Mi gran noche

Ningún socorrista te aconsejará nadar contracorriente, el esfuerzo es muy grande y la corriente no se cansa. Lo racional es nadar en diagonal. La comedia es la diagonal del cine, a lo largo del tiempo se ha usado para salvar la censura política. Ahora se usa para salvar la censura comercial. La comedia es el refugio de la perversión crítica, aquel lugar en el que te ríes de la risa; en el que escribes más entre líneas que sobre las lineas.

Decía Alex de la Iglesia en una entrevista que prefiere la comedia porque mientras sientes no piensas. Es la mejor manera de enviar mensajes con calado. Mi gran noche tiene portada de comedia y cinta de pensar. Como aquellas películas porno de videoclub que se alquilaban metidas en cajas de películas de miedo de serie B. Por fuera parece una cosa y desde dentro se observa otra.

Mi gran noche tiene grandes méritos que ofrecer. Uno siempre gusta de apreciar la lectura en capas como si cada película fuera una tarta. Lo delicioso es poder disfrutar de cada nueva capa que descubres. Uno se ríe cuando asiste a una sucesión de diálogos perversamente inscritos en la superficialidad. Después se fija en la crítica subyacente a la industria del espectáculo sin arte. Finalmente encuentra una fina capa de caramelo social envenenado entre un escaparate atrapado en un interior absurdo frente a un mundo conflictivo y real en el exterior.

Mi gran noche es nadar en diagonal, cuando el éxito se asocia al uso de códigos narrativos de la industria norteamericana para aumentar la escala de resonancia. Incluso para que todos los públicos españoles sean capaces de adoptar la historia como propia. Mi gran noche escoge códigos propios ibéricos, construye una especie de "ruin bar" fílmico, escarba en la basura de este país para reciclar las caricaturas de todos esos personajes que habitan el festival del humor en el que se ha convertido España. No deja títere con cabeza.

Quizá lo mejor es comprobar que los actores viven al servicio de un guión y se enaltecen tanto como sus guionistas les hacen crecer. Y así, en Mi gran noche, crecen hasta conseguir su gran noche cantando en un coro de locos que viajan en una patera de placer justo antes de llegar a la catarata final.  No se la pierdan.


copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com