Youtubers y la dictadura de los extrovertidos

La extroversión no debería ser más que una característica de la personalidad de la misma manera que lo es introversión. Sin embargo no lo es, es algo más. La extroversión se ha convertido en la "normalidad". Es el nodo de referencia para establecer las conductas desviadas, es el núcleo de la campana de Gauss que determina tu estatus y parte de tu identidad. Los introvertidos son trasladados a la periferia del sistema desde pequeños. La timidez es algo de lo que desembarazarse. La interacción social es admirada. La aceptación social es una reválida. La soledad es un infierno. El silencio algo evitable mediante una palabra constante, pertinaz e invasiva. 



En España ser introvertido te convierte en raro. Disfrutar de la soledad, del silencio, del mundo interior, de tu rincón exquisito, del pensamiento frente a la acción, de lo racional frente a lo emotivo, todo eso te convierte en raro. La dictadura de los extrovertidos te obliga a seguir al rebaño y ser la oveja negra no es fácil. 

El sistema económico no es neutro en estas materias. El capitalismo de consumismo extremo es una disciplina pensada para extrovertidos. El hedonismo de sabores y olores, la apariencia de vestuarios, el cambio permanente, la adicción a la novedad. La necesidad permanente de interacción social, la necesidad de comunicación constante les hace consumir bienes y servicios. 
El tardocapitalismo de entretenimiento necesita más el optimismo extrovertido que el realismo introvertido. La publicidad muestra personas extrovertidas en ámbitos de extroversión. Las emociones que más favorecen el consumo son las emociones positivas: la euforia es un fuerte catalizador de consumo; el recogimiento y la reflexión en la compra no son mecanismos potenciadores. El extrovertido se convierte en el Rey León de la cultura del entretenimiento, sometido a una promesa eterna de que todo esto algún día será suyo. Su mecanismo de supervivencia es la aceptación y adaptación al cambio, su empatía emocional y su manejo de la sociabilidad como espacio de confort. 

Durante la adolescencia y juventud el efecto gregario de pertenencia al grupo y la aceptación social forjan con mucha más intensidad la identidad colectiva e individual. Si pertenecer al mundo mediterráneo y latino no fuera suficiente (cultura del ruido, de la luz, de la gastronomía, del contacto personal) también la tecnología se pone de parte de los extrovertidos. 

Cuando recluimos a los niños en casa alguien podría pensar que asistiríamos a una generación más introvertida. La tecnología se ha ocupado de demostrar que no es así. No hay más que ver a los gladiadores del nuevo coliseo romano llamado redes sociales. La tecnología está ofreciendo un espejismo para un desierto cada vez más enorme: la posibilidad de convertirte en influencer tecnológico usando tu extroversión. Los extrovertidos tienen todavía más ventaja con la nueva tecnología.  

Una generación de millenials está creciendo con una cultura de mitos dominante: el "influencer" extrovertido y narcisista. Si escribir es un acto presuntuoso de pensar que tus opiniones pueden resultar útiles, exponerte ante la cámara lo es todavía más sobre todo si no parte de ningún sentido del análisis y la reflexión. 

Si analizamos los códigos compartidos por los youtubers detectaremos la enorme ventaja que la sociedad tecnológica del entretenimiento ofrece a los extrovertidos. 

  • Bufonización. La base del entretenimiento es el humor y la risa como iconos de felicidad. Sonreir es obligatorio en la dictadura extrovertida. Sin embargo, los códigos narrativos del humor siempre han sido dispersos. El bufón es diferente del payaso y el payaso es diferente del chistoso y el chistoso diferente del irónico y sarcástico. Cada escalón requiere adquirir unas competencias para descifrar el enigma que siempre supone el humor. El humor youtuber funciona a la baja porque se basa en la obtención cuantitativa de likes. Por tanto, impone un imperio del humor situado en la banda baja de la bufonada y la payasada. Lo sutil es ladeado, lo complejo es saqueado, solamente los lugares comunes más básicos (bufonada corporal) son espacios ampliamente compartidos. Una ventaja para los extrovertidos. 
  • Consumo a demanda. La desaparición de la pantalla compartida se sitúa de manera simultánea con el consumo a demanda, es decir, ya no solamente no compartimos contenidos intergeneracionales sino que además con el consumo a demanda se producen dos fenómenos paralelos. El primero es la aparición de un target unificado, masivo y homogéneo por edad. El target siempre existió pero su impermeabilidad y estancamiento es una novedad. El segundo es el acortamiento existente entre deseo/necesidad y recompensa. Para el consumismo esta reducción es muy importante. Amazon podría dar lecciones magistrales sobre el tema. El umbral de frustración debe estar tan bajo como sea posible para generar conductas adictivas y compulsivas-emocionales. Los extrovertidos son el perfil idóneo para capitanear la influencia. No hay más que ver a las influencers de moda de Instagram y Youtube para comprobar que la cantidad es el mecanismo de identificación más sencillo en un mercado donde la calidad y la exclusividad no generan tantos likes. 
  • Cosificación de la alteridad. El consumismo mercantiliza todo. El otro se convierte en un objeto que puede ser usado como mercancía. Así surgen las diferentes versiones de este fenómeno. Youtubers que enseñan a seducir pero también Youtubers que usan la ridiculización ajena mediante el engaño como mecanismo de engagement para conseguir likes. El otro es un instrumento para su finalidad. El extrovertido (activo-autor-mayoritario) además puede someter al introvertido (pasivo-receptor-minoritario). No es nuevo, los medios para jóvenes siempre han usado la mentira como recurso (Se pueden ver las bromas de "Anda ya" durante años para demostrarlo). El grado de crueldad de las bromas y comentarios, sin embargo, es un fenómeno nuevo, un recurso recurrente y excesivo donde el individualismo excluyente reina frente a los comportamientos, géneros o razas minoritarias. 
  • Atrevimiento narcisista. Una de las características de la extroversión es la impulsividad. La impulsividad es uno de los recursos más rentables para el consumismo. Esa impulsividad es una relativa carencia de mecanismos de control y miedo. Indudablemente la linea entre la prudencia y el miedo es muy corta pero los extrovertidos y los introvertidos la ponen en lugares diferentes. El primer atrevimiento es ponerse delante de una cámara. El segundo atrevimiento es pensar que tienes algo que decir. El tercer atrevimiento es pensar que transgredir pautas de convivencia y respeto es divertido. El último atrevimiento es pensar que tus acciones no tienen consecuencias. Muchos de los vídeos de youtubers son pruebas autoimpuestas que salpican a extraños o conocidos. No es más que un juego mediático de beso, verdad y atrevimiento eterno. Un juego en su sentido más lúdico, el de pensar que simplemente nada tiene consecuencias. 
  • La eterna juventud. Uno de los disparates del mensaje que están asumiendo hoy en día los adolescentes españoles es que existe un modelo de anticipación del éxito y que es de carácter tecnológico-mediático. Es una especie de Delorean del éxito que te lleva directamente al ático del sistema con tu propio canal. La extoversión puntúa en España siempre más que la introversión pero no siempre la diferencia es tanta. A lo largo de la vida hay muchas etapas donde la introversión es más valorada. Indudablemente con un paro juvenil de las dimensiones del actual y una generación Ni-Ni, la cultura del entretenimiento favorece la creación de una eterna adolescencia que puede prolongarse hasta los 30 o más. Los códigos de una generación sin trabajo pero con dinero no son los mismos que los de una generación con trabajo y con dinero. El cauce mental no es el mismo. El mito de la eterna juventud forma parte del espejismo. Yotuberismo de gaming es como ser futbolista. Se puede ser hasta una cierta edad. La edad en la que se comparten esos códigos. Después hay que retirarse y meterse en la vida normal. Algunos conseguirán eternizarse como futbolistas o toreros en sus mundos paralelos, pero la mayoría tendrá que alistarse en las filas de la gente común. Asumir el riesgo de abandonar los estudios demasiado pronto es una reflexión de tal calado que hay que medir muy bien si tu futuro no existe en el presente o simplemente tu presente no te permitirá tener un futuro. 

La tecnología no es neutra sino que se maneja en un contexto determinado e interacciona con él. La transformación tecnológica está favoreciendo una sociedad que se comporta permanentemente como un concurso de Factor X. Una rueda de aspirantes que se convierte en un lluvia de perseidas donde mirar el firmamento es más contemplar la oscuridad que las estrellas. 
Esa es la auténtica dictadura de los extrovertidos. Es impresicindible devolver el telescopio a una cierta selección de talento no cuantitativa. Es demasiado importante sacar la linterna y buscar en el suelo lo que el cielo esconde. Hay talento a todas las edades. Hay mucho talento introvertido. Hay que sacarlo a la luz. La cuestión está en descubrirlo porque los introvertidos no suelen participar de la cultura de la exposición. 
Como dijo un día Matías Prats enfadado "Mete la cámara ahí por Dios". Si no metemos la cámara ahí, miles de cámaras nos invadirán las mirada. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com