Sindicalistas escribiendo con el diccionario de la empresa

Dos de los mayores errores de la comunicación sindical en las empresas son la compra de conceptos marcados desde la empresa y la creación de metáforas proporcionadas por el liberalismo. En ambos casos se construyen marcos cognitivos erróneos donde es difícil salir bien parado. 

 La patronal de banca pretender atacar directamente a las plantillas de banca para reducir sus costes salariales. Para ellos ataca por todos los flancos, salario directo, indirecto y diferido. La respuesta sindical que yo he visto -entre otras muchas- ha sido una foto en la que aparece una mano oponiéndose al objetivo donde figura el lema "No a la banca low cost" que después se ha mejorado hacia "No a un Convenio Low Cost"

Analicemos este mensaje aparentemente inocente y cómo subyace un error sindical de importancia capital. La primera es el uso del NO como instrumento de marqueting. Es muy dificil vender un NO. El NO significa una reactividad a una pregunta -pérdida de iniciativa- y significa también un inmovilismo frente a una iniciativa. Es un hecho frecuente entre la izquierda; tanto la reactividad como la negatividad. Dar el giro copernicano de la comunicación -hacer que sean los otros los que digan NO- es uno de los grandes éxitos de la comunicación de los partidos emergentes como Podemos o  Ciudadanos. Esa capacidad para CREAR agenda y no hacer seguidismo es muy importante en comunicación.



Sigamos con el ejemplo. La mente humana piensa en imágenes y conceptos. Cada imagen y concepto sugiere una huella emocional. Evidentemente no en todas las culturas y personas la huella emocional es la misma pero sí que existen ciertos lugares comunes. En el contexto económico "low cost" tiene connotaciones positivas por lo que la "banca low cost" en principio es algo bueno para el consumidor. Conclusión: el mensaje es negativo, confuso y compra un marco cognitivo de carácter liberal. 
¿Había opciones? A bote pronto se me ocurre el concepto "banca cutre". Es impactante. A nivel positivo se me ocurre "Por una banca digna y cercana". O un sencillo "Por un convenio justo" donde metes a la patronal en el concepto de justícia que es un jardín donde lo va a pasar mal. 

Esto es solamente un ejemplo anecdótico pero el proceso sucede continuamente -al menos en el sindicalismo de banca que yo conozco- y en ocasiones incluso sucede por conveniencia sindical. A modo de recordatorio podría poner dos ejemplos claros de cómo la comunicación sindical compra conceptos del diccionario de la empresa. Escribir con el diccionario de la empresa es jugar fuera de casa. 

En Caixabank los despidos de gente mayor no se llaman ni despidos ni prejubilaciones, se llaman Desvinculaciones Voluntarias Incentivadas. No hay que ser muy listo para analizar cuáles son las connotaciones de las tres palabras. Desvincularse es algo neutro, voluntario e incentivado ya es la leche. En todo caso, socialmente no figuran como despidos a pesar de formar parte de un ERE invisible y permanente que afecta como una guillotina del DNI a los que entran en la cincuentena. Es difícil después vender algo frente a ese concepto que ofrece la empresa. Nadie debería oponerse a DVI porque son "maravillosas". Nadie ha evitado despidos porque la palabra despido nunca estuvo encima de la mesa. 

Otro de los grandes hitos de la entrada en marcos cognitivos de la empresa fue el concepto "integración" de oficinas. Una integración -para entendernos- es un cierre como un piano. Simplemente los saldos de una oficina pasan a otra (no se iban a quedar en el limbo). De manera que la empresa siempre habla de "integraciones" y no de "cierres". Integrar es algo chulo, refiere al concepto unión incluso al concepto sinergia. El sindicalismo compra el concepto y habla de "Protocolo de Integración" en lugar de "Instrucciones de Cierre" con lo que resuulta difícil vender posteriormente ninguna gestión sindical defensiva. Un cargo integrado es un desnombramiento por cierre de oficina pero "cargo integrado" es más sútil y reduce la carga negativa. Y sin carga negativa no se construye conciencia colectiva. Por lo menos en sindicalismo que nació para proteger a la parte más débil de la relación laboral. 

Hay más ejemplos, como Plan de Mejora o Descolgados objetivos. La cuestión es que la empresa siempre bautiza los conceptos y con ello coloniza las mentes de la plantilla sin la más mínima oposición sindical. Incluso en ocasiones la comunicación sindical hace seguidismo del diccionario de la empresa porque piensa que ganará credibilidad y prestigio. 

El próximo reto de la comunicación sindical es llamar a las cosas por su nombre. Abandonar la jerga técnica, hablar como habla la afiliación y sobre todo, no hablar con el diccionario de la empresa en la boca o en el teclado.


¿Te ha gustado? ¿Crees que este tipo de artículos deben seguir publicándose? Mantener este blog requiere un esfuerzo. Si crees que es un proyecto que vale la pena mantener y quieres echar una mano puedes hacerlo aquí. El donativo irá para sostener las actividades de la asociación civisnet.es

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com