fruto de la inseguridad de llevar un candidato que no es garantía de nada es evidente. En el caso de Crispin casi parece que la intención sea hacerlo irreconocible. Quizá lo sea. Denotar solamente el uso de "Paco" que la derecha hizo cambiar a Francisco Camps. El PSOE usa dos lemas. Uno es "Trabajo para ti" que no puede ser más desafortunado en este caso dado que el candidato es alto funcionario del Ayuntamiento de Sagunto y se ha forjado una fama de dudosa consideración. El otro es Gobernar para la mayoría una tautología clásica de los lemas cuando no tienes nada que decir. Una metáfora perfecta de un partido que se ha quedado sin mensaje y sin candidato. También conviven cartel de marca (fondo rojo letras blancas) muy visible en tablones electorales con cartel de candidato.

Izquierda Unida se queda a mitad de camino de muchos sitios. Por un lado opta por anclajes urbanos para sus candidatos en lugar de fondos blancos lo que resta peso al candidato. Intentan situar al candidato en su entorno pero eso hace muy dificil cuadrar la luz de manera que el anclaje parece más una caída en paracaidas. Lo que sí es un acierto ya tradicional es el uso del cartel de grupo en horizontal. Es tremendamente visible y permite dar sensación de gente corriente, funcionamiento horizontal y claridad expositiva (esta vez sí fondo blanco).

Iniciativa Porteña en congruencia con su progresiva degradación ideológica usa un cartel que bien podría ser de una comisión de falla o la celebración de una champions en cuánto a su informalidad y lenguaje corporal. Escogen la playa para anclarse y con eso renuncian a fuertes simbolismos de otro tipo. En cuanto al texto optan por un proyecto concreto para delimitar su leit motif fruto de haberse quedado sin su principal mensaje que es pedir la separación del Puerto. Tampoco parece haber foto de candidato lo que también permite ver su falta de liderazgos carismáticos. El resto de marqueting es un lanzamiento de ideas en las farolas vinculadas a cosas concretas y proyectos concretos lo que indica que su función ha quedado relegada a la defensa de cuestiones concretas (lobby porteño). Lejos queda la época de uso de colores y estética anarquista (negro y rojo) y agitación. Ahora parecen querer morverse en aguas menos conflictuales. Incluso no aparecen referencias identitarias sino de gestión con lo que olvidan para siempre su origen y finalidad.

Compromís. Lo de Compromís es ciertamente extraño porque últimamente manejaban muy bien la comunicación. Por un lado ofrecen carteles y pancartas de gran nitidez de marca. El emoticono es un gran éxito comunicativo. Sin embargo, han optado por un naranja casi rojo de fondo para todo. En primeros planos como el Mónica Oltra es identificable pero en otros planos como los de Morera parece un fantasma suspendido en el aire. Deberían haber dado instrucciones claras porque todos los colectivos se han lanzado a convertir todo a naranja subido, incluidas las fotos de grupo en las que resulta prácticamente imposible distinguir quien es quien. Es el caso de la foto de grupo de Compromís per Sagunt que está poco preparada en cuanto a la composición y resulta demasiado inidentificable salvo que estes a un metro de de distancia. Con el naranja subido  se obtiene mucha visibilidad de color pero poca de personas. Me parece  un error.
Lo de "AmbValentia" merece capítulo aparte. Todo el discurso de Compromís del último año se ha basado en girar hacia la gestión y el positivismo. Sin embargo, optan por un valor propio de los cuatro años de oposición: la valentia. Es cierto que Valentia fue nombre de la capital y que esa V es de Victoria y que hay un elemento muy valencià (BNV) pero el lema es más un retrovisor que una imagen de gobierno y más teniendo en cuenta que el otro lema es "La teua presidenta". Deduzco que el uso de un lema tan antiquisimo se produce por el efecto de género "presidenta" que sería la primera. Tanto es así que a nivel local Compromís parece haber preferido un "Ara, les persones" mucho más adecuado, creando un punto y seguido, un futuro y una esperanza.


Podemos. Lo de ADN Morvedre es una contradicción en sí misma. Su partido se precia de ser uno de los que mejor maneja la comunicación. No hay más que ver algunos de sus actos y apariciones en televisión. Sin embargo, aquí permiten que sin coaligarse con nadie acudan con una marca blanca pero vinculada. Esa marca incluye el término ADN que es un término genético y en política admite reminisencias oscuras. Además usan el mismo color morado que Podemos y un tipo de letra que si no es el mismo es parecido. En las autonómicas usan un "Es ahora" que es más fruto de las dinámicas internas (Ahora podemos como vencedor) que de la estrategia electoral de Podemos que sabe perfectamente que ese "ahora" son las generales. Vuelven a optar por carteles de grupo donde combinar género y edad. El autonómico está anclado en un borroso urbano y en formato mosqueteros. El local es una apuesta un poco friki La disposición es aleatoria, el lenguaje corporal es disperso, el fondo se reconoce de milagro, no hay cartel de candidato ni nombres de personas (que tampoco es que sean muy conocidos). El lema es 1% de visibilidad, 100% transparencia que contiene números y letras y con un tipo de letra handscript que intenta rememorar lo artesanal. En fin.... para mi un desastre comunicativo lo que no evitará que salir en la tele haga sus estragos de éxito entre el electorado.

Ciudadanos se sube el naranja que es el color del cambio y el corporativo propio para instaurar el mantra de "Sagunto pide un cambio". La palabra "cambio" parece seguir teniendo el efecto hipnótico de siempre. Extrañamente no usa ni cartel de candidato ni de grupo sino un cartel de dos en jerarquía (algo típico de la derecha) e incluye la profesión y formación de los candidatos (meritocracia y elitismo típicos de la derecha). En todo caso la simplicidad (valor también de la derecha) permite una gran visibilidad del texto y los candidatos.

UpyD opta por un cartel de fondo playero. Creo que ya he opinado suficiente sobre los fondos de entorno. Restan visibilidad y frivolizan el cartel. El candidato ocupa gran parte del cartel dejando el magenta situado abajo junto al logo lo que resta visibilidad y distinción. El color de un partido es fundamental y UPyD ahi tenía un punto fuerte. Es un cartel sencillo. El lenguaje corporal del candidato (brazos cruzados) es de primero de marqueting porque indica cerrazón e impermeabilidad a la interacción ajena lo que no parece la mejor idea.

Lo de Esquerra Republicana admite pocos comentarios. La foto es básica, el logo es básico y genérico. Parece una campaña hecha sin ganas.





copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com