La reconversión bancaria a examen

La irrupción de las financieras tecnológicas ha visibilizado cuál es el auténtico trasfondo de la reconversión bancaria. Internet facilitó la globalización. De ellos se aprovechó la banca durante una primera época ya que el capital es la mercancia más fácil de transportar de un sitio a otro. Sin embargo, la misma globalización se está volviendo en contra de la banca. Con una crisis de deuda a nivel mundial con techos de deuda pública, empresarial y particular y el crédito a intereses negativos la banca comercial y salvaje se ha quedado sin habitat para sobrevivir.



Internet lo cambia todo. También la banca. Las fintech atacan por todos los sectores: asesoramiento, inversión, descuento de efectos, inversión inmobiliaria. La recién aprobada legislación sobre crowdfunding que ultima sus detalles más concretos ha hecho surgir un pequeño alud de empresas tecnológicas dedicadas a las finanzas. Su ventaja comparativa es que nacen en entornos digitales, son más rápidas y adaptables. Aunque como en cualquier universo reciente todavía les queda mucho drenaje que soportar. Lo cierto es que triunfe el nombre que triunfe el sector ha venido a quedarse y a crecer rápidamente. Pequeñas empresas tecnológicas pondrán fácil el acceso al crédito a particulares y empresas, no hará falta firmar tantos papeles, no te obligaran a contratar productos complementarios en venta cruzada, con mejores precios. La banca salvaje lo tiene difícil porque necesita mucha comida para alimentarse y tarda demasiado en reaccionar.

Es lógico pensar que en la actualidad la banca salvaje sigue teniendo una posición de dominio. De hecho ese es su mayor activo en este momento y trata de explotarlo. La estrategia bancaria a corto plazo en España para mantener vivas las marcas bancarias es la de blindar un oligopolio y aprovechar la situación de dominio económico y de marco legal para subir las barreras de entrada y no dejar entrar competencia en el sector. Eso supone intentar ponerle puertas al campo. Durante un tiempo dará resultado pero el negocio de la banca salvaje es insostenible si siguen conduciendo mirando el retrovisor.

Algunas entidades ya tienen divisiones de innnovación trabajando en nuevas posibilidades. Una de las posibilidades de supervivencia de las marcas bancarias es asociarse con fintech ya que dominan el know how y además tienen la financiación para empezar. Lo que ocurre es que la lentitud de los dinosaurios bancarios puede que no llegue a tiempo.

Mientras tanto las estrategias más arraigadas en la banca salvaje actual intentan sobrevivir al dinero a coste cero mediante unas pocas viejas tácticas. Con el dinero gratis es difícil comprar y vender dinero y tener margen, así que hay que obtener los ingresos de otras partes.

Básicamente las estrategias son dos. La primera es obtener ingresos de otras vías, es decir, subir las comisiones. En un oligopolio a precios semipactados subir los precios supone excluir del mercado a quienes no pueden pagarlo.  Es una lógica capitalista salvaje en cuestiones energéticas y también financieras. A corto plazo los clientes no se mueven a buscar otras fórmulas por pura pereza comparativa e inercia comercial. Además cuentan con la ventaja de que España es un país de alfabetización tardía y de brecha digital grande con tecnofobias varias. Con eso se aseguran un mercado cautivo de la gestión personal al que pueden ahogar con comisiones.

La segunda estrategia es la configuración de la oficina bancaria como una nueva unidad de venta. Cambiar la lógica de la oficina. Una oficina bancaria tiene actualmente restricciones horarias y de seguridad. Las nuevas oficinas bancarias buscan ampliar la experiencia comercial en tiempo y espacio. Ya vemos oficinas de vanguardia con una zona de autoservicio asistido (cajero + internet),  una zona comercial y una zona para el efectivo. La lógica de la rutina hace que esas zonas sigan unidas pero si se llegan a diferenciar podemos encontrarnos con una persona que nos asiste en el cajero, una zona de intercambio comercial donde se pueden vender todos los productos que puedan imaginar y una zona de trasiego efectivo con sus medidas de seguridad. E incluso podemos llegar a ver como cada una de las zonas tiene un horario diferente y trabajadores de empresas diferentes.

Poner en valor los inmuebles, los puntos de venta y la capacidad comercial de las plantillas de banca es una posibilidad de supervivencia para la banca salvaje. Eso sí, los bancarios se tendrán que acostumbrar a vender móviles, recoger paquetes de Amazon, vender seguros, viajes, ropa por catálogo... o quizá no... quizá vayan reduciendo las plantillas de banca y vayan contratando para estos nuevos grandes almacenes bancarios a personas con menor cualificación y menores expectativas salariales.

Este es el trasfondo de la difícil negociación de convenio colectivo en banca y ahorro. Ya no hay tanto pastel y además el reparto se quiere desequilibrar más todavía. La banca no deja de ser un espejo de la sociedad. Un negocio diferente da para salarios diferentes con lo que las plantillas de banca se reducirán y cobrarán menos dinero. Un proceso que se lleva gestando desde hace veinte años con escalas salariales diversas pero que se agudizará en los próximos tiempos. No hay pan para tanto bancario pero habrá más pan para unos que para otros. Precisamente escogerán a los hunters -una expresión muy de moda en banca- (los sicarios comerciales) capaces de destruir su propio habitat con tal de sobrevivir. Eso hará que registremos olas de banca salvaje más agudizadas que las de las preferentes o las clausulas suelo.

La movilidad funcional que se firmó hace años es un acordeón que puede convertir las oficinas bancarias en auténticos supermercados; primero financieros y luego ya veremos.  Las soluciones sindicales actuales siguen ancladas en la zona de confort de los aspectos laborales pero si no entran en el mismo centro del negocio (la misión y estrategia empresarial) no conseguirán más que puertas de salida engrasadas y redes para trapecistas. Si el sindicalismo en banca no hace de contraequilibrio de la histeria directiva solamente conseguirán una selección artificial y progresiva. Invadir sindicalmente la capacidad organizativa de las empresas es inaplazable si se quiere sobrevivir como sector. Y el sindicalismo de banca es el único mecanismo social de defensa del que dispone ahora mismo el sistema ante bancos cada vez más salvajes y más grandes (too big to fail).


El espacio de la banca social y alternativa en toda esta historia debe ser el de aprovechar las grietas de la banca salvaje para conectar con nichos de mercado. El espacio de la banca social y alternativa debe ser el asesoramiento y el asentamiento sobre los pilares de la banca: la prudencia, la confianza y la discreción. La banca social, ética y alternativa tiene una oportunidad en la proximidad y la cercanía. Seguramente si ahora alguien inventara una caja de ahorros recibiría un premio a la mejor start up. Lo cierto es que el marco sigue ahí. La mayor parte de las personas tienen necesidades financieras que van unidas al asesoramiento de proximidad y un catálogo reducido de productos. Satisfacer esas necesidades da para un negocio rentable pero no para la "maximización de beneficios" en la que opera el tardocapitalismo.


El sector financiero se divide ahora mismo en grandes entidades y pequeñas fintech. Poco a poco esto se irá equilibrando. La fintech pueden representar la esperanza de una oferta financiera más inclusiva y eficiente. Sin caer en la ingenuidad de que el final del capitalismo sigue enrolado en la dictadura de la distribución.
Se trata de una auténtica reconversión financiera europea y mundial. Cada pedazo será un átomo especialista en una materia. Algunos de esos átomos están siendo fundados por los expulsados de la banca actual, tanto inversores seniors como asaltantes juniors. Quizá inundarán nuestra vida de nuevas "necesidades financieras" pero lo que está claro es que la banca salvaje tendrá que reinventar para ser útil a la sociedad o simplemente desaparecer. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com