Keep calm


A lo largo de la historia la propaganda ha sido un arma crucial en todas las guerras. Leyendas y mitos como el Tambor del Bruch o las Murallas de Jericó derribadas con el sonido de las trompetas prueban que el aspecto de las propias tropas se cuida con mucho maquillaje o incluso cirugía de propaganda.

Los peores personajes de la historia han puesto la propaganda al servicio de su mezquinos intereses. La Segunda Guerra Mundial fue la primera gran guerra mediática y la propaganda se usó para hacer crecer la sombra propia por encima del propio tamaño. Los nazis intentaron y consiguieron apropiarse de casi todos los códigos recién creados por la radio y el cine. También dominaron los códigos de comunicación ideológicos; pero la novedad -sin duda- fue el dominio de la propaganda con los nuevos medios recién nacidos. Incluso su maestro de la propaganda Goebbels nos ha dejado frases para la historia. Una mentira repetida muchas veces acaba por convertirse en una verdad. Una frase que ya forma parte del acervo cultura común sobre propaganda. 

Sin embargo, entre la propaganda de la Segunda guerra mundial se diseñó una campaña por parte del Gobierno Británico para empoderar a sus ciudadanos frente al inminente ataque nazi. Se trataba de una serie de tres carteles de los que el último no llegó nunca a ser usado. Se trata del ahora famoso "Keep calm and carry on". La frase viene a invitar a los ciudadanos a mantener la calma y seguir con sus vidas. Hacer como si no pasara nada aún sabiendo que era evidente que pasaba algo y era muy grave. Las autoridades intentaban ganar la confianza de su población con un "disimulen mientras estamos trabajando en ello y lo arreglaremos". Se pretendía una apariencia de normalidad mientras se establecía la estrategia real de la victoria. 

Las distinciones entre terrorismo y guerra dependen muchas veces de quién ponga la etiqueta. Es indudable que para ISIS estamos en guerra aunque en Europa lo llamemos terrorismo. También es fácil darse cuenta del uso que hace ISIS de los nuevos medios de propaganda a su alcance, Internet especialmente. Y parece incuestionable que con este tipo de actos busca sembrar el terror en nuestras ciudades. Lo que no tengo tan claro es cuál es la estrategia defensiva trazada por nuestros medios de comunicación. Quizá no hayamos aprendido que las estrategias de victoria se tejen en la oscuridad mientras los demás -los ciudadanos de a pie- nos dedicamos a la propaganda contra el terror. Quizá haya llegado el momento de usar el cartel: "Keep calm and carry on". 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com