Las nuevas patrullas ciudadanas

Uno de los recuerdos más impactantes de mi adolescencia fueron las patrullas ciudadanas antidroga en la zona de la playa del Puerto. Allí había unos recreativos a los que acudíamos semanalmente y frente a ellos un grupo de adictos que también encontraba allí su lugar de reunión. Recuerdo ver grupos de vecinos ahuyentándolos con palos. Se organizaban ante la ineficacia policial con el problema del tráfico y consumo de drogas en la calle. Era la época de apogeo de la heroína. 

El Tribunal Supremo ha fallado contra el Ayuntamiento de Sagunto por la expropiación forzosa de unos terrenos cercanos a la playa justo detrás de Ciudadmar. La gestión del tripartito (hace casi una década) intentó concentrar los derechos urbanísticos en una zona de la parcela para no tener que expropiar el terreno ya que el Plan General de Ordenación Urbana los calificaba como escolares. El gobierno de PSOE, Bloc y Esquerra Unida de entonces intentó no afrontar ese coste. El siguiente gobierno del Partido Popular junto a los segregacionistas porteños abandonó esa línea por considerar que todo el solar debía permanecer como público lo que conducía a la expropiación directa a los propietarios y un gasto de cinco millones de euros.
Y finalmente muchos años después habrá que abonar entre todos los vecinos del municipio ese dinero.

A estas alturas del artículo usted ya se habrá aburrido de leer esta cuestión. Porque no es fácil ni divertida. A usted le resultaría más fácil hablar de códigos postales cuando se menciona al tripartito, o de patos quizá. La mayor parte de los no lectores de este artículo encontrarán una coartada maravillosa para no pensar en este tipo de cosas farragosas y complejas.

Sin embargo, la política es eso. Afrontar cuestiones aburridas en un noventa por ciento. Encerrarse en laberintos legislativos. Cumplir plazos. Priorizar cuestiones. Pensar en plural. Devanarse los sesos para hacer mucho con poco.

Esta semana asistiremos a un cruce de acusaciones o de matices. Ya pasó con la Gerencia. Pasa contínuamente en este municipio -Sagunto- tan conflictual (no confundir con conflictivo). Y pasa porque el votante maneja vectores simples de decisión de voto mientras la política de verdad se maneja en entornos complejos.

Quizá ahora sería más importante que nunca la creación de nuevas patrullas ciudadanas que vigilen a los políticos municipales de manera organizada. Quizá sea necesario vigilar a los nuevos yonkis del poder de siglas diversas y dispersas. Sin palos pero con estudios y conocimientos. Unidades de vigilancia cívica. Algo que supere el tradicional asociacionismo vecinal y que ponga el foco en la negligencia, en la pasividad o en la falta de planificación. La complejidad se gestiona desde lo complejo. Después vendrá la campaña y los programas para simplificarlo todo.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com