Pixar vuelve pero al revés

Alfredo Di Stefano nunca fue un gran comentarista pero dejó frases para la historia. En uno de sus comentarios sobre el mundial de Italia 90 decía que hay porteros tan malos que lo único que se les puede pedir es que los balones que vayan fuera que no los eche dentro. 



Algo así sucede cada vez que últimamente una familia bienintecionada intenta situar a sus pequeños ante una pantalla. Es difícil encontrar algo que no tumbe todos tus esfuerzos de coeducación y diálogo. El efecto Disney sobre Pixar hizo como ese portero tan malo. Los balones que iban fuera los echaba dentro pero parece que Pixar ha peleado duro por empezar a parar pelotas. 

La última de Pixar es Al Revés o Inside Out para los bilingües. Es de esas películas que actúan como espejo de cualquier persona. El argumento estuvo siempre ahí delante. Dar sentido a las voces que uno escucha en su interior. Lo difícil es hacerlo entretenido. Lo dificil es construir las fases del héroe y hacer que simples emociones parezcan personajes. Habíamos personificado cosas y animales. Pixar ha conseguido personificar emociones. 

Lo más difícil en una sala de cine es la verosimilitud. Lo más difícil es hacerte creer que podría pasar. Lo sublime es hacerte creer que pasa. Que está pasando ante ti. Y Pixar además sube un escalón para recordarte que no solamente pasa ante ti sino que está pasando dentro de ti. 

Cualquier miembro de la familia esbozará una sonrisa al mirarse en el espejo de la pantalla. Cualquier miembro de la familia recordará que una vez fue así, que la infancia es un lugar común, una especie de patria universal. Los pequeños rotos y descosidos que el guardameta de Disney desliza no consiguen empañar una buena película de dibujos animados que pueden ver niños de cualquier edad. Incluso los niños ya jubilados. 

La ira, la tristeza, la alegría, el miedo. Todos juntos conviven en nuestras cabezas en un parque de atracciones interno lleno de toboganes de recuerdos, fórmulas de pensamiento abstracto y una unidad central que el tren del pensamiento intenta dominar. Se puede aprender y se puede divertir. Se puede aprender mientras te diviertes y aprender algo divertido. En una pantalla casi todo es posible. Con imaginación. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com