La fiebre del nuevo oro: nuestros datos

Una de las guerras comerciales más invisibles y cruentas del momento se disputa sobre nuestros datos. Es una nueva fiebre del oro, materia prima disponible de manera gratuita. Solamente hay que saber buscarla y luego tratarla. El último que llegue se quedará sin el nuevo oro, sin el nuevo petroleo. 
En una sociedad industrial el oro era valor refugio, valor de intercambio y riqueza natural apropiable de manera gratuita. Al petroleo le pasó algo parecido. Estaba allí debajo, accesible de manera gratuita. Estuvo allí durante siglos sin que nadie le diera importancia hasta que fue decisivo para la economía del país. Quizá el sol sea el nuevo petróleo económico y España lo menosprecia. Aunque el turismo le debería haber dado una pista histórica. En todo caso, ya está muy claro que el nuevo oro son nuestros datos.

Actualmente muchas empresas pelean por nuestros datos. Tener más y mejores datos para comerciar con ellos. Google lo hace con datos de búsquedas, localizaciones, correos, fotografías incluso con mi blog (he detectado que aparecen muchos anuncios de bancos e imagino que el robot de google no ha leído los artículos). Facebook también acumula datos. Las estrategias son diferentes. Facebook quiere vender datos más "calientes", mientras Google trabaja con datos más frios.

Facebook últimamente anda buceando en nuestra memoria (nos recuerda cosas del pasado) y nuestras emociones (más emoticonos reactivos). Busca datos más íntimos y propios porque lo de que compartamos noticias no le da para su negocio. Google reconoce ya casi todo lo que fotografíamos. Prueba a poner en google fotos una palabra en su búsqueda. Yo probé con "coche" y salen todas las fotos de coches que tengo (al menos la mayoría). Acumulan datos y más datos que tienen sentido para vender mejor los anuncios. Eso de momento, con el tiempo ya veremos. Datos precisos de edad, ubicación geográfica, intereses, fases emocionales (más activos o menos activos, más me gusta o menos me gusta), nivel cultural, género, etapa vital (divorcio, matrimonio, paternidad-maternidad). Todo eso es oro para un anunciante de ropa de bebé o saber cuál es el mejor día para vender entradas de un festival de verano o un viaje.

Es la materia prima de una sociedad informacional: los datos. Quien tenga mejores datos para comerciar y ofrecer a otras empresas será el rey del futuro. Y lo que es mejor es que son gratis. Los regalamos. Por eso, mientras llega el momento en que merecidamente nos paguen por nuestro datos mi sugerencia es usar el sarcasmo, la ironía y directamente la mentira. Mentid bellacos, mentidle a Google y a Facebook. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com