Las zonas ciegas de la izquierda en Sagunt

Uno de los conceptos más importantes del coaching político es la zona ciega. La zona ciega es nuestra sombra. Nos persigue a todas partes pero la desconocemos. La zona ciega es esa parte de la imagen que proyectamos que nadie nos dice. La parte que nos ocultan. La parte que no conocemos de nosotros mismos. Las organizaciones tienen una zona ciega, una paja ajena metida en el ojo que no les deja ver el camino correcto a seguir. Cuánto menor es esa zona ciega mejor es el rendimiento para una organización y mejores los resultados para los administrados. 




¿Cuáles son las zonas ciegas de la política en Sagunt y por qué no las ven? Las razones de su no visibilidad las encontramos en la interacción creada en cualquier grupo. Los vectores de relación -el pegamento humano surgido entre el grupo- son las mejores vendas para no ver lo que uno no quiere ver. Pero vayamos desgranando conceptos.

Compromís y el efecto boomerang. Uno de los problemas básicos que tenía que resolver Compromís en su zona ciega era identitario. Tenía que decidir si ya era Compromís o todavía era Bloc. Lo ha resuelto a medias. Hay una evidente regeneración en las listas pero todavía quedan varios centinelas de las esencias. Sin embargo una de las mayores sombras era su candidato. Quico Fernández afronta su cuarta legislatura y a pesar de eso quiso envolverse en la bandera del cambio. Es dificil vender un producto antiguo como nuevo. Esa es una zona ciega que ahora le está afectando en su relación con Izquierda Unida. Si el candidato de Compromís fuera cualquier otro quizá los recelos de Izquierda Unida serían menores aunque también los resultados. Además de eso el candidato de Compromís ha basado su acción política en dos vectores: la vehemencia y la contundencia. Su capacidad dialéctica es evidente y su potencia envidiable hasta el punto de que ha llevado a Compromís al mejor resultado histórico. Pero esos dos vectores son vectores que generan desconfianza y distancia como efecto boomerang. El gobierno se hace desde la seducción política. La oposición es otra cosa. El primer problema de Quico es la seducción de socios de gobierno precisamente porque ha sembrado vientos y ahora recoge tempestades. Hace un año que debió empezar a tender puentes que ahora necesita. Pero si es Alcalde su principal problema será el nivel de rechazo especialmente en el Puerto. Y eso se lo tendrá que ganar con seducción y no con contundencia. Ser Alcalde te hace moderar los plenos, arbitrar en lugar de hablar. Ese papel será duro para Compromís ya que si su número dos se va a Les Corts se queda prácticamente deshabitado dialécticamente.

Izquierda Unida y su centrifugadora. Izquierda Unida tiene una enorme zona ciega. Tan grande que acabará con ella como fuerza política. De inicio es una trituradora de talento. Por sus listas ha pasado lo más sólido ideológicamente de la izquierda en el municipio y han sido capaces de derribarlo. El Partido Comunista se ha convertido en un problema muy serio para Izquierda Unida. En Sagunto no son capaces de señalar las siete diferencias que han hecho que en un entorno de fracaso generalizado hayan construido un modelo de éxito. El secreto estaba en la semilla de esperanza que significaba el equipo que pusieron a dar la cara. Si no le dan una oportunidad a esa gente de abandonar la política de testimonio para hacer cosas, para generar cambios, acabaran con la esperanza. La gente está cansada de sueños de izquierdas, ahora quiere realidades. El mayor enemigo de Izquierda Unida es la asamblea de Izquierda Unida. Los problemas identitarios de la coalición de izquierdas son la verdad revelada y la paranoia. Izquierda Unida es incapaz de entender el plural de la palabra izquierda más allá de las elecciones o de su propio programa. Sus decisiones se siguen basando en pasar facturas del pasado. Decisiones basadas en el rencor como la de evitar la alcaldia de Quico proponiendo la de Guillermo a pesar de que saben que su equipo todavía no está maduro. Si su intención es la de evitar que el recambio sustituya al cambio deberían decirlo más claro y sobre todo jugando mejor al ajedrez. Tres asambleas para pedir una cosa que es imposible parece sacar a relucir demasiada zona ciega. Centrifugar permanentemente no lava mejor la ropa.

Podemos y el revulsivo ingenuo. Creo que las bases de Podemos no son conscientes de la estrategía de su cúpula. Lo mejor de Podemos sin duda es que ha cambiado todo el mapa. Es una ficha de parchís metida en un tablero de ajedrez. No solo cambia la jugada. Cambia el juego. Lo mejor de la novedad es que empieza a tomar decisiones. Sus primeras decisiones han sido sencillas. Promover todos los gobiernos de cambio posibles. Pero creo que tampoco son conscientes de la dificultad local que genera gobernar con Compromís. Compromís no deja de ser la herencia del Bloc y el Puerto de Sagunto mantiene un voto flotante porteñista con mucha capacidad de influencia en las masas populares de pensamiento simple. Además Podemos maneja siempre una agenda errónea. Equivocan competencias y piensan que todos los gobiernos son el mismo gobierno. Olvidan escalas (autonómica, local, estatal y europea) las mezclan y hacen un revuelto considerable que hará que cometan muchos pequeños errores que otros se encargaran de agrandar. Si Sagunto aborda un gobierno de ocho será la gran fiesta de la oposición. El gobierno no tendrá músculo y la oposición tendrá la posición del francotirador.

El PSOE y el espejito mágico. Quizá lo más llamativo tras las elecciones es la zona ciega del PSOE en Sagunto. El PSOE no es consciente de que es una especie en vías de extinción como el PASOC en Grecia. Ni lo es Pedro Sánchez, ni Ximo Puig ni Francisco Crispín. El PSOE de Sagunt ha tenido el peor resultado de su historia con diferencia. Pero no solamente es eso sino que además no tiene ninguna capacidad de influencia en positivo sobre la ciudad ya que es un partido bajo "cordón sanitario" por su candidato. Nadie quiere ni acercarse a él. Su única capacidad en los próximos cuatro años será embrutecer la vida política lo que será muy impertinente con un gobierno en minoría. Si el PSOE no entiende que está al borde del abismo y solamente puede moverse en una dirección caerá con todo el equipo. Si no deja de mirarse en ese espejito mágico que le dice lo guapo que es pronto morderá la manzana del sueño eterno.


Aglutinar el NO a un PP corrupto, una banda organizada para saquear el dinero público, no era demasiado difícil. Pero si la izquierda se sigue pisando la cola obligaremos a elegir entre gobiernos estables y corruptos y gobiernos inestables, débiles y al borde de un ataque de nervios. Y eso no es una elección leal. Camino allanado para nuevos mesías. Para nuestro propio Berlusconi. Cuidado. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com